Bengals 2018Draft 2019

Análisis 2018 y previsiones draft 2019: Defensive Ends

Joe Jackson #99 (Miami)

Foto: 247Sports.com

 

Nos encontramos ante un jugador cuyo físico ya nos está diciendo que es un DE para 4-3. Nada de OLB ni otras posiciones, su constitución es prototípica para la posición. Tiene la potencia, el ancho de hombros y la fuerza de brazos apropiados para jugar desde el primer día. No tanto desde el punto de vista técnico. Su estilo de derrumbar el pocket cual elefante en cacharrería necesita ser depurado en los profesionales porque aquí no le resultará tan sencillo.

 

Reacciona rápidamente al snap, y de inmediato, convierte esa velocidad en potencia. Su empuje es tal que deja al tackle sin opciones. No es de los rushers más rápidos o ágiles, pero es tal su anticipación, que consigue doblar la esquina de todas maneras. No pierde de vista al portador del oval y saca sus largas zarpas para finiquitar la jugada. No es de los que regalan ni la más mínima pulgada.

 

Su corpulencia y contundente primer golpe le permite anclarse en su puesto para cerrar el paso a los corredores. Es lo bastante inteligente para no quedarse atrapado entre el tráfico y encontrar su objetivo. 22 sacks en su carrera de solo 3 años es una cifra más que respetable; pero también su habilidad para encontrar el balón, con 5 pases cortados y una intercepción (retornada para touchdown, por cierto), además de forzar 5 fumbles.

 

Como decía antes, su velocidad no es elite, como queda patente a la hora de perseguir al portador del balón para placarle. Quizá juega demasiado alto, y éste es uno de los muchos aspectos técnicos de su juego que deberá pulir. Para añadir potencia aumentó su peso, lo que le hizo perder agilidad, y probablemente deba redefinir su constitución para hallar el estado óptimo. Ha mostrado cierta inconsistencia en fases del partido que puede ser preocupante.

 

Lo bueno: Como en el caso anterior, necesitar un tiempo de aprendizaje sería un problema menor, ya que en principio no es imprescindible que sea titular desde el primer día. Esto puede hacerle bajar posiciones hasta una posición donde nos convenga draftearle. Como curiosidad, en esta web le comparan con Carlos Dunlap.

Lo malo: No está claro que tenga un plan de juego en su cabeza. No sé si es defecto suyo o que los entrenadores no han sabido inculcárselo. Si no somos capaces de sacarle punta puede convertirse en otro Margus Hunt (para mayor similitud, aparte de football y baloncesto, también destacó en lanzamiento de peso y disco en el instituto).

Proyección: 4ª ronda. Creo que no deberíamos mirar hacia esta posición hasta el tercer día. Si por entonces, en nuestro pick#110 está disponible, sería cuestión de planteárselo, siempre en función de lo que quede por ahí. El potencial de este jugador merece la pena.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.