Analisis Bengals 2016: Runningbacks

Probablemente, una de las mayores decepciones del año ha sido el juego de carrera. Deseábamos que tras cómo acabó el 2015, con ese fumble infame de Hill en wildcard, la unidad al completo se conjurase para convertirse en el motor del equipo que tan bien le hubiera venido a un coordinador ofensivo nuevo en estas lides. No fue así. En ningún momento pudimos establecer el terrestre como nuestra base del juego, y la ofensiva debió apoyarse, quizá en demasía, en Andy Dalton. Sin embargo, aunque efectivamente corrimos en menos jugadas que el año anterior, el porcentaje de yardas obtenidas por carrera fue superior (5,4 por 3,9 de 2015), lo cual nos lleva a la conclusión de que… no entendemos nada.

 

Giovani Bernard:

De nuevo relegado a 2º RB al comienzo, de nuevo convertido en RB principal ante la incapacidad de Hill. Ya sea porque el sistema de carrera se adapta mejor a sus características, ya sea porque con la debilidad de la OL sus habilidades elusivas son más productivas, o simplemente, porque es mejor y ya está, Gio fue, y debe ser, nuestro RB de cabecera. Dosificado, eso sí, porque una vez más dejó patente su debilidad volviéndose a lesionar (y esta vez, de gravedad).

 

En 2016 disminuyó su utilización como corredor y aumentó la de receptor. No demasiado, pero puede indicar una tendencia sobre cómo le pretende utilizar Zampese en el futuro. Gio es uno de los receptores más fiables del equipo, lo que sumado a que es el mejor RB en protección al QB, hace que sea indispensable en terceros downs.

 

Sin embargo, cada vez es menos letal de cara al marcador. Apenas 2 TDs de carrera y 1 de recepción. Escaso bagaje para quien debe ser una de nuestras principales armas ofensivas. Sus galopadas saliendo en screen cada vez son más escasas. Darle protagonismo no sólo significa poner muchas veces el balón en sus manos, sino articular una serie de jugadas donde todo el equipo intervenga para sacar el máximo rendimiento. Pero debe poner más de su parte. Sólo tiene 25 años, y está bajo contrato hasta 2019 inclusive, así que por mutuo interés, hay que trabajar más.

 

Pero este trabajo no será en training-camp. La importante lesión de ligamentos que sufrió en Noviembre le va a hacer llegar muy justo al arranque de la temporada 2017, y si llega, habrá que ver en qué condiciones queda esa rodilla. Conociendo el funcionamiento de los servicios médicos del club, tengo la impresión de que se perderá unos cuantos partidos.

 

Redactor en Bengals.es
Redactor en Spanish Bowl
Ex-Redactor de la AFC Norte de la NFL en el Diario AS
Colaborador de “La Perrera Brown”.
Integrante del foro de los Cincinnati Bengals en NFLHispano.com

Escribe tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *