Bengals 2018Draft 2019

Análisis 2018 y previsiones draft 2019: Defensive Ends

Previsiones para la agencia libre

Una de las pocas adquisiciones de jugadores de fuera se produjo en esta unidad. Anarumo trajo de Giants al versátil Kerry Wynn. Foto: Rich Graessle/Icon Sportswire

 

Como ya adivinábamos, la gerencia iba a dejar marchar a Michael Johnson sin proponerle renovar. Me parece una decisión acertada. Su mejor tiempo ya pasó, y su presencia sólo haría limitar las oportunidades a jóvenes más prometedores. Sin embargo, lo que no me esperaba es que su plaza se cubriera con un jugador proveniente de la agencia libre. Más bien hubiera apostado por algún novato en rondas bajas del draft para una labor de relevo.

 

Realmente, la contratación de Kerry Wynn no nos compromete a nada. Apenas 1,4 millones por un año, con 300.000$ en dinero muerto si se le corta, no suponen ningún trauma. No obstante, las características de su juego sí permiten hacerle un hueco en la plantilla. Se trata de un jugador con un motor infatigable, que puede alternar las posiciones de DE y DT en situaciones de pase, y sobre todo, que destaca en equipos especiales. Perdemos calidad sobre MJ90, pero ganamos intensidad. No me parece en absoluto un mal fichaje.

 

En el plano de las renovaciones, tampoco había actividad que reseñar. A Dunlap se le amplió su continuidad, y el resto son jóvenes aun en contrato rookie. Poca novedad por tanto a priori, pero no dejemos de lado algunas circunstancias a considerar:

  • Dunlap tiene ya 30 años. Si consideramos a Hubbard titular para el RDE, alguien deberá sustituirle, más pronto que tarde, en el LDE.
  • Lawson tiene una desgraciada propensión a lesionarse. La más reciente pone en duda su participación en el training-camp. Quizá hay que plantearse su porvenir en la liga, y si pudiera tener más futuro como OLB.
  • Willis no ha progresado como esperábamos. El cuerpo técnico actual no tiene ninguna atadura con él, por lo que su continuidad no está garantizada a medio plazo.

 

Así las cosas, y dejando aparte un hipotético cambio a defensa 3-4 que de momento no se plantea (aunque cuando falten Atkins y Dunlap seguramente volverá a estar sobre la mesa), se puede entender de cierta forma el impulsivo interés de los técnicos por edge-rushers en este proceso pre-draft. Está claro que todas las franquicias juegan a esconder sus cartas, pero mucho humo me parece como cortina el hecho de mantener pruebas privadas con varios jugadores de esta posición cuya proyección es salir en rondas altas. Aunque en el análisis que viene a continuación, más orientado a la lógica que apunta a no necesitar excesivo refuerzo (sobre todo, conociendo las carencias en otras áreas) no consideramos verosímil elegir ninguno antes de 3ª ronda, que nadie se eche después las manos a la cabeza si nos sorprenden con un DE en primera ronda.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.