Bengals 2017

2017: una temporada para NO olvidar

En definitiva, una temporada para NO OLVIDAR los graves errores cometidos:

 

  • Menospreciar la línea ofensiva, que debe ser el pilar del ataque, dejando marchar sin renovar a los dos mejores baluartes. Es muy peligroso jugar con la integridad de esta unidad. Recomponerla no va a ser nada fácil.

 

  • Pasividad absoluta en la agencia libre, rellenando los vacíos en la alineación con jugadores de 2ª fila. Andre Smith, Minter, LaFell… no han rendido acorde con sus salarios, lo que no debería ser ninguna sorpresa. No digo que haya que romper la banca, pero seguro que debe haber algún punto intermedio entre ser agresivos y conformarse con despojos que nadie quiere.

 

  • Dejarse de prejuicios y jerarquías. Si hay que cortar jugadores con contrato en vigor para ajustar el espacio salarial, hacerlo como lo hacen todos los equipos. No entiendo las ventajas de mantener veteranos en declive sobre jóvenes emergentes. Adam Jones sobre Jackson o Russell, Sims sobre Billings o Tupou, Bullock sobre Elliot, LaFell sobre Ross y Boyd, Hill sobre Mixon, etc.

 

  • No nos podemos permitir el lujo de dejar inactivos primeras rondas de draft, enviando al limbo temporadas donde aprovechar la relación calidad/precio. Comparto la estrategia de ir a por el “mejor jugador disponible”, siempre y cuando esté realmente “disponible”, y no lesionado.

 

  • Para incitar a superarse, los jugadores no pueden sentir que son titulares por decreto, en función del peso de sus nóminas. Debe existir una amenaza real de que el suplente pueda entrar en su lugar, ya sea porque la directiva ficha los mejores reservas posibles, como que los entrenadores hagan su trabajo de formación y darles oportunidades. Pienso en Kirkpatrick, en Bodine, en M.Johnson… y por supuesto, también en Dalton. No pido una “QB-controversy”, pero esta situación me recuerda peligrosamente a la comodidad que sentía Palmer para hacer lo que quisiera cuando el relevo era su propio hermano.

 

  • Esta mejora continua, esta presión por ver peligrar su puesto de trabajo, también debe aplicarse a los entrenadores. Con la filosofía de “más vale lo malo conocido” nunca saldremos de la mediocridad. Es necesario renovar con ideas frescas. De momento, hemos empezado mal con la vuelta de Lewis. Espero que los nuevos entrenadores tengan el peso necesario como para hacer que el risitas meta cuanta menos mano posible en el equipo.

 

 

Si no aprendemos de los errores, volveremos a repetirlos. Esperemos que esta aciaga temporada sirva al menos para darnos cuenta de que las ventanas de oportunidad se cierran más rápido de lo que nos gustaría, que pasados aciertos en el draft no aseguran aciertos futuros, y que esperar resultados distintos manteniendo las mismas políticas que no nos llevan a nada, es completamente estúpido.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.