Bengals 2018Draft 2019

Análisis 2018 y previsiones draft 2019: Safeties

Comenzado el análisis de las posiciones de secundaria con los cornerbacks, toca finalizarlo con los safeties. Una posición últimamente venida a menos en la NFL, pero que proporcionó una de las mayores alegrías de 2018: el acierto con Jessie Bates. Ya tenemos cubierto el “free”, ahora nos tocaría el “strong”. ¿Nos quedamos con lo que tenemos? ¿Fichamos algo de lo que quede libre a bajo costo? ¿Invertimos en él un pick alto que seguramente necesitemos más en otra posición? No hay solución buena. Pero empecemos por el principio.

Resumen 2018

La espectacular temporada del novato Jessie Bates fue lo más destacable de la unidad de safeties y nos llena de esperanza para el futuro (Foto/Gary Landers)

 

La campaña comenzó con inesperado movimiento. Varios veteranos visitaron el club, entre ellos Eric Reid o Coleman, pero salieron sin contrato. No nos parecía mal. Nunca está de más potenciar una posición aunque tuviésemos perfilados como titulares a Williams e Iloka (y a decir verdad, yo nunca he sido muy fan de Williams). En el draft se confirmó esta inquietud de los entrenadores con la adquisición, nada menos que en 2ª ronda, de Jessie Bates III.

 

No estaba mal. La de safety era una posición de necesidad, pero Bates llegaba muy verde para ser titular, y su características encajaban mejor en el “Free Safety” que en el “Strong”, bajo mi punto de vista, más necesitado de auxilio porque Williams y Fejedelem me daban menos confianza que Iloka. Sin embargo, para sorpresa de todos (creo que incluso de él mismo), fue a éste a quien terminamos cortando. La razón esgrimida fue que su salario estaba desproporcionado en base a lo que se estaba pagando actualmente a los safeties. Podría ser, pero desde luego, no era inasumible, y con Iloka perdíamos al mejor marcador de tight-ends para darle la titularidad a un novato que generaba muchas dudas.

 

No obstante, al final esta decisión fue una de las mejores tomadas en 2018. A los tight-ends les seguimos cubriendo de pena, esto no cambió, pero Bates resultó que no estaba tan verde como me pensaba. De hecho, fue de los mejores jugadores en defensa, y de largo, el mejor rookie. Jugador más utilizado del equipo (98,7% de los snaps, 1114 de 1129), máximo placador (111 placajes), 7 pases defendidos y 3 intercepciones (una retornada para TD). Me pregunto entonces, si a otros novatos hubiesen dado idéntica confianza, ¿quizá hubiésemos obtenido resultados parecidos? Ya sabemos que en nuestro equipo es costumbre (o lo era con el anterior régimen) dejar en barbecho el primer año de los rookies, ¡quién sabe qué nos hemos perdido!

 

Pero sigamos con el resto. Shawn Williams tuvo la mejor campaña de su carrera. Ayudó el hecho de que por primera vez pudo jugar todos los partidos, pero aun así, sus números fueron más que interesantes: 108 placajes (2º del equipo tras Bates), 9 pases defendidos y 5 intercepciones (primero del equipo en este apartado y segundo en la AFC), una de ellas retornada para TD por primera en su carrera, y contra los Steelers (de ahí que sus aficionados crean, erróneamente, que es un safety elite).

 

¿Por qué sigo tan crítico con Williams? Porque tan importantes fueron las intercepciones que consiguió como las que se dejó caer. Su técnica de manos apenas ha mejorado. Cierto que ha conseguido más placajes que nunca en su carrera, pero también ha fallado bastantes. Sigue sin parecerme sólido en esta faceta. Sin Burfict, la defensa necesitará un nuevo líder. Williams podría serlo, tiene la experiencia y ubicación en el campo ideal para ello, pero nunca le he visto dando ese paso de más. Provocar ser expulsado por dar un golpe innecesario con el casco a Luck no es la manera de demostrar liderazgo.

 

Tras estos dos quedó prácticamente sólo Fejedelem, ya que Brandon Wilson, aunque jugó este año todos los partidos, lo hizo básicamente en equipos especiales (apenas 54 snaps en defensa), donde, todo sea dicho, tuvo una importante aportación. Tampoco contó con el apoyo de Josh Shaw, supuesto 5º safety, ya que fue cortado antes del arranque liguero.

 

Pero volvamos a Fejedelem. Su momento de gloria se produjo en el primer partido de la temporada, retornando en los segundos finales un fumble para TD en la victoria contra Colts (en realidad, debió haberse ido al suelo para evitar una hipotética remontada, pero en fin). También se destacó en Cleveland, cuando en un fake-punt consiguió el primer down (¡oh, sorpresa, no teníamos prohibido hacer jugadas de engaño!) y además consiguió bloquear un punt para ayudar a maquillar una irrelevante derrota.

 

No obstante, su principal misión son los equipos especiales, y salvo un par de despistes, su actuación fue meritoria (máximo placador del equipo). Igualmente, en defensa estuvo bastante correcto cuando tuvo que entrar para sustituir a Williams o dar descanso a Bates. Es un jugador que, para mi sorpresa, se ha revelado como un suplente de garantía, y aunque no alcanza el nivel de titular, su esfuerzo y versatilidad me han convencido.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.