Giants 21 – Bengals 20

Se cumplieron los pronósticos más pesimistas y nos trajimos de Nueva York una nueva derrota que nos complica mucho el futuro. Con la calculadora en la mano, para entrar en playoffs nos basta con ganar los dos partidos a Baltimore y el que nos queda contra Pittsburgh, y hacer lo mismo que ellos en el resto de partidos. Sin embargo, ni los calendarios son iguales (ahí parten con ventaja los acereros), ni lo más importante, nos veo a nosotros siendo capaces de revertir la situación. Después de 9 partidos, de recuperar lesionados y sancionados, y no sufrir excesivamente el rigor de las lesiones, nuestro equipo sigue presentando las mismas deficiencias detectadas en Septiembre. A los titulares parece que se les ha olvidado jugar a esto, y a los suplentes no lo sabemos, porque apenas reciben oportunidades. Nos volvemos a mover en esas aguas que tanto le gustan a Lewis, ni p’alante ni p’atrás, manteniendo el statu quo porque aún puede que; pero sin arriesgar no vaya a ser que. Me siento muy decepcionado, y hoy la parte de “me gustó” va a ser especialmente corta, pero no hay que ser injusto con quienes, a mi modo de ver, sí hicieron su trabajo.

 

ME GUSTÓ:

 

Andy Dalton: Pese a una intercepción evitable, en un momento en el que no entregar el balón era fundamental, creo que volvió a ser el pilar de la ofensiva. Sufriendo nuevamente un castigo excesivo, se mostró valiente corriendo él mismo o saliendo en scramble intentando ser productivo con la jugada rota. Si los compañeros le hubieran ayudado un poco más (drops de LaFell, Boyd o Bernard), hubiera tenido mejores números y quién sabe si mejor resultado final. No obstante, tampoco fue su mejor partido, y hubo situaciones de red-zone que debió haber resuelto de mejor manera, y una vez más, pareció superado por el ambiente (delay of game).

 

Erickson, Huber y Core: El retornador lleva dos partidos consecutivos con dos buenos retornos, que son exactamente dos más de los que le recuerdo a Tate. Le ha costado, pero por fin se ha hecho a la posición, y me parece de las escasas mejorías (por no decir la única) con respecto al año pasado. El punter por su parte también tuvo un buen día, borrando un poco la imagen ramplona de las últimas citas. Core fue inexistente en ataque (no entiendo por qué no participa más si es el único que puede irse en profundo y, como vimos en el Hail-Mary, Dalton tiene potencia para lanzar lejos) pero en equipos de cobertura de retornos estuvo muy activo.

 

A.J. Green y Eifert: Son dos jugadores que definitivamente marcan diferencias. Ahora bien, no podemos pretender que Eifert contenga a un jugador de la talla de Pierre-Paul. Ahí, como en tantas otras facetas, Spagnuolo le ganó la partida a Zampese.

 

Kirkpatrick e Iloka: Espectacular intercepción la del CB, adelantándose al receptor. No sé si de forma intencionada o no, Odell Beckham estuvo más con Jones, pero que Kirkpatrick no cometa ninguna cagada importante es para destacar (¡a dónde hemos llegado!). También buena identificación de jugada por parte del safety en la suya. Ha recuperado su “ballhawkalidad” y estuvo muy atento a los atacantes que se escapaban, acabando como el tercer placador del equipo en el encuentro.

 

Redactor en Bengals.es
Redactor en Spanish Bowl
Ex-Redactor de la AFC Norte de la NFL en el Diario AS
Colaborador de “La Perrera Brown”.
Integrante del foro de los Cincinnati Bengals en NFLHispano.com

Escribe tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *