AnalisisBengals 2018

Bengals 27 – Dolphins 17

ME GUSTÓ

 

Andy Dalton

No fue un partido estadísticamente hablando para enmarcar, pero cumplió con acierto su cometido de llevar a la victoria al equipo. El game-plan, como se suponía con la vuelta de Mixon, fue más equilibrado (26 carreras por 30 lanzamientos), lo cual bajo mi punto de vista fue positivo para su juego. Volvió a evidenciar una clara mejoría en el pase en movimiento (creo que aquí se nota la mano de Van Pelt, el entrenador de QBS que trabajó con Aaron Rodgers). Salvo alguna que otra mandarina, su porcentaje de acierto fue un respetable 66%, y tuvo la valentía de salir por piernas en varias ocasiones a salvar el down. De nuevo, tuvo mala suerte al ser interceptado en un balón rebotado.

 

Quizá en mi opinión, arriesga demasiado. La intercepción se produce por ser ambicioso cuando teníamos asegurado el gol de campo, y el TD de Mixon también pudo haber acabado en turnover. Y de nuevo, cuando estamos entre la yarda 25 y la 30 rival, lo último que hay que hacer es conceder un sack en tercer down. De todas formas, mantener este nivel de juego, cuando la línea ofensiva, aunque mejorada tiene amplias lagunas, es digno de mérito.

 

 

La respuesta de las estrellas ofensivas (Mixon y Green)

Las estrellas están para las ocasiones, y en este partido hay que reconocer que salieron al rescate. Cuando necesitábamos angustiosamente anotar, apareció la enorme figura de Green asociándose con Dalton, y superando los dobles marcajes. Cuando había que dar la puntilla a unos dolphins en descomposición, surgió gigante Mixon para confirmar que es un arma de destrucción masiva por tierra y aire.

 

Green superó el record de Chad Johnson de partidos con más de 100 yardas (32 y los que le quedan, esperemos). No sé si es idea de Lazor o de Bicknell, el nuevo entrenador de receptores, pero su novedosa ubicación saliendo del slot está siendo prácticamente indefendible. Además, supo ofrecerse cuando Dalton se encontraba en apuros, y aguantar la posesión del oval en primeros downs duramente golpeado por los defensores.

 

Mixon evidenció su potencial como multiusos. Y eso que se suponía que estaba renqueante y vería reducida su participación. Le vimos por el centro y por fuera. Aprovechando los huecos las escasas ocasiones que se producían y sobre todo, su explosividad para ganar yardas tras el contacto. No sólo aporta su enorme calidad, sino que trae equilibrio a nuestra ofensiva.

 

 

Jessie Bates III

Otro gran partido del rookie. Esta vez, volvió a encontrarse con el oval en una intercepción que resultó clave para sepultar las esperanzas de remontar de los de Florida. Sin embargo, querría destacar su mejoría en el placaje. Con Williams jugando tan cerca del box, tiene mucho espacio que cubrir, y las frecuentes cagadas de sus compañeros en el placaje y la cobertura le requieren en múltiples oportunidades. Creo que su mayor mérito consiste en que cada vez estamos menos preocupados de que nos puedan hacer daño en profundo con él cubriéndonos las espaldas.

 

 

Sam Hubbard

Otro novato que está superando mis expectativas. No vamos a decir que fue una pesadilla para la defensa dolphin, porque sería exagerar, pero lo cierto es que siempre estuvo con mucha intensidad en todas las jugadas. No se trata sólo de agradar a sus familiares y amigos en la grada, es su actitud de dar siempre el 100%. El touchdown que consiguió, muestra nuevamente de su concentración, es un gran reconocimiento a su labor.

 

 

 

La presión de la DL en la 2ª mitad

En la primera parte nos quejábamos de la libertad de la que gozaba Tannehill. Sin ponerle en apuros, iba a resultar imposible darle la vuelta al partido. Sin embargo, ese giro se produjo en la segunda mitad. Principalmente, destacaría dos factores.

 

El primero de ellos fue la lesión en las filas visitantes de su LT Tunsil. El suplente no estuvo ni mucho menos a la altura (cuando no por incapacidad, por las faltas que se vio obligado a cometer, fue superado continuamente), y por ahí empezó a agrietarse la ventaja dolphin. Pero en segundo lugar quizá habría que señalar la rotación en la DL. Los snaps que dieron al principio a jugadores de menor nivel (debutó Adolphus Washington) quizá mermase la capacidad de pass-rush al inicio, pero permitió a los Dunlap, Atkins, Johnson, etc., estar más frescos para los instantes decisivos del encuentro.

 

 

Carácter

Una nueva victoria viniendo desde atrás demuestra lo indomable de nuestro carácter… y la fortaleza de algunos corazones para soportarlo. En un partido donde muchos temíamos que bajaríamos los brazos para empezar a pensar en el envite contra los Steelers de la siguiente jornada, seguimos peleando, y al final se obtuvieron los frutos. El football es un estado de ánimo. Cuando se tiene el viento a favor, todo parece posible. La moral está alta, así como la fe en las propias posibilidades. No sé hasta qué punto es mérito de los entrenadores, o son los mismos jugadores que, en su compadreo, se dan ánimos los unos a los otros. En todo caso, me gusta.

 

Fuente: Cincyjungle.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.