5 Razones para el pesimismo

dalton-sackeado

1.- Línea Ofensiva

 

No hace falta ser un genio para descubrir que en la línea ofensiva se encuentra la mayor debilidad del equipo. Ya fue un problema el año pasado, cuando Dalton sufrió la mayor cantidad de sacks en su carrera, y cuando los corredores no sólo eran incapaces de encontrar un hueco por el que pasar, sino que la mayoría de las veces ya tenían que empezar a desembarazarse de rivales desde el mismo momento del handoff. Para este año, no sólo no hemos reforzado esta fragilidad, sino que nos hemos dejado perderá a nuestros dos mejores jugadores (porque esta es la palabra, “dejado”, ya que dinero había para renovar como mínimo a Whitworth, y seguramente a Zeitler también, pero el dueño prefiere ahorrarse ese 10% que le permite el convenio antes que hacer un equipo competitivo).

 

Para quienes pensamos que los equipos se construyen desde las trincheras, esto es un auténtico drama. Para suplir a Zeitler, no hemos encontrado mejor opción que repescar a Andre Smith para jugar de RG, posición en la que no ha jugado nunca. Hace un año alabamos la decisión dejarle ir por ser uno de los agujeros más gordos de la OL, y ahora le recuperamos como salvador. Sin comentarios. Esta es la confianza que le tienen a Westerman. Pero peor está la situación en los puestos de OT. El caso de Ogbuehi será el primero que conozca de un chico que fracasó de RT y triunfe de LT (ya que normalmente suele ser a la inversa en el mejor de los casos). El año pasado le alternaban tiempo de juego y banquillo para explicarle lo que había hecho mal. Yo jamás había visto una situación similar. Y si esto era en el RT, entran escalofríos de pensar que tenga que cubrir el lado ciego del QB contra rushers aún más rápidos. En el otro lado de la línea la cosa no está mucho mejor, ya que el juego de Fisher tampoco fue tan impresionante como para poder prescindir del viejuno de Winston, jugador acabado desde hace ya más de dos años.

 

Pensar que de un año para otro, estos dos jugadores van a dar un salto de calidad tan espectacular que borre cualquier atisbo de duda y consolide una buena OL es ser tan ingenuos como seguir esperando una mejoría de Bodine. El center está en su último año de contrato y a quien le traen en el draft para competir es un 5ª ronda baja de una de las peores promociones de ofensive linemen que se recuerdan. Dielman sólo ha jugado 1 año como center, así que verde es un calificativo que se queda extremadamente corto.

 

Podemos tener en Alexander (el entrenador de OL) una fe que mueva montañas, inventar jugadas para que Dalton se desprenda pronto del oval antes de que le masacren, o dárselo a corredores imparables pese a estar rodeados de enemigos… pero no podemos esconder la realidad de que nuestra línea ofensiva es, a día de hoy, una auténtica mierda; y ningún equipo llega lejos con una OL así.

 

Redactor en Bengals.es
Redactor en Spanish Bowl
Ex-Redactor de la AFC Norte de la NFL en el Diario AS
Colaborador de “La Perrera Brown”.
Integrante del foro de los Cincinnati Bengals en NFLHispano.com

Escribe tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *