Bengals 2018Draft 2018

Analisis 2017 y previsiones draft 2018: OL interior

Draft 2018

Will Hernández (Texas – El Paso)

Durante mucho tiempo hemos defendido que la mejor opción, tanto para minimizar las deficiencias de la propia línea ofensiva como las del mismísimo Dalton, era generar un juego de carrera lo más solvente posible. Por falta de buenos RBs no será, porque tanto Mixon como Gio han demostrado ser más que capaces. Lo que nos ha faltado es una OL que literalmente aplaste a sus rivales. Pues bien, esto es lo que nos ofrece Hernandez, una auténtica bola de demolición.

 

Hernandez es un offensive-lineman de la vieja escuela. Duro, incansable, de los que se pega con su rival desde el snap hasta que pita el árbitro, durante todo el partido, aburriendo al contrario. Un chico con una enorme ética de trabajo, que va desde lo físico (fue el OL con más repeticiones en levantamiento de peso, una prueba que con el anterior régimen era definitiva para nosotros), hasta lo técnico (obsesionado con mejorar su preparación, participó en competiciones de lucha libre). Su espíritu de competición es tal que ha destacado a nivel nacional incluso aunque su universidad ha desarrollado un juego decepcionante (0-12).

 

No hablamos aquí de un OT quien por sus dimensiones no pueda acceder a la NFL más que como guard. Hablamos de un jugador formado desde el principio de LG, con amplia experiencia como titular los 4 años de college en ese puesto, que ha recibido numerosos galardones en su conferencia. Pese a provenir de una universidad pequeña, demostró su superioridad cuando se enfrentó a rivales de mayor nivel en la Senior Bowl, hecho que despertó el interés de numerosos equipos, entre ellos el nuestro. Es un jugador que está listo para jugar desde el minuto 1, y puede darnos muchos años de tranquilidad en la posición. “Will” es futuro.

 

Su fuerte es el bloqueo para la carrera. Sus potentes brazacos, acompañados por el movimiento de pies, desplazan sin compasión a su oponente, y mantiene el bloqueo hasta el final, el tiempo que sea necesario. No es el OG más atlético, pero tiene la agilidad suficiente como para moverse lateralmente y acudir donde se le necesita. En protección de pase, se afianza firmemente en su posición, de la que difícilmente le pueden mover, y en cuanto se engancha con el rusher, ahí acaba su aventura.

 

Se le achaca que es un poco bajito para los estándares de la NFL (para nosotros, casi mejor, porque nuestro QB tampoco es que sea muy alto), y que sufre cuando tiene que salir en velocidad a campo abierto (en realidad, tampoco son muchas las ocasiones en que un OG tiene que hacerlo). Lo que sí es un problema es que no tiene los brazos muy largos, y por ahí puede encontrar dificultades contra defensive-linemen más rápidos y habilidosos que no se dejen dominar en los emparejamientos. Sólo puede ser guard, nada de experimentar como center ni mucho menos como OT.

 

Lo bueno: Nos ha ido bien con offensive-linemen de apellido hispano (Muñoz, Montoya).

Lo malo: Toda su carrera en UTEP. No se ha enfrentado a equipos de primer nivel.

Proyección: Segunda mitad de 1ª ronda. Debería ser el pick#21, al #46 no creo que llegue.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.