AnalisisDraft 2019

Análisis 2018 y previsiones draft 2019: Tight-ends

Previsiones para la agencia libre

Uno de los jugadores que podríamos perseguir en esta agencia libre es el ex-Raider Jared Cook (foto de Aaron Doster-USA TODAY Sports)

 

Antes de empezar el análisis, sería conveniente recordar que uno más de los cambios efectuados en el staff técnico es el de entrenador de tight-ends. Una vez fuera Lewis, su amigo Hayes siguió sus pasos. Viene a sustituirle James Casey, un ex-tight-end que hasta 2015 estuvo en activo, y cuya experiencia en los banquillos se limita a 3 años entrenando a los TEs de la Universidad de Houston. Como todos los fichajes, siempre espero lo mejor, pero me preparo para lo peor. No tengo nada claro que vaya a estar a la altura de tal responsabilidad.

 

Como decíamos anteriormente, la mayor parte de la unidad es agente libre. Tan sólo Schreck y Franks están bajo contrato. Tanto Eifert, como Kroft, Uzomah y Lengel, los TE más utilizados y de mayor experiencia (y calidad) entrarán al mercado. De todos ellos, por el que menos interés han mostrado es Lengel, quien siendo agente libre restringido, no le han aplicado ningún tender, lo que significa que es libre de firmar por quien quiera.

 

En todo caso, lo principal en esta unidad serán las renovaciones de los otros 3. Están considerados entre los 10 mejores agentes libres de la posición, por lo que es altamente improbable (por no decir imposible) que renueven todos. Esperemos que al menos seamos capaces de retener a dos.

 

El principal es Eifert. Es sin duda un jugador diferencial, pero con su fragilidad, surge legítima desconfianza hacerle un contrato de larga duración. No obstante, ha estado recuperándose en las instalaciones del club, el propio Tobin ha hablado muy bien de él, y si ya el año pasado le hicimos un contrato previsor en caso de lesión, no veo ninguna razón para no hacer lo mismo este año. Esta misma tendencia a las lesiones es un factor que alejará a otros interesados, por lo que es improbable que le lluevan muchas ofertas mejores. En mi opinión, considero que deberíamos renovarle (el talento no se debe dejar marchar), pero tampoco consideraría descabellado que decidan pasar página de una vez con él.

 

Después vienen Kroft y Uzomah, y los meto a ambos en el mismo saco aun siendo jugadores diferentes. Kroft más bloqueador y Uzomah más atlético, pero ambos TE2. Jugadores de complemento, ideales para estar a la sombra de una figura, pero insuficientes como primera opción. Por esta razón, no vería demasiado sentido, económicamente, renovar a ambos si ninguno de ellos es un claro titular. Con Eifert (u otra opción) más Kroft o Uzomah, más Schreck y algo más que pueda caer en el draft, debería ser suficiente.

Actualización: Durante el primer día “a efectos prácticos” de agencia libre, se ha conocido la renovación de Uzomah con un contrato de 18 millones en 3 años. Si bien se podría considerar que existía cierto consenso en escoger a éste sobre Kroft, el precio para retenerle se nos antoja excesivo. Es probablemente lo que se está pagando hoy día por un tight-end con cierta proyección (los Ravens han pagado lo mismo a Boyle cuya suma de TDs en sus 4 años en la liga es 0). El problema es que esta operación prácticamente descarta la llegada de ningún otro, y genera mucha incertidumbre sobre la continuidad de Eifert. Por cierto, también se ha conocido que los Bills han fichado a Kroft con un contrato muy similar, lo que demuestra dos cosas: una es que probablemente el precio de Uzomah sea el de mercado, nos guste más o menos; y la otra, que Buffalo se ha convertido en el refugio de todo aquello que nos sobra.

 

Esta otra opción bien podría haber sido Jared Cook. Es cierto que se trata de un jugador muy veterano (32 años cuando empiece la liga), pero hizo una buena campaña con Callahan en 2018 en Raiders, y sería una ayuda magnífica al juego de pase corto de Dalton. Otras opciones más baratas (y ya en otro orden, no como números uno) podrían ser Maxx Williams y Jesse James, jugadores de nuestros rivales divisionales Ravens y Steelers respectivamente, que nunca terminaron de rendir allí lo que prometían al salir del draft, y quién sabe si un cambio de aires podría venirles bien. Estos no son grandes estrellas (son más bien bloqueadores), pero podrían compenetrarse con Uzomah si la intención del nuevo staff es potenciar el juego de carrera.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.