Bengals 2018

2018: ¿una nueva esperanza, o más de lo mismo?

ATAQUE

Empecemos por el quarterback. Y no por Dalton, sino por McCarron. El fallo del juez a su favor para convertirse en agente libre sin restricciones elimina cualquier posibilidad de traspasarle y obtener algo por él más allá de un pick compensatorio en 2019. Esto echa más sal sobre la herida del traspaso fracasado con Cleveland por el “email-gate”. Su marcha nos deja sin QB suplente (Driskel está lesionado y, sinceramente, nunca me pareció una opción real). Para rellenar el hueco tenemos dos opciones.

 

Una sería recurrir al recurrir al “mercado secundario” (McCown, Osweiller, Moore… incluso para calentar banquillo me valdrían Gabbert, Yates o Sanchez). Seamos realistas: ni merece la pena invertir mucho aquí en la agencia libre habiendo otras necesidades, ni la idea del club es buscar un QB que amenace a Dalton (otra cosa es que, personalmente, piense que sería conveniente). Con alguien con experiencia de titular ya me conformaría (esto es, dejando a Driskel para el PS si aún tiene elegibilidad, o jugándose el puesto en pretemporada contra un veterano de 2ª fila, que sería lo que al final traerían).

 

La otra opción es, lógicamente, ir al draft. Y creo que será lo que terminen haciendo. La buena noticia es que este año parece que hay profundidad en la posición, y puede que en rondas medias-bajas (alrededor de la 5ª) podamos encontrarnos con alguien de cierta categoría que haya caído, como en su día nos encontramos con McCarron (Falk, Litton, White…). El riesgo es que nuestra OL siga dando pena, que terminen rompiendo a Dalton, y tenga que jugar un QB sin experiencia ni apenas calidad, con lo que se iría al traste la temporada por querer como siempre ir a lo barato.

 

La posición de RB tiene que ser reforzada con un corredor más potente que Mixon y Gio. Hill ya es historia, y por lo visto no lo quieren ni regalado aunque nadoe más le fichase y saliera barato en las rebajas de Abril. Sin embargo, antes de traer uno en la agencia libre, yo lo buscaría en una ronda media del draft, que parece venir surtido en al posición. No iría tras un titular ni un especialista en 3ºs downs, sino más bien un Norte-Sur que se imponga en jugadas de pocas yardas y, si la situación lo requiere, quemar posesiones estrellándose contra la línea rival. Los actuales becarios del Practice Squad no reúnen estas características.

 

Lo bueno es que ya hemos visto cuánto nos puede dar Mixon. Es un RB realmente excitante, con una enorme capacidad de big-play para 1er y 2º down. En 3ºs downs, o para dar descanso a Mixon, también Bernard ha demostrado que no ha perdido su habilidad. Bien utilizada, esta dupla puede darnos muchas alegrías.

 

En el cuerpo de receptores, la misión fundamental de Lazor y Bicknell, el nuevo entrenador de WR, será involucrar a Ross. No sólo para ser una amenaza profunda, o el acompañante de Green, sino para ser su sustituto como WR1 cuando éste termine su contrato. Sin duda, éste es el principal reto, así como la mayor esperanza. Poder incorporar a la ofensiva un receptor top-10 del draft nos daría una mayor dimensión.

 

Otra misión de la que deben encargarse es la de tratar de recuperar a Boyd para la causa. No puede ser que una 2ª ronda de draft tenga un impacto tan mínimo en el juego. Creo que en vez de marearle en distintas posiciones, con resultados más que discutibles, se deberían enfocar en utilizarle en el slot, que es donde creo que podría rendir mejor.

 

Hay quien opina, y puede que no le falte razón, que el bajón de rendimiento de Dalton tiene como principal razón la marcha de Sanu y Jones. Por eso, contar con Ross debe ser fundamental, pero también que otros jóvenes den un paso adelante. Boyd y Malone, con un año más de experiencia, contribuirán de forma más continuada. También sería deseable que Erickson y Core no queden limitados a equipos especiales, porque ya han demostrado que pueden ser útiles en ataque. Como veis, no cuento para nada con LaFell. Espero que los entrenadores tampoco. Creo que su presencia aporta poco y sólo limita la progresión de los jóvenes. Ahora bien, ya sabemos que esta directiva no le va a cortar, por lo que la responsabilidad cae en el lado de los técnicos.

 

En la posición de TE, la clave será lo que pase con Eifert. Es agente libre, y su propensión a lesionarse tampoco le convierte en un factor diferenciador si se le consigue renovar (algo que yo intentaría). Lo positivo es que Kroft se ha destapado como una opción bastante viable. No al mismo nivel ni mucho menos (muchos de sus drops no los hubiera cometido el de Notre Dame), pero con la confianza que ha podido ganar este año, se podría convertir en un titular aceptable. Sumado a la capacidad para bloquear de Kroft, el abanico de posibilidades que nos abriría tener dos TE que puedan convertirse en amenazas en el juego de pase son incalculables.

 

Donde cuesta más trabajo generar algún tipo de optimismo es en la línea ofensiva. La llegada de un nuevo entrenador de la unidad, procedente de la destacada OL de Dallas, puede resultar un revulsivo en un grupo que con Alexander había caído a las cotas más bajas.

 

La enfermedad de Fisher, aunque han anunciado que estaría disponible para jugar, probablemente hará que no se pueda contar mucho con él (la verdad es que estando totalmente sano, tampoco), y las críticas (merecidas) de Lewis hacia Ogbuehi, también podrían apuntar a un cambio de rumbo en los puestos de OT. Como positivo habría que destacar las actuaciones en los últimos partidos de Boling en el LT, lo que puede llevar a considerarle para la titularidad en esa posición. Si como todo apunta, se renovará a Smith para el RT (muchas novias en el mercado no va a tener), podemos encontrarnos con la desagradable sorpresa de que el staff no considere prioritario reforzar estos puestos.

 

Otra mala noticia sería la renovación de quien probablemente sea el peor center de la liga. Las (incomprensibles) buenas palabras de Lewis y Pollak hacia Bodine nos llevan a la peor pesadilla de tenerle por más tiempo, y más dinero. En los puestos de guard, el hueco que pudiese dejar Boling en la izquierda lo cubriría probablemente Hopkins, con Redmond o Westerman en la derecha. No parece a priori una posición donde sea necesario invertir.

 

En mi opinión, cualquier solución que esté a nuestro (mísero) alcance en la agencia libre tampoco mejoraría excesivamente lo poco que tenemos, así que apostaría por el draft como vía para la necesaria mejora de la unidad. Y por la misma razón, no me valen elecciones medias/bajas. Hay que hacer valer el pick compensatorio de 3ª ronda por perder a Zeitler.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.