Bengals 21 – Steelers 28

Cada 2 de Febrero se celebra en Punxsutawney, Pensilvania, el Día de la Marmota, popularizado por la película “Atrapado en la tiempo”, en la cual el protagonista repetía una y otra vez el mismo día. En Cincinnati se celebra cada vez que nos visitan los Steelers. Todos los años la misma historia. Ilusión, emoción, sufrimiento,… para que al final el destino nos dé, puntual, su acostumbrada bofetada. Nadar para morir ahogados en la orilla. Podemos buscar todas las metáforas que se nos ocurran que esto no cambiará la realidad: los Steelers tienen ese “algo” que les hace ganar este tipo de partidos, y nosotros no. Así de triste y cruel. No hay más.

 

Podemos culpar al infortunio. Obviamente, que Burfict o Dennard dejen escapar intercepciones, que se produzca un fumble y sea uno de ellos el más cercano para recuperar, o que haya una serie de rebotes y finalmente sea el propio Roethlisberger quien se haga con el oval es mala suerte. Sin embargo, cuando una y otra vez se repite idéntica situación, hay que mirar más allá. La preparación del partido, tanto táctica como anímica, la gestión del tiempo, la capacidad para reaccionar… factores donde una y otra vez somos superados y cuya responsabilidad va más allá de los jugadores. Ya sabéis de quién estoy hablando.

 

Pero los jugadores tampoco son inocentes. No me consuelan lo más mínimo las lamentaciones de Green. Me parecen muy desafortunadas las declaraciones de Kirkpatrick diciendo que no son mejores que nosotros, porque el marcador final, que es lo único que cuenta, refleja lo contrario. No me valen los enfrentamientos tras el partido. Donde hay que dar la cara es en los 60 minutos reglamentarios, no en peleas barriobajeras a posteriori, más propias de macarras que de profesionales. Si nos molesta que se rían en nuestra cara, quizá deberíamos poner algo más de co…raje en el juego. Más firmeza en los placajes, mayor fijación en las marcas, más contundencia en los bloqueos, más atención a los drops…

 

Pasado el gran, el enorme disgusto de vernos superados otra vez por estos tipos, con todo lo que esto conlleva como aficionados, sobre todo sufriendo nuevas burlas por redes sociales, y sobre todo, cuando los Steelers están un momento bajo de forma (sus problemas defensivos o en red-zone son imposibles de ocultar), hay que intentar ser positivos. Debemos quedarnos con la foto general, con el hecho de que seguimos liderando la división. Que no se ha perdido aún la posibilidad de plantarnos en playoffs y consumar entonces ahí, la tan retrasada venganza.

 

Redactor en Bengals.es
Redactor en Spanish Bowl
Ex-Redactor de la AFC Norte de la NFL en el Diario AS
Colaborador de “La Perrera Brown”.
Integrante del foro de los Cincinnati Bengals en NFLHispano.com

Escribe tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *