AnalisisBengals 2018

Bengals 27 – Dolphins 17

NO ME GUSTÓ

Equipos especiales

Preocupante. Lleva demasiadas apariciones por esta sección. En Atlanta nos bloquearon un punt y el domingo pasado fue un gol de campo. Esta vez nos costó 3 puntos, muy importantes, en un momento en que no acabábamos de desatacar el ataque, y necesitábamos anotar para serenarnos y mantener el pulso. Hubo también un despeje donde llegaron hasta Huber. Las formaciones de la línea en estas jugadas deben trabajarse más durante esta semana porque no podemos volver a padecer otra avería por tercer partido consecutivo.

 

Pero sin duda, lo más sangrante fue el TD encajado en un retorno de punt. Nos dejamos bloquear a los gunners y la segunda unidad toma muy malos ángulos. Nos hemos relajado mucho en esta faceta del juego, que pudo habernos costado muy caro, porque la defensa estaba conteniéndoles aceptablemente. A la inversa en cambio, somos incapaces de generar peligro con nuestros retornos (y no creo que sea todo culpa de Erickson).

 

Lo único destacable fueron los pateadores. Bullock estuvo impecable en una jornada maldita para otros compañeros de profesión, y Huber mantuvo un bonito duelo de patadones con su contendiente Haack.

 

 

Placajes fallados

Lo del enchufado ya empieza a dejar de hacer gracia y convertirse en algo muy serio. No puede ser que cada vez que se ausente Brown tengamos estos problemas. No podemos dejar el centro de la defensa, una posición tan importante, en manos de un jugador tan mediocre. Ignoro cómo estará el progreso de Jefferson, pero no puede ser peor de lo que está ofreciendo Nickerson. Pero es que además, con la vuelta de Burfict, tampoco hay necesidad de él, ya que Evans, un jugador de más talento, puede también acoplarse a la posición central (o pasar a Burfict al medio, y seguir el sooner en su posición más natural de exterior).

 

Esa tercera y 16 permitido (aunque a continuación viniese el TD de retorno de fumble de Michael Johnson) no se debió haber consentido jamás. Brown y Bates se comen el engaño y caen hacia el mismo lado, y Vigil llega tarde como siempre. Drake pasa entre 3 jugadores nuestros. La falta de coordinación, de técnica, o simplemente de ir con el cuchillo entre los dientes en cada acción es dramática. Además, es absolutamente lamentable la cantidad de yardas que nos hacen tras el contacto. Hay que finalizar las jugadas, esto es lo que distingue a las grandes defensas de las mediocres.

 

 

Planteamiento de Lazor

Partiendo de la base de que tuvo que adaptar su plan a las bajas de Eifert, Ross e incluso Gio, es cierto que en ocasiones volvió a jugar a querer ser el más listo, ordenando jugadas que no venían a cuento. Ya hemos comentado un 3ª y 2 en una bubble screen que se veía condenada al fracaso desde el snap, así como un 3ª y 1 jugado de pase cuyo sack casi nos saca de FG-range. Tampoco estuvo acertado en el diseño de jugadas de red-zone (quizá ahí fue donde más notó la baja de Eifert).

 

Activamos, aún no sabemos para qué, al RB Rawls (que podría ayudar en esas jugadas de pocas yardas que sólo necesitan agachar la cabeza y empujar), y Walton fue de nuevo invisible pese a su buena impresión en Atlanta. No aprovechamos la velocidad de Malone en ausencia de Ross, ni la altura de Core en la end-zone. Quizá habría que darle una vuelta a la gestión de plantilla.

 

 

Línea ofensiva

Se está haciendo incómodamente frecuente la faltita de Redmond cada vez que estamos cerca de la anotación. Esta vez, ni siquiera por proteger, ni ayudar: una salida falsa. Me pregunto si tan mal lo debe estar haciendo Westerman para no ver ni un minuto de juego, porque Redmond no es ninguna maravilla, y la vuelta de Price debería ir al banquillo. A pesar de un snap a los pies de Dalton, Hopkins no lo está haciendo mal y no merece ser él el sacrificado (cada vez que pienso que le teníamos en plantilla todo el tiempo que tuvimos que aguantar al inútil de Bodine, se me llevan los demonios).

 

Otro que volvió a verse superado por un edge-rusher rápido fue Glenn. Pero aquí no tenemos soluciones que surjan del banquillo, sino que deben salir de la táctica: jugar con doble tight-end. En esto se ocupó Uzomah, pero los bloqueos siguen sin ser su fuerte (2 penalizaciones contra él).

 

Pese a la mejoría sobre el nivel de 2017 (que no había ni siquiera nivel), creo que no deberíamos abandonar la OL a decir “esto es lo que hay y con esto debemos aguantar y rezar”. No confío en Ogbuehi, pero quizá Fisher podría ayudar (de nuevo pasó el partido en blanco). Es lamentable cómo no hay manera de que genere huecos a los corredores y cómo se desvanece en terceros downs donde permite que a Dalton le llegue presión por todas partes.

 

 

Lesiones

Tuvieron que abandonar el partido durante algún tiempo Brown, Kroft y Williams. Afortunadamente pudieron reincorporarse al juego, esperemos que no sea nada de gravedad. Sin embargo, me gustaría referirme al daño que nos hicieron las ausencias. En especial, la de Eifert. Su ausencia provocó que se truncase la interesante rotación de Tight-ends que habíamos alabado en jornadas precedentes. Sólo 3 pases hacia Kroft y Uzomah, y aunque éste respondió bien como receptor, me parece que hemos perdido pegada aquí.

 

Igualmente, eché de menos a Bernard. Aunque probasen a Walton como protector en terceros downs, no está a la altura de “Don Giovani”. Supongo que no volverá hasta después del bye, así que ya podemos espabilar. Por otra parte, no por lesión sino por sanción, se produjo el debut en la temporada de Burfict. Entró como siempre, como elefante en cacharrería, con dos placajes en el primer drive de Miami. Después se fue diluyendo y no fue factor, algo esperable después de tanta inactividad. Como sospechábamos, no fue la solución a nuestros problemas en el placaje contra la carrera. Habrá que darle tiempo.

 

 

Arbitraje

Si otras veces me he quejado de imparcialidad en nuestra contra, también es justo denunciarla cuando se produce a nuestro favor. Sin ser un arbitraje descaradamente casero, si fuese seguidor de los dolphins estaría enfadado con él. Hubo un par de “faltitas” que nos salvaron sendos drives. Digo esto porque en breve tenemos el enfrentamiento contra los Steelers, y su entrenador Tomlin ya ha empezado a meter presión a los cebras. Será un partido donde les juzguemos al microscopio, y en el que lo único que pido es igualdad de criterios tanto en un sentido como en el otro.

 

 

Termino con las cagadas de esta semana, que son para:

 

William Jackson por: “Si a la prensa ahora le da por alabar a Kirkpatrick, tendré que imitarle. De momento, ya me he dejado caer una intercepción”.

Randy Bullock por: “Debería plantearme chutar los field-goals con un poco más de arco. Que entren o no me da igual, yo ya tengo mi renovación, pero el día menos pensado me rebotan en la cara”.

Cody Core por: “Fue un robo arbitral, el TD encajado de retorno tuvo que haberse anulado. Grant superó sobradamente los límites de velocidad del estado de Ohio”.

Alex Redmond por: “Haber sido el primero en alegrarme públicamente del cambio de entrenador de OL no es razón para que me acuséis de pelota y seguir por eso como titular pese a todos mis errores”.

Hardy Nickerson por: “Primero que si no sé placar. Ahora, que si dejo recibir solo a Drake en la end-zone. A ver si os aclaráis. Yo creo que en realidad me tenéis manía”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.