AnalisisBengals 2016

Análisis último cuarto de temporada

LÍNEA DEFENSIVA:

Inoperancia e indisciplina de Peko y Sims. ¿Sirvió esto para que dieran minutos a los menos habituales, como Williams? En absoluto. ¿A pesar de esto les volveremos a renovar? No me cabe duda, así somos nosotros. Por lo demás, la misma tendencia que el resto del año: buena presión al QB contra malas OL (Cleveland), invisibles contra las buenas OL. Similar resultado contra la carrera: paramos a los mediocres (BAL, HOU) y sufrimos contra los buenos (Crowell, Bell). El hecho que debería hacerles reflexionar es que un DE viejuno recogido de la calle como Gilberry haya puesto sobre la mesa mejores números (comparativamente, ya que sólo jugó 5 partidos) que Clarke y Hunt.

 

LINEBACKERS:

Burfict estuvo lesionado los dos últimos partidos, no fue un factor en Cleveland y se le volvió a ir la pinza contra Pittsburgh. Si por una razón u otra, nuestro de largo mejor jugador de la unidad es irrelevante, la nota del grupo no sólo no puede ser buena, sino que pone de manifiesto la necesidad de reforzar esta área. Vigil mejoró su rendimiento conforme acumulaba experiencia, y si bien no me fiaría todavía de él como titular, sí puede ser un buen complemento o relevo (algo que no sabemos, por ejemplo, de Flowers o Dawson, quienes no han tenido oportunidades). Dansby y Rey cumplieron, pero el primero arrastra los comentados problemas derivados de su edad (35) y al segundo le falta calidad para convertirse en titular a tiempo completo. A Maualuga ni lo nombro, una vez consolidada su condición de suplente.

 

CORNERBACKS:

De nuevo, quien termina con mejor nota en este periodo es Kirkpatrick. No sé si es tanto por mérito suyo (sus penalizaciones consecutivas contra Antonio Brown fueron desesperantes) o demérito de los demás. Jones echa por tierra su labor en cobertura cometiendo faltas personales evitables. Shaw es quemado más veces de las que nos gustaría, y Dennard se encuentra muy perdido en campo abierto. No me parece una mala unidad (incluso el novato Russell atrapó una intercepción en la única jugada en que participó), pero creo que ha sido la que más se ha resentido del cambio de entrenador de posición.

 

SAFETIES:

Actuación dispar de nuestros titulares. Mal Williams. Flojo defendiendo la carrera (CLE), descoordinado con sus compañeros de secundaria (HOU), perdido a la hora de cubrir RBs fuera del backfield (PIT) y nulo para atrapar intercepciones hasta el último partido (BAL). Mejor Iloka, tapando las carencias de su compañero y más activo en las intercepciones. Una pena que la lesión de Derron Smith nos haya impedido verle más en acción, que tampoco supuso más minutos para Fejedelem, sino para Shaw, mostrando su versatilidad.

 

 

EQUIPOS ESPECIALES:

La broma de Nugent duró hasta el fallo en Cleveland. Su relevo era irreversible, aunque llegase tarde. Pero su suplente, Bullock, no supo aprovechar la oportunidad. En Houston tenía un field-goal para ganar el partido (la especialidad de Nugent) y lo falló, así que habrá que buscar un kicker para 2017. En este periodo seguía lesionado el long-snapper Harris, y su sustituto Ott también la cagó, así que tuvimos que volver rápidamente a él. Hunt bloqueó otro extra-point. No le servirá para renovar, pero son méritos a incluir en su curriculum. Huber no tuvo contratiempos en los punts, aunque no todos fueran buenos. Tampoco el grupo de cobertura de retornos demostró excesiva mejoría con Peerman que sin él. Donde sí se experimentó una clara mejora fue en los retornos de Erickson, convertido en una de las pocas luces de esta temporada plagada de sombras.

 

ENTRENADORES:

Para simplificar, recogeré todos en un único epígrafe (ya me extenderé en el análisis global). El playcall ofensivo de Zampese volvió a ser nefasto. Plano e incoherente, dependiente de big-plays (LaFell contra PIT y HOU) o actuaciones individuales (Burkhead contra BAL). Se vio claramente superado por las circunstancias, y aunque está claro que volverá en 2017, deberá enseñar mucho más para conservar el puesto (bueno, somos los Bengals y éste es de la casa, seguro que lo conservará; digamos que para merecerlo). Por su parte, Guenther por fin parece que pudo armonizar una defensa un poco más sólida, aunque quizá demasiado tarde. Si exceptuamos el hundimiento en la segunda mitad contra Steelers (aunque aquí el ataque ayudó bien poco), en la derrota contra Texans apenas encajamos 12 puntos, y 10 contra Ravens y Browns. En todo caso, la defensa no ha anotado ni un solo punto en toda la liga, y éste es un aspecto a mejorar.

 

Sobre Lewis, como digo, ya me extenderé en otro momento. Pese a que volvimos a ver en el partido de Pittsburgh que lo de imponer disciplina a los jugadores no va con él, y que la gestión de la lesión de Green ha dejado mucho que desear, de este tramo final lo más criticable es que, sabiendo que ya no había nada que hacer en la práctica, no haya probado a los no habituales más que forzado por lesiones (Burkhead, Core, Uzomah, Vigil…). Su táctica continuista, y jerarquizada por tiempo en el equipo y selección en el draft nos ha impedido ver evolucionar a jugadores que deberían ser muy importantes el año que viene, como Westerman, Dawson, Fejedelem, o el mismo McCarron si la intención es ponerle en el mercado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.