Bengals 34 – Ravens 23

Pese a todos los factores que teníamos en contra, solventamos con un importantísimo triunfo la visita de los Ravens en el siempre temible Thursday Night Football por su difusión en primetime. Resulta curioso que tras jornadas consecutivas de enfrentarnos a equipos “de Baltimore” (los Indianápolis Colts son herederos de los antiguos Baltimore Colts), el resultado haya sido exactamente el mismo: 34 a 23 para los nuestros.

La victoria es mucho más que ponernos 2-0. Nos mantiene invictos en la competición, y comandando la AFC Norte. Derrotamos a un rival divisional con quien se supone nos tendremos que jugar las plazas de playoffs. Pero sobre todo, es una increíble inyección de moral de cara a los complicados enfrentamientos que se nos avecinan como visitantes de la NFC Sur.

 

Hubo muchas cosas a destacar en el debut como locales. Probablemente me deje alguna. El orden no es significativo. También hubo otros aspectos que conviene mejorar. Vamos con el análisis.

 

ME GUSTÓ:

Línea Ofensiva

Como se llevó palos (justificados) el pasado día, me parece justo empezar por ellos. A nivel estadístico, no se puede pedir más: 0 sacks concedidos a Dalton, y ayudando en la consecución de más de 100 yardas de carrera. Mención especial para Hopkins, a quien le tocó el papelón de tener que suplir a Price, y no lo hizo nada mal. Destacaría sobre todo los movimientos de varios jugadores (mención especial para Price y Glenn) saliendo en pulls o subiendo al segundo nivel para apoyar las carreras de Mixon y Bernard.

 

No obstante, estamos todavía lejos de que debería ser una línea ofensiva sólida. Se produjo un ligero hundimiento en la segunda parte que provocó el colapso del ataque que hasta ese momento se había movido de forma muy fluida. También hubo penalizaciones por parte de varios de sus miembros (unas más rigurosas que otras) que convendría evitar.

 

 

Joe Mixon

Si alguna certeza dejó el partido del jueves fue que Mixon es el pivote de nuestra ofensiva. Las veces que tuvo que abandonar el campo como consecuencia de una lesión de rodilla, lo sufrimos bastante. Nuevamente un buen porcentaje de yardas por carrera, aunque esta vez menos influencia en el juego de pase.

 

Nuevamente demostró su clase en jugadas donde, con absoluta paciencia, escaneaba la situación hasta encontrar el mejor hueco para atacar. También dejó evidencias de lo difícil que es atraparle cuando rompe en velocidad. A destacar su entrega volviendo al campo pese a los dolores que debería estar sufriendo en la rodilla, consciente de cuánto le necesitaba el equipo.

 

 

Tyler Boyd

Por supuesto, Green con sus 3 touchdowns se llevó los focos, pero Boyd acabó con más yardas que él. 6 recepciones para 91 yardas, pero todas de calidad. Fue buscado en 6 terceros downs, de los cuales convirtió un par, y en otro provocó la falta que mantuvo vivo el drive. Su TD fue justo premio a un drive muy bien llevado por su parte.

 

Estamos comprobando una excelente evolución de este WR sobre quien planeaban muchas dudas, no todas derivadas de su juego, sino también de su actitud. Buena parte de la solución viene de dejar de marearle por el campo y asignarle de manera más continuada la posición de slot.

 

 

Jessie Bates III

Es cierto que debió preocuparse primero de que el wide-receiver no consiguiera la recepción que de hacer la intercepción. Son errores de rookie que irá mejorando. Pero me gustan los jugadores que arriesgan, que toman la iniciativa, especialmente en defensa. Está demostrando una madurez inesperada al menos por mi parte. Mención especial a su intercepción, en la que no pierde de vista los ojos del QB, lo que le permite anticiparse a la acción.

 

Partido muy sólido del novato, en su debut en el Paul Brown Stadium, que no era nada fácil, por ser además un partido televisado a toda la nación. De momento, está cumpliendo sobradamente las expectativas.

 

 

William Jackson III

Como apenas interviene en juego, le tenemos olvidado, y es una injusticia. No se le ve porque los QBs huyen de él como de la peste. Por eso machacan a Kirkpatrick una y otra vez. Es todo un shutdown corner, que debería recibir el reconocimiento que se merece.

 

 

Carlos Dunlap

Un dolor de cabeza constante para Flacco, como él mismo reconoció después del partido. No había jugada donde no estuviera cerca del QB para golpearle o desviar sus pases, o ambas cosas. De esas veces en que las frías estadísticas no reflejan la realidad completa.

 

Sin embargo, hay que reconocer que no estuvo sólo en la presión. Atkins volvió a ser una pesadilla (2 sacks y 4 golpes al QB), e incluso Billings se permitía romper alguna vez la OL córvida. No obstante, se debe hacer una mención especial al debut del rookie Hubbard en su casa. La lesión de M.Johnson le concedió muchos minutos de juego, que aprovechó sobradamente, abusando de sus bloqueadores (1 sack y 2 placajes por detrás de la línea de scrimmage). Tampoco Willis estuvo mal (recuperó el fumble final entre otras buenas acciones), por lo que la baja de MJ90 parece en principio bien cubierta.

 

 

Conexión Dalton-Green

3 pases de TD de uno hacia el otro muestran que es una conexión absolutamente letal. Si siguen a este ritmo, los números que ambos pueden alcanzar son de MVP. Como suele ser habitual, Green hizo sangre de la secundaria córvida. Por su parte, Dalton se encontró muy perdido en la 2ª mitad cuando no le encontró con tanta asiduidad. Siguen siendo la pareja mágica, que en mi opinión, cuanto más funcione Mixon (o el juego de carrera en general), mejor rendimiento aportará.

 

Sin embargo, deben mejorar la seguridad de la posesión. Green sufrió un fumble al comienzo del partido que por fortuna no tuvo mayores consecuencias; y por su parte, un pase de Dalton a él en la end-zone estuvo a punto de ser interceptado. Si no puede atrapar el pase, hay que pedirle a Green que al menos garantice que no habrá intercepción (como hicieron Boyd y Hart).

 

 

Rotación de Tight-Ends

Resultó cuanto menos chocante que en la alineación inicial saliesen Kroft y Uzomah y no Eifert. Estamos presentando muchas formaciones con doble TE, y muchas veces nuestro número uno no participa en ellas. Dado su siempre delicado estado de salud, me parece inteligente reservarlo para situaciones en las que suponga un auténtico factor diferencial (3er down, end-zone); y mientras que se fajen los otros dos en tareas de bloqueo.

 

No estamos acostumbrados a una gestión de la unidad en la que se aprovecha toda la profundidad y calidad del grupo. Uzomah al final acabó con más recepciones y yardas que el propio Eifert, y Kroft atrapó los dos balones que le lanzaron. Todo esto, sin dejar de ayudar en los bloqueos en apoyo de una necesitada línea ofensiva.

 

 

Turnovers

Fue la asignatura pendiente que se encargó a Austin que recuperásemos para Septiembre, y en 2 partidos llevamos 5. Y pudieron ser algunas más. Hay que seguir esforzándose en esta dirección (sobre todo Kirkpatrick, que también tuvo una casi-INT), pero la tendencia parece clara.

 

También hay que destacar a Shawn Williams, quien además de conseguir una intercepción, se resarció de su reprobable acción de la jornada 1 forzando un fumble en el penúltimo drive de Baltimore del partido que nos permitió llegar al final sin excesivos sobresaltos. Acabó el encuentro con problemas musculares, derivados de su esfuerzo continuado todo el partido.

 

 

Randy Bullock

Que alguien haga su trabajo tampoco debería ser digno de mención, pero una vez vistos los fallos que han tenido sus colegas en otros equipos, creo que deberíamos destacar su hasta el momento impoluta temporada. Acaba de ampliar su contrato por dos años más. Espero que esto no signifique pérdida de intensidad y siga demostrando idéntica fiabilidad.

 

 

Redactor en Bengals.es
Redactor en Spanish Bowl
Ex-Redactor de la AFC Norte de la NFL en el Diario AS
Colaborador de “La Perrera Brown”.
Integrante del foro de los Cincinnati Bengals en NFLHispano.com

Escribe tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *