La Jungla Hispana

EDDIE EDWARDS, EL SACKEADOR DE CINCINNATI

Durante la última temporada Carlos Dunlap dejó nuestra franquicia con el récord oficial de sacks de nuestra historia. Pero hay alguien que tiene el récord no oficial. Se trata de Eddie Edwards, uno de los mejores picks de nuestra historia y que jugó toda su carrera en los Cincinnati Bengals disputando las dos Superbowls de los 80. Dunlap posee el récord oficial debido a que los sacks no se contaron de forma oficial hasta 1982 por parte de la NFL. Sin embargo nuestra franquicia los contaba desde 1976. Eddie Edwards estuvo en nuestro equipo 12 temporadas que van del 1977 hasta el 1988 en que se retiró. Jugó un total de 170 partidos. Recuperó 17 fumbles y realizó un total de 83’5 sacks aunque solo son oficiales 47’5. El 25 de abril de 1954 nació en Winters, Carolina del Sud, Eddie Edwards. Sin embargo se crio en Fort Pierce, Florida. Empezó a jugar al football en el Fort Pierce Central High School. Su etapa colegial la realizó en Miami donde fue considerado All-american defensive end. El año 1976 es galardonado con el Jack Harding Memorial Award como el mejor jugador de los Hurricanes, votado por los entrenadores. Además desde 1989 forma parte del University Miami Sports Hall of Fame. Su llegada a la NFL se produjo en 1977 después de ser elegido con el número 3 del draft por los Cincinnati Bengals. Ese defensive end de 6’5 pies y 256 libras debía significar una importante mejora para nuestra defensa. El pick 3 de Edwards provenía de Buffalo por un traspaso anterior, así que los Bengals disponían también del pick 8. Allí eligieron al DT de los Houston Cougars Wilson Whithley. Un jugador que forma parte del Hall of Fame de la NCAA y que fue elegido el mejor jugador defensivo de la década en la Southwest Conference. Era un jugador muy agresivo y disciplinado que siempre llegaba donde estaba el balón. Un 6’3 y 280 libras que era ágil y que podía moverse a gran velocidad para su tamaño, algo que no era muy habitual en la época. Jugó 6 años con los Bengals y disputó la primera Superbowl a la que llegamos, la de 1981; después de su etapa bengalí volvió a Houston y se retiró en los Oilers tras disputar una temporada con los tejanos. Desgraciadamente en 1992 falleció a la edad de 37 años por un ataque al corazón. En su año rookie el equipo acabó con un balance de 8-6. Sí, habéis leído bien, eran 14 partidos. A partir de 1978 las temporadas pasarían a ser de 16 partidos y se redujo el número de partidos de pretemporada que si ahora ya os parecen largas, imaginaos entonces con 6 partidos.

La mejora en la posición de DE siguió al año siguiente con la elección en primera ronda del DE de Notre Dame, Ross Browner, que formaría un dúo espectacular con Edwards. Browner había quedado quinto en la clasificación del trofeo Heishman, que para un DE no está nada mal. Para hacernos una idea de la pareja, remarcar que Browner después de nueve temporadas en el equipo terminó con 59 sacks. La segunda mejor cifra de la franquicia entonces. A pesar de esta incorporación el equipo no empezó bien la temporada y un récord de 0-5 hace que el head coach Bill Johnson pierda su cargo. Lo sustituye Homer Rice con quién el equipo terminaría ganando 4 partidos. Este año Edwards consiguió su primera y última intercepción de su carrera además de recuperar dos fumbles. El equipo vuelve a ganar solo 4 partidos en 1979 y a final de temporada Homer Rice es sustituido en el banquillo por Forrest Gregg. Pero la polémica de ese año fue la publicación de la autobiografía de Paul Brown, escrita por el periodista Jack Clary. El libro relataba largas y explícitas críticas hacia el propietario de los Cleveland Browns Art Modell, quién había echado a Brown como entrenador en 1962. Modell presentó una queja a la liga por la violación de la política de la liga por las críticas públicas hacia la dirección de otros equipos. El comisionado Pete Rozelle multó a Brown con 10.000 dólares. Después Brown dijo a la prensa que había pagado el cheque pero que seguía estando de acuerdo con lo que decía el libro.

En la siguiente campaña Edwards consigue el récord de más sacks en un partido de nuestro equipo, hasta que fue igualado por Antwan Odom en un encuentro ante los Green Bay Packers en 2009 con 5 sacks. Edwards había conseguido 5 sacks en 1980 ante los Cleveland Browns. Era el último partido de la temporada para los Bengals mientras que los Browns ya tenían la mente en los playoffs con el QB Brian Sipe comandando su ataque. Según Edwards aquel día quería jugar y marcharse hacia Florida porque hacía demasiado frío. Fue un día donde todo el plan del entrenador de línea Dick Modzelewski le funcionó. Tanto los swim move o los rip move, cualquier cosa le salió. A pesar del gran partido del equipo los Browns se llevaron la victoria por 27 a 24 y el equipo terminó el año con 6 victorias. Pero la imagen que se dio y las dos victorias ante los Steelers, los campeones de la anterior temporada, sembraron el futuro del equipo.

Llegamos al año 81 con una novedad, los Bengals estrenaron un nuevo diseño de casco, aparecían las rayas atigradas características que hicieron que todos nosotros nos identificásemos con este equipo a partir de esa década en adelante. Ya en el 15 de noviembre se podía calificar a los Bengals como uno de los equipos de moda de la competición. Se destacaba que era muy complicado oscurecer el papel de ese ataque de alto voltaje. Sin embargo la defensa lo había conseguido asfixiando el ataque de los Rams en la victoria por 28 a 10. Con 4 intercepciones, 6 sacks y dejando fuera del partido al QB rival Dan Pastorini. Los Bengals iban con un balance de 8-3 y el veterano MLB Jim Leclerc dijo lo que la joven Bengals Nation creada hacia pocas semanas quería oír. “Puedo vernos en la Superbowl.” El periodista deportivo del Cincinnati Enquirer, Mark Purdy destacaba que era un veterano con 10 temporadas de experiencia, sano y sobrio, enloquecido en el Riverfront Stadium. Mientras que una pancarta hacia referencia al nuevo casco en la parte alta del estadio donde se leía “Striped Superbowl.” El centro de atención era Eddie Edwards, el edge desbocado consiguió 3 sacks y ya llevaba 8 en la temporada. Mike Dodd de The Enquirer señalaba que era el primer jugador en ser multado por quedarse dormido. El head coach Forrest Gregg impuso que los jugadores debían presentarse al hotel el día antes del partido. Edwards decía que puso la alarma a las 8 pero eran las 8 de la mañana en lugar de las 8 de la tarde. Durmió un poco, y pensando que era pronto y sin saber la hora que era fue a dar una vuelta hasta que de repente se dio cuenta que eran las 11:15 y no llegó al hotel hasta medianoche. Sus compañeros sabían que algo no iba bien cuando Eddie no estaba comiendo con el equipo. “No falto a ninguna comida” explicaba Edwards. “Pero bueno, supongo que por eso jugué tan bien, descansé muchísimo.” También se destacaba el impacto del esquema defensivo del coordinador defensivo de segundo año Hank Bullogh con su defensa 3-4 alineando al DL Mike St. Claire, de 6’5 pies, en cobertura por detrás del Nose Takle Wilson Whitley en algunas situaciones de pase. En otras ocasiones se hacían stunts para presionar a Pastorini. Todo el mundo destacaba los zone blitz y las fire zones de Dick LeBeau. Entonces con 44 años y entrenador de la secundaria del equipo. LeBeau acabaría siendo entrenador del equipo y fue un revolucionario en las defensas. El CB Louis Breeden autor de 2 intercepciones ese día destacaba como clave la presión de la línea defensiva para conseguir que el QB lanzara malos pases. El entrenador Gregg y el QB Anderson habían empezado a ser dos celebrities nacionales. Dos semanas antes habían aparecido en el programa Today Show y en la semana siguiente antes de jugar ante Denver la NBC los entrevistaría para el programa previo al partido. Ese equipo tenía un ataque espectacular, el segundo de la liga. Mientras que la defensa fue la duodécima, al final perdimos la Superbowl después de una gran temporada con un balance de 12-4 en la liga regular y en playoffs de eliminar a los Bills y a los Chargers en la conocida Freezer Bowl donde a nuestro protagonista se le congeló una oreja. Varios jugadores fueron a la Probowl, el QB MVP Ken Anderson, el WR rookie Cris Collinsworth, el FB Pete Johnson, el P Pat McInally y el LT de segundo año Anthony Muñoz. Mientras que nuestro protagonista no la jugó pero sí que fue elegido All-pro.

En 1982 los Bengals vuelven a jugar los playoffs con un balance de 7-2 ganan la AFC Central, pero caen en la primera ronda por 44 a 17 ante los Jets. Terminamos terceros empatados con Miami en la AFC. Los jugadores empezaron una huelga de 57 días después de jugarse la semana dos. El motivo era que la NFLPA quería que se implementase una escala salarial basada en un porcentaje de los ingresos brutos. Al final se llegó a un acuerdo de cinco años con paquetes de indemnizaciones a los jugadores una vez retirados. Un aumento de los salarios y de la remuneración de postemporada. También bonificaciones según el número de años en la liga. Además la NFLPA recibiría la copia de todos los contratos de los jugadores. Todo ello redujo la temporada a 9 partidos y entraron 8 equipos de cada conferencia en playoffs. Edwards terminó la temporada con 6 sacks.

La temporada del 83 es fantástica para Edwards pero no tanto para el equipo que acaba tercero en la división con un 7-9. Edwards hace 13 sacks y recupera un fumble. En la siguiente campaña hay un cambio de entrenador. Sam Wyche se estrena en el banquillo con un balance de 8 y 8. Por su parte Eddie Edwards suma 9 sacks, los mismos que su compañero Reggie Williams.

Si el año anterior se había cambiado de entrenador, en 1985 se cambia de QB. Esiason ocupa el lugar de Ken Anderson pero el resultado es parecido con un 7-9. Edwards suma 8’5 sacks por detrás de los 9 de Browner. El 1986 el proyecto de Sam Wyche despega y se ganan 10 partidos aunque el equipo se queda fuera de los playoffs a pesar de sumar las mismas victorias que los Jets y los Chiefs. Edwards hace 6’5 sacks y consigue su único TD de su carrera tras recuperar un fumble. La siguiente temporada el equipo no rinde al nivel esperado y gana 4 partidos y pierde 11. La semana 2 el equipo perdió en una dramático final del que hablamos en el capítulo de Billups y Thomas. La jornada 3 fue cancelada debido a una vaga de los jugadores, mientras que los 3 siguientes los jugaron sustitutos. El equipo solo ganó un partido de esos 3. Nuestros jugadores fueron los que tuvieron un mayor seguimiento de la huelga. De modo que jugar con los suplentes provocó un pique fuera de las instalaciones de los Bengals por parte de los veteranos que sirvió para que la huelga terminase sin conseguir ninguna de las peticiones. El 73 de Cincinnati hace 4 sacks en los 14 partidos que disputa debido a que se reincorporó al equipo después de ver que en la primera semana se jugaba con los suplentes.

En 1988 los Bengals empiezan 6-0 y terminan con un 12-4 que les lleva a los playoffs y finalmente a la Superbowl. Edwards había empezado su carrera en Miami, así que volvía a casa para jugar esa final. Su último partido, un bonito final para una gran historia, nada mejor que tener a su familia y amigos en el estadio. Como él dijo “aquello fue especial, pero habría sido mejor si hubiésemos ganado.” En está última temporada su papel ya es menor en el equipo, deja de ser titular por primera vez en su carrera y en once encuentros consigue medio sack. Sin embargo Sam Wyche le permitió jugar algunos snaps de aquella final. Eddie Edwards consiguió algo cada vez menos habitual, jugar toda su carrera en el mismo equipo. Es un one team wonder que se mantuvo en el mismo equipo durante 11 temporadas, disputando dos Superbowls y la segunda fue su último partido. La despedida que cualquier jugador puede desear pero por desgracia no pudo alzarse con el Vince Lombardi. En una época donde las estadísticas defensivas eran muy limitadas, no se contaban ni los sacks a diferencia de los rushers actuales de los que podemos saber incluso las presiones para analizar mejor su juego, el rendimiento del 73 de Cincinnati fue extraordinario. Si no eres un jugador diferencial no te mantienes 12 años en el mismo equipo y jugando dos Superbowls. Se convirtió en lo que cualquier franquicia espera de un pick 3 del draft, un referente para el equipo.

PONTIAC, MI – JANUARY 24: Joe Montana #16 of the San Francisco 49ers gets his pass off under pressure from Eddie Edwards #73 of the Cincinnati Bengals in Super Bowl XVI on January 24, 1982 at the Silver Dome in Pontiac, Michigan. The Niners won the Super Bowl 26 -21. (Photo by Focus on Sport/Getty Images)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.