AnalisisDraft 2019

Análisis 2018 y previsiones draft 2019: Runningbacks

Volvemos a analizar hoy una posición donde en teoría no debería haber muchos cambios. Mixon se ha establecido como claro titular, Bernard conserva su característica combatividad, y si alguno se lesiona (hecho que suele ocurrir con desgraciada frecuencia), tenemos tras ellos a Walton, escogido en 4ª ronda del año pasado. Tranquilidad, todo bajo control… ¿Seguro?

 

Ni mucho menos. Gio se encuentra en su último año de contrato. Conocemos de sobra a nuestra directiva como para entrever que tras la contratación de Walton en el pasado draft estaba la clara intención de no renovar a Bernard (son jugadores de características similares). Sin embargo, el novato tuvo una campaña decepcionante. No aportó nada al equipo. Para colmo, hace unos meses se metió en líos con denuncias policiales incluidas. Si el nuevo staff pretende hacerse respetar, quizá acabe como cabeza de turco. Así que en breve nos podríamos encontrar sin RB2… y sin su relevo. Pero no adelantemos acontecimientos, vamos con el análisis.

 

Resumen 2018

Aunque estaba lesionado en la rodilla, Mixon fue el primero en lanzarse a felicitar a Green por el TD ganador en Atlanta. Su compromiso está totalmente fuera de toda duda (foto: Cincinnati Enquirer).

 

Pese a los consabidos problemas de la OL para generar huecos a los corredores, el talento de Joe Mixon se sobrepuso a todo esto para acabar la campaña como el runningback con más yardas de carrera de toda la Conferencia Americana. Y todo esto, recordando que se perdió un par de partidos por un caso de artroscopia un tanto confuso.

 

Mixon dejó bien claro que debe ser el pilar de nuestra ofensiva. Su talento puede convertir cualquier toque de balón en una big-play, y no dependeríamos tanto de A.J. Green y su puntual apatía, ni de Dalton y sus erráticos lanzamientos. No obstante, también debemos controlar su utilización para no gastarle en exceso. Hubo jugadas en las que se le lanzaba contra box sobrecargados para ganar unas pocas yardas que no tengo claro que fuese lo más inteligente. Además, todavía tiene que aprender conceptos del juego, como la protección al QB.

 

En esta misión volvió a destacar Bernard. Desde luego, pocos corredores vamos a encontrar tan cumplidores como él. Ya sea como receptor, como guardaespaldas de Dalton, como featured-back si falta Mixon, o lanzándose a lo banzai contra el mundo por donde no hay ni medio hueco por seguir las estúpidas indicaciones del coordinador ofensivo. Hay que tener en cuenta que no es un RB extremadamente corpulento, y provocarle un castigo excesivo puede hacer, tal como ocurrió, que se lesionara, en este caso, para 4 partidos.

 

Debería haberle suplido Walton, el inesperado pick de 4ª ronda de 2018. Sin embargo, el novato no tuvo excesivas oportunidades (¡menuda novedad!) y cuando dispuso de ellas, aparte de demostrar su esfuerzo y ganas, lo que es calidad o desequilibrio tampoco mostró demasiado. Su participación se redujo básicamente a los equipos especiales, donde tuvo una discreta aportación con solo 3 placajes.

 

Seguro que a estas alturas ya lo habréis olvidado, pero durante unas semanas tuvimos otro RB, Thomas Rawls. No os sintáis culpables, los propios técnicos también se olvidaban de él incluso mientras estuvo en plantilla. Aun a pesar de tener lesionado a Bernard, sólo se le activó en un partido, en el que no intervino.

 

Como conclusión, para mí fue nuevamente decepcionante el escaso uso que se hizo del juego de carrera. 359 carreras frente a 542 intentos de pase. Y eso que al final, por la inutilidad de Driskel, se equilibró un poco más el balance. Creo que la planificación fue deficiente. Entiendo dejar marchar a Hill, pero no que no se cubriera su ausencia (la adquisición de Walton venía más para sustituir a Peerman). Eché mucho en falta un corredor Norte-Sur puro para asegurar las yardas complicadas sin tener necesidad de desgastar a Mixon o Bernard (que en cierto modo, son un perfil muy similar de jugador). Ya no un fullback, que eso sería demasiado pedir, pero tampoco olvidemos que antes de empezar el campeonato cortamos a Hewitt que siempre había respondido bien en su faceta híbrida FB/TE (otro de quien tampoco aprovechábamos al máximo sus cualidades).

 

Igualmente, ya iniciado el curso, tampoco me pareció acertada la utilización de los recursos. Ya no es sólo que se corriese poco (aquí la deficiente línea ofensiva también tuvo que ver). Creo que se podrían haber intentado variantes para que los RBs rindiesen mejor. Formaciones con Gio y Mixon a la vez, más movimiento de la OL a segundo nivel aprovechando las virtudes de los RBs en screen, líneas desbalanceadas con doble TE en el mismo lado,… incluso cuando Driskel tuvo que salir de QB titular, se le redujo su capacidad para correr, que era lo mejor (o único) que tenía. Está bien tener RBs que puedan ganar espacios por sí mismos, pero no podemos fiarlo todo a su talento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.