Bengals 2019Draft 2020

Análisis 2019 y previsiones draft 2020: OL-interior

Tras la de quarterback, creo que todos estaremos de acuerdo en que la unidad  ofensiva que más necesita ser mejorada es la línea ofensiva. Incluso algunos pensarán que incluso por encima de la de QB. Podemos traer al mejor QB (de hecho, eso es exactamente lo que va a pasar) que sin un buen muro de gordos por delante, poco podrá hacer. En realidad, buena parte del éxito de Burrow se debió a la magnífica línea que tenía en LSU. Empezaremos por el interior de la OL (centers y guards).

Resumen 2019

En un mundo ideal, la belleza estaría en el interior. Por desgracia, nuestro equipo tiene poco de Disney. Nuestro tridente interior a estas alturas del año pasado debería ser Boling-Price-Westerman. Conforme pasaron los días, Boling optó por retirarse ante el respetable temor a los problemas por conmociones cerebrales, Price fue perdiendo la titularidad, y Westerman decidió que ya había tenido bastante NFL y colgó las botas. Así, un grupo que ya de inicio no era muy allá, acabó resultando peor de lo esperado al tener que tirar de previsibles reservas.

De los citados, sólo el center Price sigue en activo. Su juego como novato en 2018, aunque esperanzador, estuvo plagado de errores. Al arrancar la pretemporada se vio incapaz de superarlos, y poco a poco su titularidad estuvo más cuestionada hasta terminar por perderla. Su inconsistencia en el punto de fijación, así como errores de asignación que fueron visibles cuando tuvo que intervenir desde el puesto de OG, demostró lo acertado de la decisión, por triste que nos pareciera en su momento. Continua en plantilla y con contrato rookie que no es  desorbitado. No debería ir a ninguna parte, ya que no nos viene mal un center suplente que pueda intervenir como guard al activarle para los partidos. Y quién sabe, a lo mejor consigue alcanzar el nivel esperado cuando le drafteamos en 1ª ronda. Es joven y aún no debemos perder la esperanza.

El puesto de center titular acabó siendo para  Hopkins, quien ya había actuado puntualmente en esa demarcación el año anterior. El veterano y polivalente lineman, pese a no jugar en su posición favorita, se convirtió en el mejor de la línea (lo cual nos indica el deprimente desempeño de la misma). Después de varios años plagados de lesiones y contratos de miseria desde que llegó en 2014 como agente libre no drafteado, por fin recibió la merecida recompensa en forma de renovación por 3 años y 20,4 millones.

En el puesto de LG la marcha de Boling precipitó la titularidad para Jordan. Era el heredero previsto, pero se demostró que las prisas no son buenas. Con mucho entusiasmo pero muy desubicado, era superado técnicamente de forma continua por sus rivales. No hubo más remedio que sentarle en la semana 6 para que su aprendizaje en partidos reales no derivase en mayores daños para el equipo. No volvió a jugar hasta la jornada 13, y su regresó coincidió con un mejor juego en general de toda la línea. Para 2020 apunta a titular, pero viendo la escasa progresión de su compañero de universidad Price, no estoy nada tranquilo.

En el RG se alineó a Miller, que para eso le había fichado en la agencia libre. Tampoco resultó, ya que por eso no fue renovado en Bills. Dentro de una línea que más que una muralla era un puente de varios ojos por donde los rushers entraban como agua en crecida de río, Miller no fue el peor, pero éste es muy triste consuelo. Otro que me asusta como titular para 2020.

La cuadrilla de linieros interiores se completa con Redmond. Ausente los 4 primeros partidos por sanción (consumo de sustancias prohibidas), inactivo los últimos por lesión (tobillo y bíceps) e irrelevante entre medias cuando jugó. Su presencia no mejoró la unidad (tampoco la empeoró, porque era imposible), por lo que su continuidad en la plantilla carece de sentido.

Aun teniendo en cuenta el escombro con el que tuvo que lidiar Turner, el nuevo y polémico entrenador de línea ofensiva, lo cierto es que el desempeño de la unidad fue incluso peor que con el anterior entrenador, Pollack, quien trabajó con parecidos mimbres. Se ha renovado la confianza en Turner, amigo de Taylor, y espero que el crédito obtenido le sirva, primero para presionar a la directiva y conseguir mejores piezas; y segundo, para lograr una mayor evolución y mejor conjunción entre los componentes finales de la OL.

Trey Hopkins fue la única noticia agradable de una línea ofensiva desastrosa tanto por el interior como por el exterior (foto de Scott Taetsch/Getty Images)

 

Previsiones para la agencia libre

Como se deduce de mi anterior análisis, el interior de la línea ofensiva es un segmento de la unidad que debe ser claramente mejorado. Tenemos a Hopkins establecido en el centro, y todo apunta a que Jordan también será el titular en el LG, aunque sólo sea para rentabilizar su elección en el draft. Sin embargo, el RG es claramente mejorable.

Renovar a Redmond sería un error, y Miller podría desempeñar la misión de OG suplente para ambas posiciones (que en realidad creo que es para lo que fue fichado), combinándose con Price, quien será el center suplente y guard de emergencia. Por tanto, me faltaría un RG titular para completar la nómina de linieros interiores. Me quedaría más tranquilo si este refuerzo viene por la vía de fichar a un veterano que por seguir experimentando en el draft con discutible acierto.

Una opción, que creo que ya intentaron hacer el año pasado, es pasar a Glenn al OG. Pero como tengo la impresión de que éste está más fuera que dentro del equipo, hay que buscar alternativas. Los OTs están a precios prohibitivos en la agencia libre, pero a los OGs es posible conseguirlos a precios “razonables”. Aquí pongo razonable entre comillas porque nuestra directiva nunca ha disimulado su desprecio hacia las posiciones del interior de la línea y no creo que esto vaya a cambiar, así que olvidaos de los Thuney, Scherff, etc.

Por esta razón, yo buscaría objetivos más realísticamente a nuestro alcance. Uno podría ser Spain. Tirando de vena patriótica, podría decir que “Spain is different”, pero lo cierto es que mejoraría nuestra unidad. El ex de Titans y Bills ha sido titular indiscutible tres campañas de forma consecutiva, y el año pasado no concedió ni un solo sack. No veo por qué no podría continuar nuestro romance con jugadores de Buffalo (en algún momento debería salir uno bueno).

Otra opción sería Blythe. El Ram, conocido por Taylor de primera mano, no permitió ningún sack en 2018 y sólo un par el año pasado. Además, aportaría una interesante versatilidad como RG y center. Sin embargo, si la directiva estuviese realmente dispuesta a poner dinero sobre la mesa, una alternativa bastante interesante sería Glasgow. También con experiencia en los puestos de center y guard, ha solidificado de manera admirable la línea de Lions y sí supondría un importante salto de calidad.

Si los Brown deciden “estirarse” en la agencia libre, podríamos ver un reencuentro familiar. Graham Glasgow es hermano de Ryan, nuestro DT (foto de Mike Mulholland para MLive.com).

 

DRAFT

Como ya expresé en mi anterior artículo, el pick de primera ronda estará destinado a un quarterback, por lo que el resto de análisis empezarán de segunda ronda en adelante. No es la posición de G/C la que parezca tener un jugador irrenunciable si nos cae en el pick#33, pero siempre existe la opción de traspasar la elección y escoger algo más abajo, donde entonces podría ser razonable draftear un jugador de estas posiciones interiores de la línea.

 

Cesar Ruiz #51 center (Michigan)

Cesar es un chico que bloquea sin cesar (perdón por el chiste malo)

Dentro de una clase no excesivamente espectacular en jugadores del interior de la línea, parece que Ruiz se destaca del grupo. Su estatus está subiendo, por lo que no sería extraño verle aparecer por primera ronda. En tal circunstancia, podría ser un objetivo a considerar con la primera elección del 2º día si cae hasta allí.

Ruiz es el mejor center de la promoción. 3 años de experiencia (36 partidos) en un programa de primer nivel, los dos últimos considerado entre los mejores de la posición a nivel nacional. Para, para, para… ¿no habíamos quedado en que la posición de center ya estaba establecida, con Hopkins de titular y Price de suplente? ¿Qué hacemos analizando otro center? Pues por un lado, porque Ruiz también tiene experiencia como guard y podríamos destinarle a esa posición, en la que un jugador de su talento seguro que destacaría; y por otro, porque también podríamos darle la titularidad en el center y desplazar a Hopkins al RG. Alguien así nos abre muchas alternativas.

Ruiz es un jugador enorme. Pero no sólo literalmente por su inmensa humanidad, sino también lateralmente por su extraordinaria movilidad. Se ancla muy bien sobre su tren inferior y es muy poderoso para mover a los contrarios. Posee una complexión muy equilibrada y sabe sacar provecho de ella. Tiene muy buena técnica de manos para evitar que el rival le tome ventaja, y pies sorprendentemente ágiles para moverse con agilidad en espacios reducidos. Es un jugador muy tenaz, que no suelta a su presa hasta que termina la jugada. Pero también muy inteligente identificando el tipo de presión que ejecutará la defensa, y busca  emparejarse si no tiene a quien bloquear.

A pesar de su tamaño, es también sorprendentemente rápido en espacio abierto. Se mueve muy bien lateralmente, pero también sube con energía para bloquear al segundo nivel o en jugadas de screen. Destacó en las pruebas atléticas de la combine. Ha demostrado su talento tanto en esquemas zonales como individuales. Es un jugador que tiene muy poco que pulir para ser titular en la NFL. Su disciplina y afán de superación está fuera de duda, así como su responsabilidad (cuando tenía 8 años, su padre falleció en un accidente de tráfico mientras ayudaba a otro conductor a cambiar una rueda, y tuvo que convertirse en el referente de sus hermanos menores).

Su juego apenas tiene inconsistencias. Si acaso, en ocasiones debería frenar su ímpetu y ser más paciente para “hacer el espejo” en las jugadas de pase; y en las de carrera, identificar mejor el posible blitz del MLB. Sus brazos no son muy largos, por lo que su versatilidad se limita al interior de la línea.

Lo bueno: No nos ha ido mal con jugadores de línea de apellidos hispanos: Anthony Muñoz, Max Montoya… Ruiz podría continuar la tradición.

Lo malo: Cierta tendencia al sobrepeso (su madre le puso a jugar al football cuando era un niño para que bajara peso). Podría perder entre 5 y 7 kilos que le sobran y todavía sería más rápido.

Proyección: La buena combine que realizó le catapulta como primer jugador de OL interior “puro” (no OTs reconvertido) en salir elegido. En teoría, su proyección sería final de la primera ronda, pero podría caer a principios de segunda.

https://www.youtube.com/watch?v=bc_J_KHsHe8

 

Damien Lewis #68 right-guard (Louisiana State)

Damien podría romper la «maldición» que nos persigue al draftear jugadores del interior de la OL (foto: USA Today)

 

Como indicaba anteriormente, dudo mucho que la dirección técnica de nuestro equipo decida invertir un pick de ronda alta en un jugador del interior de la línea. Tenemos otras necesidades más importantes, sobre todo en la defensa, o en la propia línea ofensiva, pero por el exterior. No obstante, si encontramos un chollo en rondas medias, sería poco inteligente dejarlo pasar. Éste podría ser el caso de Lewis.

 

Puede no estar tan bien dotado de talento como su camarada de línea Cushenberry, ni quizá tener las dotes de liderazgo de él, pero sin duda Lewis fue una pieza clave de la OL de LSU que ganó el premio Joe Moore a la mejor línea ofensiva de college. Pasó sus dos primeros años colegiales en un JUCO (Northwest Mississippi Community College) donde destacó rápidamente como RG y fue captado por LSU, donde alcanzó la titularidad al momento. 28 partidos contra las mejores unidades defensivas universitarias y un trofeo de ganador de la NCAA son réditos más que suficientes para demostrar su valía de cara a la NFL.

 

Quizá eclipsado inicialmente por una unidad excepcional en su conjunto, Lewis ha conseguido destacar cuando ha debido desenvolverse en solitario, ya sea en la Senior Bowl (ante la atenta mirada de nuestro cuerpo técnico) o en la combine. Es un chico muy poderoso en el tren superior. Dominante para el juego de carrera, arrasa todo lo que tiene por delante por potencia, tenacidad, pero también calidad en cuanto a técnica de manos. Sus subidas al segundo nivel, más que por velocidad, son consecuencia de que nadie le puede parar. Sin embargo, también sabe anclarse muy bien para proteger el pase de su quarterback.

 

Se mueve bien en espacios reducidos para ayudar a la carrera, pero no es un gran atleta y esto se evidencia cuando debe proteger el pase. Le falta agilidad y puede verse dominado por rushers rápidos porque su baile de pies lateral no es el mejor. Por su constitución, está destinado a jugar solamente por el interior, y en esquemas de un solo gap que no le exijan demasiada movilidad. Tiene dificultades para encontrar buenos ángulos sobre los que poder fijar al contrario en espacio abierto.

 

No obstante, estamos ante un guard muy sólido y físico, de los que no paran hasta que tumban a su par. A poco que corrija sus pequeños defectos, puede resultar un titular muy válido para varios años. En todo caso, sería muy importante para el primer año de Burrow, que cuando levantase la mirada para iniciar la jugada, tuviese delante una cara amiga (en este caso, un culo amigo).

 

Lo bueno: Recuerdo vagamente a otro jugador de línea ofensiva procedente de LSU Tigers con quien no nos fue nada mal. Un tal Andrew Whitworth creo que era el nombre.

Lo malo: Volver a ver el apellido “Lewis” asociado a los Bengals podría provocar urticaria a más de uno.

Proyección: Su stock está subiendo, sobre todo tras sendas buenas Senior Bowl y combine. En el improbable caso que cayese al tercer día, sería objetivo prioritario en 4ª ronda.

 

 

Logan Stenberg #71 left-guard (Kentucky)

De Stenberg se dice que es el jugador más odiado de la SEC, lo que automáticamente le convierte en adorable a mis ojos.

 

Logan “Stenny” Stenberg fue uno de los mejores “prospects” cuando salió del instituto, pero sorprendentemente escogió Kentucky cuando había otras universidad más “poderosas” también interesadas por él. En todo caso, su talento sobresalió, disputando 51 partidos, 39 como titular, ayudando a conseguir más de 1000 yardas de carrera en cada una de sus temporadas y una de las mejores rachas de victorias de su universidad.

 

Cuando de un jugador dicen que es “nasty”, automáticamente le quiero para mi equipo. La trinchera no es para señoritas (dicho sea sin el menor ánimo de ofender en estos días tan señalados). Stenberg es de esos que no hacen prisioneros. Jamás permanece a la expectativa, su motor nunca se detiene, y combate hasta que suena el silbato y más allá. Un liniero de la vieja escuela, quien reconoce que tener que pelear contra 3 hermanos mayores le ha hecho así.

 

Esta tenacidad es lo que le convierte en un valioso pilar para la carrera. Muy poderoso en el bloqueo en línea recta, pero también sólido en el punto de fijación para proteger el pase. Ha jugado la mayor parte de su carrera como LG, aunque también se le ha alineado en ocasiones como LT. No obstante, su escasa flexibilidad parece encaminarle al RG en los profesionales.

 

Muy inteligente e instintivo para reconocer el juego, sin embargo no es demasiado atlético, como se pudo ver en la combine. Recupera con perseverancia la posición, pero es más efectivo al inicio del bloqueo que al final. Su juego de pies es torpe y desgarbado. No va a destacar por su movilidad ni rapidez en espacios abiertos. Una lesión en la clavícula durante la Senior Bowl le impidió hacer los ejercicios de levantamiento de pesas en la combine.

 

Por su cercanía a Cincinnati, los licenciados de la universidad de Kentucky siempre son bien vistos por la afición. Además, Stenberg participó en la Senior Bowl en la selección entrenada por Taylor y los suyos, por lo que pudieron evaluarle de primera mano. Objetivo a considerar para el tercer día, si no para la titularidad, al menos para mejorar la profundidad en la posición como guard para los dos lados.

 

Lo bueno: Creo haberlo comentado en otras oportunidades, pero tener un pelazo siempre es un punto a favor a considerar en estos análisis (a quien lo dude, le pediría que echase un vistazo a Billy Price).

Lo malo: Hay que llevar cuidado en templar su carácter, porque tiene tendencia a cometer demasiadas faltas personales.

Proyección: Ni puñetera idea. Habrá quienes se enamoren de su estilo de juego y le cataloguen muy arriba, y otros que se echen atrás por su temperamento, falta de atleticismo y la lesión. Desde luego, de 5ª ronda en adelante sería una alternativa a tener muy en cuenta.

 

Atentos a este video, donde destroza al número 31 cuando sube a segundo nivel

A pesar de la cagada del QB, aquí aguanta muy bien el bull-rush

En éste podemos apreciar cómo contiene a su par en movimiento (no de la forma más ortodoxa, pero efectiva al fin y al cabo)

Aquí vemos su velocidad de reacción. Cuando se produce el snap, el DT rival ya no tiene opción.

En este vemos que no para hasta tirar a su oponente al suelo.

En este otro, vemos cómo quien sufre su ira es un linebacker tras salir en pull.

Aquí le pitan holding porque anduvo lento de reflejos, movilidad lateral y técnicas de manos, pero siempre es hermoso ver cómo besa el suelo un rusher presuntuoso.

(me duele reconocerlo, pero todos estos videos están sacados de www.steelersdepot.com)

 

Otros nombres de interés:

Cualquier excusa es buena para poner una foto donde aparezca Burrow (foto de Kim Klement para USA TODAY Sports).

Lloyd Cushenberry III #79 (center – Louisiana State)

¡Ponga un tercero en su vida! Si nos ha ido bien con William Jackson III y Jessie Bates III, ¿por qué no habría de funcionar con Lloyd Cushenberry III? (John Ross III no cuenta). El líder de la OL de LSU de tan buen recuerdo para Joe Burrow se proyecta como center titular en cualquier equipo de la NFL. Tiene un físico excepcional, con grandes manos, largos brazos, y una actitud que hace muy difícil batirle. Quizá le falte solidez en su tren inferior. Es un jugador de 2ª ronda alta.

 

Matt Hennessy #58 (center – Temple)

Una buena Senior Bowl y combine le han puesto en la órbita de varios equipos y su proyección ahora mismo es una incógnita, aunque cada vez se consolida más como pick de 2º día. Es muy inteligente y extremadamente móvil en espacios reducidos. Compensa su falta de potencia con una técnica excepcional. No posee el físico más dotado, pero es un jugador duro. Versatilidad como guard. Puede jugar en cualquier esquema.

 

Solomon Kindley #66 (guard – Georgia)

Un tipo con pasión por todo lo que sea pelear en la trinchera, cuanto más reducido el espacio mejor. Un luchador incansable nacido para ayudar en el juego de carrera. Su físico es excepcional. Su juego de pies, no tanto. Ha jugado tanto en la derecha como en la izquierda. De estar en lo más alto de las tablas, su valor ha ido disminuyendo a medida que aumentaba su peso. Ahora mismo parece más un jugador de tercer día.

 

Calvin Throckmorton #54 (guard/tackle – Oregon)

Su inteligencia le ha permitido rotar por todas las posiciones de la línea ofensiva de Oregon, una de las mejores de la competición. Sin embargo, el tamaño importa, y la medición de sus brazos en la combine parece destinarle definitivamente al interior de la línea. Su falta de movilidad y condiciones atléticas, también. Es una pena que con ese pedazo de apellido no esté mejor valorado, pero su stock está cayendo y saldrá a partir de 5ª ronda.

 

Gage Cervenka #59 (guard/center – Clemson)

¡Otra ronda, por favor! Si pido una cervenka más, si pido otra cervenka, al suelo me voy a caer, si pido otra cervenka. Me da igual que sea un jugador muy poderoso, versátil como center y right-guard, o que esté todavía muy verde para la NFL al tener poca experiencia en la OL por ser un DT reconvertido. Con ese nombre, le quiero en mi equipo ¡ya! Y más todavía si se supone que saldrá undrafted.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.