AnalisisBengals 2017

Bengals 20 – Bills 16

ME GUSTÓ

Andy Dalton

¿Sólo 1 TD y 2 intercepciones, con apenas el 40% de conversiones de tercer down, te parece una buena actuación? Pues tengo que decir que sí. Con el diluvio que caía, bastante mérito tiene alcanzar siquiera el 60% de pases completados. Alguno de ellos, con bastante mérito por lo estrecho de la ventana de pase. Incluso pudo haber sido mejor de no dejarse caer pases atrapables tanto Carter como LaFell. En un día (otro más) en el que la carrera no funcionaba, se echó el equipo a la espalda, y superando un pisotón de T.J. Johnson que a punto estuvo de desgraciar a nuestro QB (y de paso, la temporada), se rehízo para conectar los pases que importaban y mantenernos por delante en el marcador.

 

Tuvo mala suerte en las intercepciones, ya que vinieron como consecuencia de rebotes (aunque la primera de ellas fue un pase centrado excesivamente alto con el safety detrás). También cometió errores imprudentes (como el pase a la end-zone que casi le interceptan). Sin embargo, volvió a sonreír (que solamente le “sackearan” una vez también ayudó a que mantuviese el ánimo firme pese a la patente cojera) y a lanzarse hacia adelante en una carrera en lugar de huir a la banda (donde por cierto, cada vez lanza mejor, algo bueno tenía que tener escapar tantas veces para salvar el pellejo). Fue su primer partido de la temporada con más de 300 yardas (22º de su carrera), y dentro de lo que cabe, le vi más afinado en el pase profundo.

 

 

Joe Mixon

Tardó, pero por fin llegó su primer TD. Además, en una jugada muy “suya”. Carrera central. Imposible pasar por ahí. Paso lateral para buscar hueco y arrancada hacia el pilón, haciendo buena una jugada cuyo diseño había fracasado. También, dentro de los 2 últimos minutos logró un primer down clave para sellar la victoria. Todo esto salpicado por diversas jugadas donde, bien por convicción o por habilidad, consiguió ganar yardas donde otros corredores se hubiesen rendido cuerpo a tierra.

 

Hubo también varias jugadas que murieron en la línea de scrimmage, mérito compartido de la gran DL de Buffalo y nuestra deficiente OL. Hay que seguir trabajando para conseguir que el juego terrestre funcione con más continuidad, porque así es complicado que las defensas se crean los play-action.

 

 

A.J. Green

Le emparejaron uno contra uno con el CB novato sensación Tre’Davious White. La insensatez no duró más que un cuarto, hasta que le quemó de forma inmisericorde en el primer TD. Después los Bills dejaron al safety Hyde en vigilancia, y obtuvieron pingües beneficios al aprovechar dos balones que repelieron sus normalmente seguras manos. También sufrió un fumble (otra vez) por no proteger el oval, o tirarse al suelo para estar “down by contact” cuando la jugada ya no podía prosperar más (por cierto, ¿no os pareció casco contra casco?). Sin embargo, volvió a ser el catalizador del ataque. El conseguidor de big-plays que desatascan un ataque gris. El que contenemos la respiración cuando le vemos cojear (más que con Dalton). Es uno de los mejores WR de la liga, y el domingo volvió a demostrar por qué.

 

Sin embargo, no me gustó ni un pelo su actitud tras los turnovers, quejándose de su infortunio en vez de lanzarse a detener al jugador contrario como hicieron sus compañeros. Un líder también se demuestra en estos detalles.

 

 

Pass-rush

Un nuevo partido con múltiples sacks (6 esta vez). 2 de ellos en el haber del normalmente indolente Michael Johnson, cuya reconversión a DT circunstancial le está sentando de maravilla. El rookie Lawson añadió otra muesca más a su colección, aunque su exceso de fogosidad nos costó una penalización a jugada muerta totalmente imperdonable. Hasta Burfict se sumó a la fiesta del sack. Con 18, somos el 2º equipo de la liga en el este apartado (sólo por detrás de los Jaguars con 20).

 

Tenemos un front-seven que parece una jauría hambrienta a la hora de lanzarse hacia el backfield rival. Esto se traduce no sólo en una presión continua al QB, que es continuamente golpeado o debe salir del pocket, sino en que en las jugadas de carrera, conseguimos placar por detrás de la línea de scrimmage. A destacar aquí una acción de Atkins en 3ª y 1 que provocó el punt de Buffalo. Tampoco querría olvidar otra buena acción de nuestro Demonio de Tasmania al provocar un fumble que por desgracia no pudimos recuperar.

 

 

Vontaze Burfict

¡Cómo se nota su presencia! ¡Y cómo se nota que este año sí está en forma! 13 placajes, 3 con pérdida de yardas, 1 sack, 1 pase defendido… por donde mirases, ahí estaba el #55. En un partido donde los LBs tenían mucho que decir por la contundencia del juego terrestre de los Bills, respondió con creces en su duelo contra McCoy (a quien ayudó un par de veces a levantarse del suelo, en una imagen que nadie destacará porque lo que vende es que es un guarro).

 

Su ascendente sobre el resto de compañeros es tal que todos juegan mejor cuando él está en el campo. Hasta Minter. Pero sobre todo, querría destacar lo que está haciendo con Vigil. El de Utah ha crecido una enormidad respecto al año pasado como discípulo aventajado suyo. Aparte de ser el 2º máximo placador del equipo, tuvo dos actuaciones en cobertura que una salvó un TD y la otra un primer down clave. Es una pena que el exceso de ímpetu lleve a Burfict a cometer estupideces (como por ejemplo, un empujón a Taylor fuera del campo que debió sancionarse como violencia innecesaria), porque es uno de los mejores LBs de la competición.

 

Además, dejando aparte su enorme partido, sólo por sus declaraciones tras acabar, hay razones más que suficientes para incluirle en esta sección (“¿Perdió Pittsburgh? Demonios, sí. Esto es bueno, aunque debemos preocuparnos de lo que pase aquí. Pero estoy feliz de que perdieran de todas formas”).

 

 

Randy Bullock

Que un kicker cumpla con su cometido no debería ser digno de mención, pero como otras veces lo he criticado, ahora es de justicia reconocer su actuación. Esta vez sí anotó dos field-goals en momentos trascendentes del partido en especial, el segundo), así como sendos extra-points en cada lado del campo. En un partido con viento y, sobre todo, muchísima lluvia, hay que destacarlo especialmente. Los kickoffs, muy profundos también.

 

 

Línea ofensiva en protección de pase

Tantos palos recibe, y con razón, que también es justo reconocer cuando no lo hace tan mal. No sé si será como consecuencia de la inédita rotación de OTs, o la vuelta de Hopkins (que aunque no como titular, jugó algunos minutos), pero Dalton tuvo más tiempo para pasar y un pocket más limpio. Esperemos que siga asentándose y al menos, ya que no vamos a tener una buena OL, que sea medianamente digna.

 

 

Tyler Kroft

Sin ser la suya una actuación tan espectacular como la de la jornada anterior, logró unas cuantas recepciones de mucho mérito en momentos cruciales del partido. Además, estuvo firme en protección. Cada vez se le involucra más, tanto a él como a Uzomah e incluso a Carter, lo que demuestra que Lazor tiene un plan para nuestros tight-ends. Es una lástima que Eifert siga lesionado, porque con su calidad podría resultar imparable.

 

 

Uniforme

De nuevo, la combinación camiseta naranja y pantalón negro nos condujo a la victoria. 5 de 5. No sólo me parece la más bonita, sino que también la que más suerte nos trae. Volveremos a vestir de naranja el 26 de Noviembre contra los Browns. Espero que vuelvan a considerar combinarlo con el pantalón negro.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.