AnalisisBengals 2019

Bengals 22 – Jets 6

¡Victoria! Tuvimos que esperar a la jornada 13 (¿quién dijo que este número daba mala suerte?) para conseguir el ansiado primer triunfo de la temporada. Por primera vez en el año pudimos ver el equipo que todos esperábamos al comienzo de la campaña. Un conjunto con limitaciones, pero con potencial para poner en apuros a escuadras con más talento e imponerse a las de similar calidad.

Probablemente, los talibanes del tanking no compartan mi entusiasmo. Entiendo su postura, y es perfectamente razonable. Obviamente, en una temporada perdida como ésta, lo máximo a lo que podemos aspirar es a estar mejor preparados para la siguiente, con unas elecciones lo más altas posible en el draft. Sin embargo, en mi opinión, más importante que la lotería de jugadores de desconocido rendimiento, es generar una dinámica positiva. Prolongar esta continuada marcha de derrotas hubiese generado muchas dudas en el proyecto de Taylor y, por supuesto, mal ambiente en general, aparte de una mayor desconexión con los aficionados. Por otro lado, afortunadamente, nuestros principales rivales para el pick#1 del próximo sorteo colegial también ganaron, por lo que mantenemos con soltura esta posición de “privilegio”.

Así pues, disfrutemos como se merece de este triunfo, porque no tengo claro que vuelva a repetirse en el futuro cercano. De los cuatro partidos que nos quedan: dos contra Browns, contra Patriots y contra Dolphins, tan solo el desplazamiento a Miami se antoja con posibilidades de victoria (salvo descomposición de Cleveland). En mi opinión, no peligra la primera selección general, y por tanto la posibilidad de optar al mejor quarterback de la próxima promoción.

Porque creo que debemos separar claramente lo que supone esta victoria de lo que pretendemos que sea el equipo para años venideros. Dalton es un QB lo bastante bueno como para derrotar a Jets (y a muchos otros equipos más), pero no es el jugador diferencial que nos permita alcanzar metas mayores, como avanzar en playoffs. Los Cincinnati Bengals siempre estarán en deuda con él por su aportación (el domingo se consagró como el quarterback con más touchdowns en la historia de la franquicia) y porque bajo su dirección encadenamos la mejor racha que podemos recordar.

No obstante, tampoco debemos minusvalorar el efecto balsámico que ha supuesto su vuelta a la titularidad. Aparte del impacto directo en lo deportivo (volvemos a tener juego de pase), su regreso hizo crecer en el resto del equipo la confianza en que era posible conseguir la victoria. La defensa estaba mejorando exponencialmente sus prestaciones, y el domingo confirmó su crecimiento; y los equipos especiales (Huber y los componentes del grupo de cobertura de retornos especialmente), también demostraron estar entre los mejores de la competición.

Sin volvernos locos por una victoria, esta vez habrá más integrantes en el apartado de “me gustó”.

 

ME GUSTÓ

Línea ofensiva

Mea culpa. Tanto nos centramos siempre en la figura del QB que se nos olvida que éste no es nadie sin los 5 gordos de delante. La inclusión de Glenn en el quinteto titular ha supuesto un cambio radical en la unidad. Smith ya fue cortado, y Jerry ni siquiera fue activado. Recordemos que estos dos fueron titulares hace nada de tiempo. El puesto del lesionado Redmond no volvió a Price, sino a Jordan, y el novato no estuvo mal. La parte negativa de esto es la confirmación del bust que está resultando el primera ronda buckeye.

Las dificultades para tener un juego de carrera consistente persisten, pero al menos, Dalton tuvo que preocuparse menos por su integridad (tan sólo le recuerdo un par de escapadas y únicamente sufrió un sack). Por esta vez, estoy tan contento que hasta les voy a perdonar el mal snap que por poco nos cuesta un turnover.

 

Carlos Dunlap

Toda la defensa en general rindió a gran nivel, pero el defensive-end estuvo espectacular. 3 sacks y 7 placajes, pero parecía estar en todas partes. Además esos 3 sacks le valieron para sobrepasar a Atkins como segundo “sackeador” en la historia de la franquicia. Muy bien acompañado por Hubbard (este chico cada vez progresa más), está claro que cuando al 96 le da la gana de jugar, nuestra defensa sube muchos enteros.

 

Tyler Boyd

Estaba reclamando un mayor protagonismo, y con el regreso de Dalton volvió a aparecer. Anotó un meritorio heróico touchdown de recepción, y provocó la interferencia de pase que facilitó el de Mixon. Se convirtió en el objetivo favorito de Dalton con 10 pases hacia él. Lo bueno de recuperar un quarterback que sepa pasar es que les permite crecer a los receptores (en especial a Tate, quien debería “crecer” unos cuantos centímetros más para adaptarse a los pases altos de Dalton).

 

Darqueze Dennard

Mucho protagonismo para el cornerback, y la mayoría de las veces bien resuelto. Tampoco es que podamos decir que el cuerpo de receptores de Jets sea la octava maravilla, pero cumplió con solvencia su cometido. Sigo sin verle como alternativa a Kirkpatrick por el exterior, pero en el slot funciona muy bien. De los pocos jugadores que podríamos decir que se ha ganado su renovación cuando finalice la temporada.

 

Kevin Huber

¡MVP, MVP, MVP! Resulta un tanto patético que nuestro mejor jugador de la temporada sea el punter, un jugador que apenas aparece un puñado de snaps por encuentro (bueno, en nuestro caso, dada la habitual inutilidad ofensiva, un poco más). Sin embargo, el cincinnatiense se ha ganado la distinción por méritos propios. Toda la campaña muy sólido, el pasado domingo fue pieza clave para encerrar siempre muy profundos a los Jets en su propio terreno. Tanto que forzó la penalización que se convirtió en un safety a nuestro favor, y tras la devolución de la posesión, en otro field-goal (5 puntos en total).

 

Lou Anarumo

Después de muchas semanas dándole palos, y con razón, es justo reconocer que en estas 3 últimas jornadas, el rendimiento de la defensa ha mejorado de manera exponencial. 17, 16 y 6 puntos en contra son números que deberían ser asequibles para cualquier ataque medio de la NFL. Ya no ocupamos el ignominioso farolillo rojo de la clasificación de defensas (somos 31º, ahora la de Cardinals es la peor), y aunque el balance general no es ni mucho menos para sentirse satisfecho, al menos se aprecia mejoría.

Quizá el despido de Brown haya tenido algo que ver o simplemente sea coincidencia, o tal vez la rotación Billings-Tupou esté permitiendo más libertad a Atkins, o la presencia cada vez más intensiva de Wilson como defensive-back extra esté mejorando las prestaciones contra la carrera. El caso es que se ven cambios, y estos están empezando a hacer efecto.

 

Zac Taylor

Está bien que tras conseguir su primera victoria aparezca por esta sección. Tampoco el despliegue ofensivo fue espectacular, y algunas de sus decisiones todavía me parecen discutibles. Por ejemplo, independientemente de que tengamos un QB que sepa pasar, seguimos desequilibrando la ofensiva hacia el juego aéreo en detrimento del terrestre. Y esta vez no vale como excusa ir por detrás en el marcador con necesidad de remontar rápido.

Sin embargo, como en el caso de Anarumo, creo que está bien rectificar y adaptarse a lo que tiene el equipo y no al revés. La decisión de volver a Dalton, probablemente presionado por la directiva para animar al público a acudir al estadio y por los jugadores para conseguir una victoria, ha resultado positiva. No creo que sirva para afianzarle como QB titular el año que viene, pero puede permitir que suba su valor en un posible intercambio (complicado por su alta ficha) o incluso retenerle en plantilla como formador del nuevo QB que vayamos a draftear. Pero por otro lado, y más importante, permite que el grupo de receptores tenga posibilidad de evolucionar (Tate, Erickson, etc.).

Igualmente, su decisión de contar por fin con los tight-ends también es de agradecer. Desafortunadamente, estos no les respondieron en la medida de los esperado en la end-zone, pero es inteligente usar todas las armas a nuestra disposición, especialmente aquellas en las que podemos obtener una cierta ventaja sobre el rival. Desde la “Jungla Hispana”, nuestras felicitaciones al joven entrenador, y esperamos que sea la primera de muchas victorias… aunque ya si acaso a partir de 2020.

 

NO ME GUSTÓ

Randy Bullock

Otro field-goal fallado desde larga distancia. Sí, hacía viento, pero por comparación, Tucker anotó otro más largo bajo un auténtico diluvio. No digo que tenga que ser como el mejor kicker de la NFL, pero al menos, que permita al equipo cierto respiro en patadas a palos desde distancias superiores a 45 yardas. En la NFL actual, tener un pateador que pueda hacerlo es fundamental. Por supuesto, lo principal es asegurar las “fáciles”, pero más o menos los porcentajes de acierto son similares entre la clase media de kickers. Aunque resulta oportunista, su fallo coincidiendo en la semana que Eagles renueva a Elliott echa más sal a la herida de haber consentido perderle.

 

William Jackson III

Máximo placador del equipo… pero porque dejó recibir demasiadas oportunidades a Anderson (un WR normalito de la NFL). La lesión de Kirkpatrick le daba una oportunidad única de demostrar su valía como CB1 del equipo, pero de momento, su respuesta está siendo bastante discreta. Para 2020 se le activó la cláusula que le permite permanecer un año más en la plantilla, pero cobrando en torno a los 10 millones de dólares, una cifra que este año no se ha ganado.

 

Eifert y Uzomah

Tanto tiempo reclamando un mayor protagonismo para ellos, y a la hora de verdad se dejan caer touchdowns que podrían haber atrapado (especialmente sangrante el drop de Uzomah cuando estaba absolutamente solo en la zona de marca). Ciertamente, después consiguieron recepciones de enorme mérito, pero las que no se pueden fallar son las que suponen puntos. Hay que seguir contando con ellos, pero para próximas citas deberían poner más de su parte.

 

Jemal Singleton

El entrenador de running-backs nuevamente dejó inédito al novato Trayveon Williams. Si ganando de 2 anotaciones, y con Bernard tocado no le da ni una oportunidad, no sé cuándo va a hacerlo. Este año perdido debe servir para probar a los menos habituales, y se va a consumir sin saber qué nos puede ofrecer este corredor.

 

Ryan Finley

¿Cómo puede estar en la sección de NO ME GUSTÓ si ni siquiera jugó? Pues porque quedó de manifiesto que un QB mediocre como Dalton es de largo muchísimo mejor que él. No sé qué hará Taylor de aquí a final de año, pero creo que antes de volver a él, habría que darle una oportunidad a Dolegala.

 

EXTRA: Avance del roster 2020

Por supuesto, tomaos esto como un simple ejercicio de football-ficción. Es absurdamente pronto hacer una predicción de cómo estará conformada la plantilla para el año próximo. Sin embargo, nunca nada nos ha detenido para hacer predicciones arriesgadas, tan subjetivas como inútiles.

 

QB (2): Rookie1, FA

RB (5): Mixon, Bernard, Williams, Anderson, Undrafted

OT (4)*: Williams, Rookie2, Glenn

OG (3): Jordan, Rookie4, FA

C (2): Hopkins, Price

TE (3): Eifert, Uzomah, Sample

WR (6): Green, Boyd, Tate, Ross, Erickson, Willis

DT (5): Atkins, Wren, Tupou, Brown, Glasgow

DE (4): Dunlap, Hubbard, Wynn, Lawson

LB (6): Pratt, 2FA, Vigil, Evans, Rookie6

SF (5): Williams, Bates, Wilson, Rookie5, Fejedelem

CB (5): Kirkpatrick, Jackson, Dennard, Phillips, Rookie3

LS: Harris, P: Huber; K: Rookie7

 

Explicaciones:

RookieX = novato y ronda en que es escogido

FA = Fichaje de agencia libre

QB: Si fichamos un QB1 rookie, necesitamos un QB2 veterano (Finley que luche contra Dolegala por el practice squad). Si ese QB2 queremos que sea Dalton haciendo el papel de Kitna con Palmer, seamos conscientes que sus 17 millones de sueldo nos condicionan los movimientos en agencia libre.

RB: El quinto me gustaría que fuese un fullback undrafted (o Perine si le hacemos evolucionar). Al final supongo que esta plaza quedará para un híbrido TE/FB como Carter o quizá Schreck.

OT: Me falta uno (dos, si Glenn no quiere seguir con nosotros y fuerza su corte o traspaso). Supongo que el cuarto será Hart, quien en 2020 cobrará la mitad de lo que este año (no llegaría a 4 millones) y cortarle nos dejaría 2 millones de dinero muerto. Espero que Johnson, Dugas o algún otro le quite el puesto, aunque no albergo muchas esperanzas. En agencia libre sólo sale «material defectuoso», así que mejor evitarlo y fiarlo al draft.

OG: Deberíamos encontrar algún agente libre que mejore a Miller.

WR: La 6ª plaza puede ser para Willis, en disputa con Morgan o algún undrafted.

LB: Necesitamos fichar en agencia libre tanto a un MLB como un OLB. Aquí es donde hay que hacer la mayor inversión. Si Vigil se sube a la parra, puerta y fichamos otro más. El rookie, en ronda baja para equipos especiales, basta de experimentos.

K: Bien vía draft (para asegurar calidad) o undrafted, necesitamos poner competencia REAL a Bullock con un pateador más potente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.