Bengals 2017Opinión

5 Razones para el pesimismo

5.- Marvin Lewis

 

Podemos tener una plantilla de escándalo, una suerte increíble con las lesiones y un calendario de lo más asequible, que cuando giremos la cabeza hacia el banquillo, ahí estará el sempiterno perdedor sonriente de Marvin Lewis. Todo lo anterior ya lo hemos tenido, en mayor o menor medida. Hemos disfrutado de la mejor generación de Bengals de la historia, y esto nos ha dado para… no pasar de la ronda de wildcard. Pretender obtener con el mismo procedimiento resultados diferentes es estúpido. Nuestras estrellas envejecen resignadas. Los jóvenes que pueden salen de aquí. Cuando el equipo necesita un plus, una estrategia ganadora, un cambio de ritmo, una inyección de energía o una motivación extra… fracaso absoluto.

 

La farsa de Lewis ya ha durado suficiente. Le adjudicamos el papel de forjador de buenas plantillas, pero ¿hasta qué punto el mérito es suyo, o de los scouts y entrenadores de posición? Sus mejores campañas siempre han venido de la mano de excelentes coordinadores: Zimmer, Jackson, Gruden,… Probablemente sea una excelente persona, no lo dudo, todos lo afirman; pero yo quiero como entrenador de mi equipo al mejor profesional, no al mejor ser humano. No le pido el talento de Belichick, porque nadie más que él lo tiene, pero durante su etapa he echado en falta el espíritu ganador que distingue a las franquicias triunfadoras de las conformistas. Hace tiempo que alcanzó su techo, y desde entonces no hacemos más que estrellarnos contra él como mosca ante un cristal.

 

Puedo aceptar su incapacidad técnica para diseñar o revertir los partidos, sus planteamientos conservadores o su desacertada gestión de los tiempos. Pero con lo que no puedo es con la falta de sangre. No le pido que sea un energúmeno, pero sí que defienda con mayor vehemencia los intereses de los suyos, porque si no, los jugadores se tomarán la justicia por su mano, lo que nunca es bueno, o se contagiarán de esa indolencia, lo que es peor.

 

Dicho esto, seguro que le renovarán otra vez, y nos volvemos a quedar con la cara de tontos de siempre, mientras él y su protector Mike Brown se ríen de todos nosotros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.