AnalisisBengals 2017

Comienzan las batallas del Training-Camp 2017

2.- REVISA EL PUNTO 1: LO UNICO QUE IMPORTA ES NO LESIONARSE

 

La criba en los training-camps no es únicamente técnica, o táctica. Algunos descartes se harán por lesión. Es inevitable sufrir bajas en este periodo por la dureza implícita de este deporte. Todos los equipos las tienen, no hay que alarmarse porque se produzcan, tan sólo cruzar los dedos porque el infortunio no se cebe demasiado en jugadores importantes o asolen posiciones de difícil reposición. Como no podía ser excepción, ya han empezado a caer algunas.

 

La más importante por su trascendencia ha sido la del safety George Iloka. Un mal giro le va a hacer perderse 4 semanas (como mínimo, ya sabemos la curiosa relación espacio-temporal de nuestro equipo médico). El daño de su rodilla derecha no parece grave, pero sí lo será el hecho de comenzar la liga sin el ritmo adecuado de competición. No obstante, toquemos madera, podría haber sido peor. Por ejemplo, la de otro compañero de posición, Derron Smith, de quien hasta la fecha no conocemos el alcance de su lesión en el tobillo que, aunque en principio no parece preocupante, le mantiene alejado de los entrenamientos. Víctima colateral de estos desafortunados incidentes ha sido el kicker Brown, cortado para fichar otro safety (aunque realmente, no sé qué demonios hacíamos manteniendo 3 kickers en plantilla).

 

No sólo por la intensidad de los entrenamientos, sino porque a determinadas edades cuesta recuperar la forma física (evitemos ponernos a nosotros como ejemplo), otros jugadores han visto limitada su participación. Son los casos de los treintañeros Gilberry, Michael Johnson y Andre Smith, aunque en el caso del OL no sea una sorpresa muy gorda, ya que siempre ha sido un habitual en las listas de lesionados.

 

Tampoco los jóvenes se libran de la maldición. El WR novato Madaris no pudo superar sus dolencias y fue sustituido por otro rookie, Whitfield. Otro WR, Kumerow, no pudo empezar con peor pie, valga la expresión, ya que se lesionó el tobillo en la primera jornada. Otros cuyas esperanzas de quedarse en el equipo son harto improbables, como el WR Brown y el CB McRae, lo tendrán aún más complicado como consecuencia de las molestias que les impiden seguir el ritmo de los demás. Por su parte, la lucha entre T.J. Johnson y Dielman, más que por arrebatarle la titularidad al center Bodine, está siendo por mantenerse sanos ellos mismos.

 

El afán por aventurar cómo se presenta el equipo al próximo curso nos lleva a magnificar las acciones de nuestros jugadores, tanto las positivas como las negativas: las galopadas imparables de Mixon, las recepciones imposibles de Ross, los drops de Schreck, la anticipación de William Jackson, las quemadas a Adam Jones, los malos snaps de Bodine, las incursiones en el backfield de Lawson y Burfict doblegando a la línea ofensiva… Nada de esto será aplicable cuando empiecen los entrenamientos con corazas y contacto (bueno, las cagadas de la OL puede que sí…). Entonces sí nos podremos hacer una idea más aproximada de dónde nos encontramos. De momento, sólo es pose para medios y aficionados, sin mayor objetivo que familiarizarse con los recién llegados y tonificar músculos ante lo que se avecina. Ni siquiera los aciertos o desatinos de los kickers son significativos carentes de la tensión de los partidos.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.