AnalisisBengals 2017

Bengals 0 (sí, cero) – Ravens 20

NO ME GUSTÓ

No, no tenéis problemas para cargar la página ni yo para subir a la web los contenidos. Es que no me gustó nada. Podría decir que Bernard estuvo bastante activo, y que hubo jóvenes que hicieron alguna cosilla (Vigil, Jackson, Mixon, Willis,…) pero resulta irrelevante dentro del tono general. También que los pateadores estuvieron bien (Huber con algún punt bastante largo y Bullock en su único kickoff)… triste consuelo.

 

Andy Dalton

En el primer drive, una salida huyendo por piernas y un sack. Eso marcó el tono del resto de su partido. Acobardado, estuvo más pendiente de evitar el golpe que de mover las cadenas. No sé si es por el sistema, que no le gusta, pero desde la toma de decisiones, hasta su precisión, se está resintiendo. No sólo conserva sus problemas de pases con mala trayectoria que se estrellan en la DL rival, sino que sigue sin toque en el lanzamiento profundo. Perder el balón es el pecado que nunca debe cometer un QB. Hacerlo en la red-zone, un pecado capital. El fumble perdido en el strip-sack del 3er cuarto, justo cuando habíamos recuperado un turnover, fue crítico para sentenciar nuestras ya escasas opciones de remontada. Pero veamos las intercepciones:

 

En la primera tiene a Mixon sólo en la flat, y se juega un pase a Green entre el tráfico, absolutamente previsible. En la segunda, un pase a LaFell en triple cobertura al que era imposible que llegase (y aquí todavía íbamos 0-3 y si no ponernos por delante, el empate era casi seguro, ¿hubiera cambiado algo?, probablemente no, pero nos quedamos sin saberlo). En ninguna de las anteriores se puede culpar a la OL. En la 3ª quizá sí, porque Ogbuehi (para variar) no controla a su jugador, pero de nuevo es un mal pase. La 4ª, ya a la ¿desesperada? (un pase corto a falta de 3 minutos…), fue una gran anticipación de Jimmy Smith, pero de nuevo favorecida por un pase francamente mejorable.

 

Mal. Muy mal. Recuerdo una jugada que se sale por la banda perdiendo una yarda en vez de soltar el balón a la grada. Sigue de vacaciones, y el jueves jugamos en “prime time”, y en “su” Houston. Y desgraciadamente, lo más probable, sin Hopkins, lesionado en una de sus intercepciones. Como digo, no pinta nada bien.

 

 

Fisher y Ogbuehi

Tan mal lo hicieron este par, que incluso obviaré citar a Bodine en las críticas a la OL. Continuamente superados por un veterano de 34 años como Suggs, que se pegó un auténtico festín. La orgía que puede ser enfrentarse a J.J.Watt, Mercilus, Clowney, etc. no me la quiero ni imaginar.

 

Ogbuehi tiene más de patinador que de OT. Continuamente se lo llevan puesto. Este chico podría ser bueno en college, no digo que no, pero no vale para la NFL. No tiene fuerza para dominar a sus oponentes, y cuanto antes nos desembaracemos de este error, tanto mejor.

 

Fisher igual, pero al menos intenta proteger a su QB agarrando al rival. Le pitaron 2, pudieron ser más. También se vio superado por Suggs cuando éste, quizá en busca de mayor aliciente, decidía cambiarse de lado. Aquí al menos tenemos la opción de Andre Smith (quizá salir de Guatemala para caer en Guatepeor, pero está claro que hay que hacer algo gordo). No estoy sobre-reaccionando por un partido, sino recordando que esto ya viene del año pasado.

 

Para poner las cosas, si cabe, un poco peor, señalar que Hopkins puede haberse lesionado de gravedad, y es una pena porque el tiempo que jugó no lo hizo mal. Le suplió T.J. Johnson, lo que también viene a demostrar que las alternativas en el puesto de guard son bastante limitadas (Westerman no fue ni convocado).

 

 

Penalizaciones

Aún no se llevaban consumidos 4 minutos de partido y ya llevábamos 4 faltas. Para los anales quedará que la 1ª jugada de la temporada 2017 fue una salida falsa. Hasta 9 en el total de aceptadas del partido, 4 de ellas regalando primer down a los Ravens. Así no hay forma.

 

Es cierto que algunas de ellas fueron bastante rigurosas, como las sancionadas a Jackson y Vigil, pero ni mucho menos se puede achacar del desastre a los árbitros. En todo caso, es muy fácil pitar contra los Bengals, porque lo máximo que hará Lewis será reírse.

 

 

Entrenadores

Como digo, la mayor parte de la responsabilidad cae en su saco. Sin ideas, o lo que es peor, con malas ideas. El ataque absolutamente plano, carente de la más mínima chispa, imaginación o revulsivo. Ciego ante lo que se le veía encima. Para contrarrestar la presión había que pasar rápido y en corto, porque ahí es donde Dalton se encuentra más cómodo y cómo podríamos agotar a la defensa córvida evitando que hiciera cambios. Sólo empezamos a hacerlo en la 2ª mitad, tarde ya.

 

La rotación de RBs por drives es todo menos justa. Esto no es como dejarle a los niños una partida a cada uno en la videoconsola. Esto es una actividad profesional, y si Gio es el que está más inspirado, o el que mejor se adapta a las características de la defensa contraria, él debe ser quien lleve el peso. Si la situación de goal-line requiere otro RB más contundente, Hill debe entrar al campo. Si debemos atacar rápido, Mixon es el más versátil. Hay que adaptar nuestro equipo a la situación del momento. Hacerlo a la inversa es absurdo.

 

El año pasado ya tuvimos serios problemas en la red-zone, y este año se han incrementado. Ya no hay excusas de no tener a Eifert o Green. De 3 llegadas salimos con 0 puntos. Cero. De haberlas transformado en TD hubieran sido 21 puntos. Ellos se quedaron en 20. Haced vosotros mismos las cuentas. Lo que vimos en pretemporada no era óxido, era la auténtica cara de una ofensiva absolutamente roma. Inauguramos la conmemoración del 50 aniversario de la franquicia con un rosco, que no se producía desde 1979. ¡Bravo!

 

Se podría pensar que la defensa estuvo bien. Cierto es que estuvo mejor que el ataque, pese a tener que soportar más cansancio al estar más tiempo en el campo, pero también cometió graves errores de diseño. El TD que nos clavan tras ordenar una cover-0 en 3ª y 7 es para hacérselo mirar. Dejamos demasiada libertad a Woodhead (si no se llega a lesionar aún estaría acumulando yardas). Sabíamos que nos iban a correr (Flacco no estaba bien físicamente) y ni aun así fuimos capaces de sobrecargar el box para colapsarles por ahí y que se la jugara su QB.

 

Siendo todo esto muy grave, lo peor es el mensaje que se manda desde lo más alto. Cuando pierdes de 20 quedando menos de 10 minutos y chutas un punt estando en campo contrario es que ganar tampoco te importa tanto. Luego se quejan del aficionado que pita a su equipo, pero ese señor o señora del público han pagado (un buen dinero, además) por ver un espectáculo acorde a los máximos estándares en todos los apartados. No vale quemar los tiempos muertos para quedar bien y que no corra el reloj en el ataque de Baltimore, y cuando recuperamos el balón nos jugamos un par de carreras centrales. Que no nos tomen el pelo.

 

Si Jackson está mejor que Dennard, no hay que poner a éste porque es más antiguo y cobra más. Si Dalton está mal, a lo mejor hay que poner a McCarron para que no se acostumbre a que no pasa nada. Si Minter no es lo que esperábamos, no hay que apechugar con el error, sino tratar de solucionarlo con personal de banquillo. Si Green no está siendo protagonista (porque está muy marcado o escondido), probemos otra cosa (Erickson no lo hizo mal en pretemporada pero no le usamos en la ofensiva). Si Eifert no está para jugar, igual no debería jugar. Lewis da la impresión que pretende tener contento a todo el mundo, y cuando las cosas no van bien, ésa no es la actitud. Si tiene pensado irse, que celebre una fiesta de despedida (gustosamente mandaríamos un donativo), pero mientras esté cobrando, que haga su trabajo.

 

Las cagadas de esta semana por las que podéis votar son para:

Andy Dalton por: “Ya sé que sólo le paso a los de morado, pero es que son los únicos que se desmarcan”.

Paul Guenther por: “Les voy a sorprender formando sin safety en una jugada clara de pase, seguro que no se lo esperan”.

Ken Zampese por: “Pues este playbook de 1986 que me dio mi padre me dijo que siempre le había funcionado”.

Marvin Lewis por: “Yo no soy el problema, es la falta de ejecución” (si es por eso, mañana mismo al amanecer).

Mike Brown por: “He confeccionado una mierda de equipo para que así cuando mi hija coja el relevo tenga margen de mejora”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.