AnalisisBengals 2020

Bengals 34 – Browns 37

Con la derrota (otra vez) contra los Browns, se pierde probablemente la última oportunidad que teníamos de evitar ser barridos en la división. Más difícil se antoja arañar una victoria en los enfrentamientos contra Steelers, o cuando nos visite Ravens en la última jornada (a menos que ya no se juegue nada y alinee a los suplentes). Realmente fue una derrota dura de digerir (como muestra el hecho de que este resumen haya salido tan tarde). De nada sirvió ponernos con ventaja a falta de 1:06 para el final. Llevamos un escandaloso balance de 1-12-1 en partidos decididos por una anotación. Ya no podemos considerarlo mala suerte. Hay un problema de fondo en estas situaciones que los entrenadores están siendo incapaces de corregir.

No obstante, lo peor no fue tanto la derrota (ya sabemos que el objetivo no solo es ganar, y se vieron algunas, pocas, cosas interesantes), sino las consecuencias negativas que produjo. La más importante, la confirmación del cisma entre Dunlap y los entrenadores, culminada con un bochornoso enfrentamiento al final del encuentro, donde Green tuvo que separar a Dunlap de Eason, el entrenador de línea ofensiva, mientras Taylor debía contener a Anarumo, quien pedía a gritos que echasen de una vez a ese tío. Tan lamentable espectaculo sólo podía terminar con el traspaso de Dunlap a Seahawks. Obtener un pick de 7ª ronda y un guard suplente a cambio de un pass-rusher de Pro-bowl, por más que queramos convencernos de que ya no es el que era y sólo aportaba malestar en el vestuario, y que libera salary-cap, no deja de ser un rotundo fracaso de nuestro cuerpo técnico y staff directivo.

Otro aspecto negativo que nos dejó la “batalla de Ohio” fueron las bajas en la línea ofensiva. Si con los titulares es desastrosa, tener que alinear para el próximo partido a los suplentes puede suponer una catástrofe épica. Perdimos los tres pilares de la unidad: el center y los dos tackles titulares. Para hacer frente a estas bajas, conseguimos a Finney y (esperemos) Spain, dos guards. Me parece que alguien no se ha enterado muy bien dónde necesitamos los refuerzos. En todo caso, tenemos que tomarnos esta desgracia como una oportunidad para ver a Johnson y Adeniji en los puestos de LT y RT respectivamente. A ver cómo resultan.

No tenemos calificativos para definir el enfrentamiento entre Dunlap y los entrenadores. Triste colofón de un partido que nunca debimos perder

Burrow hizo el mejor partido de su carrera

Más de 400 yardas de pase y 3 touchdowns. 34 yardas de carrera, incluyendo valientes primeros downs y otro TD en un QB-sneak. El novato es tercero de la NFL en yardas de pase con más de 2000. Fue su 5º partido de más de 300 yardas. Sólo un novato (Luck) tuvo más partidos que él, con 6 (y a Burrow aún le queda media temporada para superarlo). Y me gustaría incidir en la palabra “novato”. Y en que lleva a sus espaldas 24 sacks. El porvenir que nos espera a medida que corrija los errores que aún evidencia, y podamos ofrecerle una mejor protección, no puede ser más brillante.

Sin embargo, como digo, todavía tiene cosas que corregir. No se puede regalar una intercepción en la zona de marca mandando un pase tan flotado, ahí deben ser más tensos. Debe vigilar más a su espalda la presencia de rushers, porque cuando no es Hart es Williams quien falla, y de nuevo Garrett le hizo un strip-sack. Tiene que mejorar el “toque” en el pase profundo (Mitchell casi le intercepta una segunda vez). El próximo domingo, con una línea ofensiva de circunstancias, deberá aprender a desprenderse mucho antes del oval, o seguir intentando más pases en movimiento fuera del pocket.

 

La carrera, ni con Mixon ni sin él

Como sospechábamos, la ausencia de Mixon no cambiaría nada. Simplemente Bernard tomaría su papel, heredando los mismos problemas para encontrar huecos por donde moverse. Nadie duda de su esfuerzo, pero menos de 3 yardas por carrera es ridículo. Tampoco Perine pudo hacer nada con el único intento de carrera que le permitieron. Williams quedó inédito Sólo Colts (con un partido menos) tiene un porcentaje peor (3.6 vs nuestro patético 3.7).

No podemos seguir dependiendo de que Burrow lance 50 veces por partido para mover la ofensiva. Si el sistema de bloqueo zonal no funciona habrá que buscar otra cosa. Corresponde a los entrenadores encontrar la solución.

 

Tenemos unos receptores impresionantes

Obviamente, Burrow no podría hacer esos números si los wide-receivers no estuviesen a la altura. Boyd volvió a superar las 100 yardas y es el tercer WR de la NFL en recepciones. El rookie Higgins volvió a estar impecable, consiguiendo un touchdown de mucho mérito cuando nadie lo esperaba. Se confirma que hemos recuperado a Green, 2º máximo receptor contra Browns (su tradicional bestia negra). La mayoría en slants, o pases fáciles para él. En contadas ocasiones sumando más yardas después de la recepción. Dejándose escapar un touchdown que en el pasado hubiese anotado. Pero, aunque sea en esta menor dimensión, ha vuelto.

No obstante, también hubo algún drop (Sample y Thomas), y Tate apenas tuvo participación. Por otro lado, Bernard volvió a dejar claro, por si había dudas, que como receptor también es muy valioso. Y no podemos olvidar la faceta como pasador de Boyd. Una jugada de fantasía que por poco culmina en touchdown. Ya tenemos QB de emergencia.

 

La línea ofensiva no estuvo tan calamitosa

Fue una pena las lesiones, porque estaban realizando una buena labor, incluso Hart. Bueno, Williams, no. Estaba teniendo un mal día, siendo superado por Garrett o blitzes que venían por su lado. Redmond no tuvo su habitual penalización, pero en su lugar, Price protagonizó 2, siendo una de ellas una salida falsa, lo que estando de center tiene delito. Además, hubo un par de malos snaps que nos hicieron recordar con horror cuando se lesionó Dalton.

Lo positivo fue que Johnson y Adeniji, al menos el tiempo que estuvieron, no desentonaron. El domingo tendrán una buena prueba de fuego, porque como consecuencia de los protocolos ante la Covid-19, los refuerzos no se pueden incorporar inmediatamente. Además, no tenemos a nadie detrás (podemos subir a Calhoun del practice squad, pero también es guard).

 

Nuevo naufragio del experimento de Anarumo en la línea defensiva

No sé qué pretende hacer Anarumo en la línea defensiva, pero sea lo que sea, no está funcionando. No hemos conseguido hacer ningún sack a Mayfield en 2 partidos contra él. Lawson tuvo 4 QB-hits, pero eso no se trasforma en nada positivo defensivamente. Hicimos del QB de Cleveland el “Jugador Ofensivo de la AFC” gracias a los 5 TDs que anotó, aparte de que consiguió el record de pases completos consecutivos en Browns. Alucinante que un recién llegado como Hunt disputase más snaps que Dunlap. Igualmente sorprendió que Atkins apenas apareciese una docena de veces. Si no está para jugar, mejor ponerle en IR y evitarle una lesión mayor para 2021.

Si el objetivo de estas formaciones más pesadas, donde los Covington, Daniels, Bledsoe o Williams tienen más repeticiones, es contener la carrera, sólo funcionó a medias. Cleveland corrió 83 yardas, y si abandonaron el juego terrestre fue por propia iniciativa, no por falta de rendimiento. Realmente, Eason y Anarumo van a tener que dar muchas explicaciones al finalizar el año. Si lo terminan.

Tampoco me quiero olvidar de los dos primeros downs regalados por salida falsa por Dunlap y Lawson, según mi impresión, no por adelantarse a la jugada, sino por estar mal posicionados de inicio. Los entrenadores no estuvieron finos, pero los jugadores también deben estar más concentrados.

 

Los linebackers cumplieron

Tras la debacle del año pasado, cualquier cosa que no sea hacer el ridículo nos parece bueno. Seguimos teniendo un grave problema en la cobertura a los tight-ends (nos volvieron a hacer 3 TDs, como el día de Indianápolis). No sé si es competencia suya o de los safeties, pero como dice el refrán: “el uno por el otro, la casa sin barrer”. Tampoco olvido el inoportuno resbalón de Pratt que dejó solo a Hunt en su touchdown. Pero prefiero quedarme con lo bueno, como es que Wilson va dando prometedores pasos hacia adelante.

 

La secundaria, un desastre (salvo Bates)

La campaña de Bates está siendo espectacular, merecedora sin duda de una suculenta renovación. Por eso quiero dejarlo al margen de lo que nuevamente fue un festival de despropósitos. Si Bell no sabe cubrir, tenemos un problema. Cada vez que le vean en el campo, el QB va a llamar un pase al TE. En contención a la carrera mejora a Williams, pero nos provoca un agujero cuando debe caer en cobertura.

La anunciada baja de Jackson sabíamos que nos iba a generar problemas al tener que dejar a Sims y Phillips por el exterior. La lesión de Beckham le apartó del partido, pero dio igual. Higgins (“su Higgins”), que apenas había hecho nada este año, acabó con más de 100 yardas. El rookie casi inédito Peoples-Jones nos anotó el TD final. Alexander contuvo a Landry (48 yardas), pero flaqueó en terceros downs. Sin pass-rush, y defendiendo en zona, nos debemos acostumbrar a estas masacres. Cualquier QB medio bueno nos desarma. Phillips arrancó muy bien, con una nueva intercepción sobre Mayfield, pero se la devolvió con creces, buscándole las cosquillas en su último drive.

Por cierto, se ha criticado que en el pase donde encajamos el TD de la derrota, Phillips buscase más la intercepción que el incompleto. En mi opinión, aunque salió mal (salió fatal), fue la opción correcta. Ellos ya estaban en FG-range. Aunque podrían haberlo fallado, si le intercepta ahí, se acaba el partido. Cleveland arriesgó demasiado jugándosela de esa manera.

 

Equipos especiales sin fallos, pero sin grandes aciertos

Bullock no falló (¡noticia!). En cobertura, no sufrimos en ningún retorno. De retorno de kickoff, me refiero, ya que no chutamos ningún punt en el partido. De hecho, de las 55 veces en la historia de la NFL en que un equipo ha anotado más de 30 puntos sin chutar ningún punt, nosotros somos los únicos que perdimos el encuentro. Estamos batiendo records… en negativo. Para finalizar, Wilson parece haber perdido su chispa en lo retornos. Quizá es el momento de probar otra cosa.

 

Discutible playcall ofensivo y defensivo

De nuevo, son los entrenadores los mayores responsables de la derrota. Sigo creyendo que no es buena idea echar ahora mismo a nadie, a no ser que el sustituto sea quien vaya a llevar la unidad (o el equipo) el año que viene, pero las ventanas de oportunidad no son muy grandes. Cuando vayamos a darnos cuenta, Burrow ya habrá consumido su contrato rookie, y renovarle nos limitará poder reforzar otras áreas. No podemos perder más tiempo.

  • Seguimos atascándonos en la zona roja. Llegamos 7 veces, pero solo en 4 salimos con un TD (2 FGs y 1 INT). En un partido resuelto por tan poca diferencia, me parece una estadística clave. Dos jugadas consecutivas con un QB-sneak, aunque al final saliese bien, me parece una pobre solución. Por cierto, en el drive final, donde (otra vez) nos jugamos un cuarto down, quizá hubiese sido más interesante buscar el primer down que el TD y que el partido muriese ahí, sin darles la oportunidad de volver a atacar, visto que nuestra defensa era incapaz de pararles.
  • En el lado contrario, fuimos incapaces de minimizar daños. Nos anotaron TD todas las veces que llegaron a nuestra zona roja. Como hemos explicado arriba, culpa sobre todo de los problemas en cobertura. Da igual que tengan espacio a su espalda o que no, nos completan pases de todas formas.
  • Otro grave problema defensivo fueron las conversiones de tercer down. Desde el primer cuarto, fuimos incapaces de hacerles chutar un punt. Según parece, no es Anarumo, sino el entrenador de LBs Golden quien ordena las jugadas de tercer down. Sea quien sea, se está luciendo. Ni forzamos un mal pase por la presión al QB, ni ahogamos a los receptores con marcas pegajosas. Este problema se traslada a las jugadas a la desesperada de los últimos dos minutos, donde volvimos a encajar un nuevo touchdown, como en casi todos los partidos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.