Chargers 26 – Bengals 21

Nueva jornada y otra derrota más a la saca. Ya ni nos duele, por esperada. Al menos esta vez no hicimos demasiado el ridículo, lo que no deja de ser un triste consuelo. Uno ya no sabe hasta qué punto se experimenta cierta mejoría, o el rival entiende que puede ganarnos fácil y baja su intensidad. El partido del domingo se pierde en los dos primeros drives defensivos, saldados con sendos touchdowns. El primero apenas les lleva poco más de 3 minutos. En el segundo conducen el oval durante 6 minutos y medio, salvando incluso un 2ª y 17. ¡Es tan fácil anotarnos…!

 

Ante tal debilidad defensiva, poco puede hacer un ataque mermado de sus principales estiletes. Sin embargo, fue capaz de mantenernos en el partido hasta el final, y de no ser por ciertas circunstancias adversas, lo cierto es que la victoria no estuvo tan lejana como nos parecía durante toda la semana. La decisión más que discutible de los árbitros de revocar el touchdown de carrera de Driskel, intentar una conversión de 2 con toda la segunda parte por jugarse (una estupidez muy “made in Hue Jackson”), dejarnos anotar un field-goal con apenas 10 segundos para el descanso…

 

Hubieron muchos más errores por nuestra parte que nos condenaron al fracaso. Ahora trataré de desgranarlos. Como hace tiempo que no enuncio cagadas, esta crónica será una extensa explicación de las, a mi juicio, las más trascendentes para el resultado.

 

Redactor en Bengals.es
Redactor en Spanish Bowl
Ex-Redactor de la AFC Norte de la NFL en el Diario AS
Colaborador de “La Perrera Brown”.
Integrante del foro de los Cincinnati Bengals en NFLHispano.com

Escribe tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *