AnalisisBengals 2019

Bengals 17 – 49ers 41

“Bienvenido al mundo real”. Con esta frase, Morfeo hacía saber a Neo que su mundo ficticio se había acabado y debía acostumbrarse a la realidad de Matrix. Como él, los seguidores bengalíes también hemos ingerido la maldita píldora roja. La buena imagen mostrada ante los Seahawks nos hacía concebir esperanzas sobre el resurgir del equipo. La visita de los 49ers nos hacía recordar aquellos años en los que llegábamos a SuperBowls. Pero el peso de la realidad nos aplastó. El mundo real se nos echó encima con toda su crudeza. La madriguera de conejos nos llevó al pasado, sí, pero no al pasado de los 80’s, sino a la dramática década negra de los 90’s.

El esperado debut en casa fue desolador. En cierto modo, ya parecía un desatino vestir completamente de negro en un día caluroso, cuando lo normal es jugar de blanco como locales en Septiembre. Las tres primeras jugadas, una penalización en el retorno, un sack y un fumble, no presagiaban nada bueno. El resto fue aún peor. Una defensa incapaz de contener la ofensiva de Shanahan. Un ataque de nuevo sin otra alternativa que hacer pasar a Dalton. Un kicker que necesita estar debajo de los palos para convertir el fieldgoal. La triste constatación de un equipo todavía por hacer, preludio de un año que se nos va a hacer muy largo.

Es posible que quizá me esté poniendo demasiado dramático. Ciertamente, Taylor y su equipo tienen muchas cosas que ajustar y es razonable darles tiempo para dejarles trabajar. Por esta razón, no seré demasiado crítico con ellos… aún. Prefiero quedarme con la ambición por anotar antes del descanso aunque eso nos llevara a cometer una intercepción. Con apurar hasta el último momento con Dalton en pista para darles más tiempo de juego real a los titulares, pese a lo inútil de cara al resultado y el riesgo de lesiones (aunque no hubiese estado mal probar a Finley en los minutos de la basura).

Todavía con el cuerpo resentido por una paliza de las que escuecen, vamos con el análisis:

ME GUSTÓ

Los Tyler’s

Tanto Tyler Boyd como Tyler Eifert fueron de lo poco rescatable en ataque. Boyd volvió a demostrar que no le pesa ser el WR1. 10 recepciones en 10 pases a su dirección para 122 yardas, y un touchdown que le anularon por una penalización de la OL en una bonita recepción. En un equipo que no corre, tener un receptor que sea capaz de asegurar los pases (no como Ross) es una bendición. Durante la semana, realizó unas declaraciones en las que afirmaba que cuando Green volviese de la lesión y jugasen juntos, ya nadie hablaría más de los Browns. Aunque me parece una sobrada, me gusta esa muestra de confianza.

Por su parte, Eifert volvió a anotar un touchdown un año después de su última lesión, lo cual es un enorme estímulo para seguir su progresión. Sufrió de la falta de la utilización de los TE en ataque, quizá porque debieron trabajar más en protección, que no es su fuerte (tampoco el de Uzomah, que se vio superado en innumerables oportunidades).

Jessie Bates

Dentro del pésimo rendimiento global de la defensa, el joven safety se vio forzado a intervenir en más oportunidades de lo recomendable. Más allá de tener que bregar contra jugadores que le superan en potencia (especialmente RBs y TEs), le vi bien situado y pendiente de la acción. De lo poco que salvaría de la defensa.

Geno Atkins

Como no es justo generalizar, Atkins también sería otro a quien no se le puede culpar. En todo momento estuvo dando la cara, si no llegando a Garoppolo (nos habían estudiado muy bien y cuando no se desprendía rápido del oval, salía en rollouts para evitar ser presionado), al menos provocando penalizaciones a la OL de San Francisco (y algunas que se quedaron sin señalizar).

ME GUSTÓ Y NO ME GUSTÓ

John Ross

Este tipo es tan indescifrable que me obliga a crear una nueva sección. Con sus números de ayer ya supera las cifras de toda su carrera en la NFL. Es un gran acierto de los técnicos haber encontrado la manera de involucrarle en la ofensiva y que tenga un papel relevante, que seguro puede ir a más en cuanto le utilicemos más eficazmente en endarounds y bubblescreens. Otro touchdown en su casillero, y ya lleva unos cuántos. Me gustó su movilidad, electricidad y sensación de peligro constante cuando tiene el balón en las manos…

Cuando tiene el balón en las manos, porque no es tan fácil que se dé esta circunstancia. Solamente 4 recepciones de 8 pases lanzados hacia él. Tiene un problema de drops imperdonable para alguien de su estatus. Ahora que no está Green, está recibiendo un buen número de targets, pero en cuento regrese, este número se verá reducido drásticamente y deberá aprovechar mucho mejor las menores oportunidades de que disponga.

NO ME GUSTÓ

Lou Anarumo

La defensa no supuso el más mínimo problema para la ofensiva de Shanahan. Le ganó completamente la partida. En ningún momento supo dar respuesta a los pases rápidos de Garoppolo, las carreras exteriores de cualquier RB que pasara por allí (ni Breida, ni Mostert ni mucho menos Wilson Jr. podríamos calificar como élite en la liga y nos corrieron 238 yardas entre los 3), la utilización del fullback despejando el camino o las rutas cruzadas de tight-ends y wide-receivers. Se merendaron nuestra defensa zonal con una facilidad insultante.

Teniendo en cuenta los mimbres de que dispone Anarumo, tampoco podemos esperar ninguna maravilla. La impresión de la semana pasada fue buena porque la línea ofensiva de Seattle es mediocre, pero ante una de nivel se evidenciaron las carencias. Su OL dominó a nuestra línea defensiva, y los linebackers, por propia incompetencia, fueron incapaces de sellar sus carreras. Aun así, no es de recibo que se fallasen tantísimos placajes. Cada portador del balón no iba al suelo hasta el tercer contacto. Esto son fundamentos, y esto se entrena. Por tanto, es responsabilidad del entrenador.

Línea Ofensiva

Decía que no se debe generalizar, pero en este caso no hay más remedio. No porque el grupo fuese malo, sino porque todos y cada uno de sus componentes fueron un absoluto desastre. Los 7 que intervinieron, porque las circunstancias obligaron a que jugasen los 7 activos para el partido.

Andre Smith tuvo que ser sustituido porque estaba fatal. ¿Quién podría habérselo imaginado? ¡Qué sorpresa más gorda! Sacks concedidos, penalizaciones absurdas… después lo camuflaron con una “lesión” en el abductor, pero lo cierto es que dejarle de titular es una inconsciencia que ya habíamos avisado repetidamente.

En su lugar salió Jerry, un guard sacado del retiro, para cubrir el lado ciego de Dalton. No imagino en la mente de quién esto podría llegar a ser una buena idea. En mi opinión, quizá por tratar de mantener una integridad (que por cierto, no llegó a existir en ningún momento), Turner no quiso alterar demasiado la composición de la OL. Pero tal vez hubiese sido mejor idea colocar a Hopkins, que como center tampoco estaba generando demasiados espacios, de LT y poner a Price de center.

Price también se merece una mención especial. Fue superado de forma calamitosa cuando tuvo que jugar de LG tras la lesión de Jordan (otro que tampoco estuvo muy fino, pero al menos tiene la excusa de la inexperiencia) y una penalización suya anuló un touchdown (que por otra parte, a esas alturas del encuentro, ya resultaba irrelevante). No necesitamos mucho más para saber por qué fue retirado de la titularidad. ¡Qué desastre! He de reconocer que yo siempre creí en él, pero su lamentable actuación me obliga a bajarme del carro. Bodine es agente libre, no sé qué me da más miedo.

Por la parte de Miller también vi entrar mucha presión de la línea defensiva de 49ers (por cierto, de las mejores de la liga, también hay que reconocerlo). En cuanto a Hart, más preocupado en discutir con el defensa rival que de proteger a su QB. 4 sacks concedidos y 6 veces fue golpeado Dalton. El porcentaje de yardas por carrera fue de 1,3. Prácticamente, a base de QBsneaks hubiésemos tenido mejor rendimiento. Horrorosa actuación de todo el conjunto, sin paliativos, para echarles a todos. Y lo más grave es que con las lesiones, irá a peor.

Dre Kirkpatrick

Una vez más fue Kirkpatetick. Fallos en las marcas ante receptores jóvenes y veloces. Fallos en los placajes cuando debía ayudar contra la carrera. De nuevo el cornerback más buscado por los QBs rivales. Lo peor es que no tenemos otra alternativa. Webb se lesionó, pero tampoco hubiese cambiado mucho la cosa con él. Creo que tenemos un serio problema en la posición, que obligará a invertir un pick de ronda alta en el próximo draft. Y ya tenemos bastantes necesidades como para que una unidad plagada de primeras rondas no rinda como tal (Jackson logró una fácil intercepción, pero también falló varios placajes).

Juego de carrera

Como decía antes, una paupérrima marca de 1,3 yardas por intento. Imposible pasar por el medio (y cuando se lograba, nunca faltaba la penalización de turno para echarla para atrás). Quizá Mixon no estaba al 100%, y Gio nunca ha sido un RB de potencia para romper placajes. Pero, ¿por qué no se usó a Perine? ¿Acaso podría ser peor que lo que estábamos viendo? Tan grave es que no funcione la OL como que los entrenadores no busquen otras alternativas, ya sea de personal o estratégicas (screens, carreras exteriores, etc.). Se suponía que iba a ser la base de nuestra ofensiva, y el resultado es que Dalton es el segundo QB de toda la NFL con más pases lanzados. Como siga con esta desproporción, su brazo no aguantará toda la temporada.

Para mí, la gran diferencia del partido estuvo en que San Francisco siempre sumaba en cada snap, lo que le llevaba a cómodos terceros downs en el peor de los casos (convirtieron 5 de 9). Nosotros siempre teníamos que recurrir a la heroica, y claro, esto no siempre funciona (50% de conversión en 3er y 4º down). Además, para ayudar a la OL, se tuvo que utilizar a los TE en protección (quiero ver cuánto jugó Sample, porque Uzomah fue un coladero), con lo cual perdíamos más bazas en la ofensiva. Sin un juego de carrera medianamente creíble, estamos abocados al fracaso. Ya llevamos 2 derrotas, y la semana que viene nos enfrentamos a una defensa bien dura como la de Buffalo, que tampoco parece el mejor destino para mejorar.

Andy Dalton

Desde el primer drive, apareció el Dalton aterrorizado y fallón. Lo primero es comprensible ante la indefensión por la terrible línea ofensiva. Pero lo segundo es todo achacable a él.

Pases mal dirigidos que obligaban a los receptores a estirarse hasta casi lo imposible para tener al menos una posibilidad de tocar el balón. Descoordinación en las rutas, lanzando al vacío. Búsqueda suicida del pase largo en la intercepción sobre Eifert cuando tenía a Ross desmarcado para el primer down. Falta de atrevimiento para correr con el oval. Imprecisión cuando lanzaba en movimiento.

¿Sabéis qué le caracteriza cuando está fuera del partido? Que hace pases una vez sobrepasada la línea de scrimmage porque no la tiene interiorizada en su cabeza al estar más pendiente de otras cosas. Puede que no fuese el máximo responsable de la derrota, pero tampoco tuvo el acierto como para evitarla.

Randy Bullock

No, no me olvido de él. Es probable que la idea de hacerle chutar desde más de 50 yardas no sea la más acertada, sabiendo sus limitaciones en patadas de larga distancia. Sin embargo, ésta es su obligación, para esto se le paga. Si le falta fuerza, que pase más tiempo en el gimnasio y menos en el McDonalds. No estamos como para hacer regalos (ya nos costó la derrota en Seattle) y su fallo supuso no rentabilizar la buena intercepción de Jackson.

Todas las posiciones son susceptibles de mejorar, y ésta no es ninguna excepción. Ir a lo barato suele salir caro, y cada vez más es necesario un kicker que pueda convertir con solvencia desde más allá de las 50 yardas. Cada acierto de Elliot se nos clava en el alma.

Las cagadas de la semana

Esta semana, los candidatos son los siguientes. Indicad vuestro favorito.

Andy Dalton por: “Como me levanté temprano para ver el España-Argentina de basket, a la hora del partido estaba empanado”.

Billy Price por: “Chssst. Me he escondido de Boyd porque me anda buscando para agradecerme haber sido el culpable de que anulasen su touchdown”.

Randy Bullock por: “Tengo que recordar ponerme las lentillas de lejos, que con mi edad no veo ni los palos”.

Dre Kirkpatrick por: “¿Quién decía que ya no podría evolucionar más? He descubierto una nueva forma de ser patético: fallar placajes”.

Andre Smith por: “¿Cómo? ¿Aún no ha terminado el primer cuarto? ¿Que queda un segundo y me han pitada salida falsa? Vaya, con las prisas que tenía por levantarme de esta posición e ir a la banda, que se me enfría el bocata”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.