La señas de indentidad de los Cincinnati Bengals

1- Los Cincinnati Bengals

Empecemos por el principio. Para entender de dónde venimos debemos retrotraernos a 1963, año en el que Paul Brown, figura imprescindible de este deporte, fue despedido de los Cleveland Browns, equipo al que había dado nombre y bajo cuya dirección alcanzó lo más alto de la competición. Rumiando su venganza, en 1965 convenció al gobernador de Ohio y al ayuntamiento de Cincinnati para que apoyasen el establecimiento de un equipo de football profesional en la ciudad. Así, cuando en 1967, en su afán por competir con la NFL, la liga AFL aprobó la creación de una nueva franquicia, el proyecto liderado por Brown y su hijo Mike fue el elegido. El nombre escogido fue “Bengals”, retomando el nombre de un antiguo equipo que jugó en la ciudad a finales de los años 30. Los colores, el mismo naranja de los Browns (para meter el dedo en la llaga) junto con el negro. El logotipo original, simplemente la palabra “BENGALS” a los lados del casco.

2- Los colores que lo representan

Actualmente, éstos son los 3 uniformes de los Cincinnati Bengals aunque durante su historia han habido muchas modificaciones.

 

 

 

3- Su estadio

El Paul Brown Stadium es la sede actual de los Cincinnati Bengals y fue  inagurado el 19 de agosto del año 2000 y con capacidad para 65.500 espectadores. Es de uso exclusivo del equipo gracias a los habitantes del condado de Hamilton, que en 1996 decidieron subirse los impuestos para la construcción de dos estadios. Uno fue el ya citado Paul Brown Stadium y el otro fue el Great American Ball Park en el que actualmente juega la otra franquicia de deporte profesional que tiene la ciudad de Cincinnati, los Reds de la MLB. Al Paul Brown Stadium también se le conoce como “The Jungle” (La Jungla) evidentemente, por ser el hábitat natural de los tigres de Bengala, pero también por la canción de Guns N’ Roses “Welcome to the jungle” que atrona en el estadio cuando el equipo salta al campo entre rugidos de tigre por megafonía y griterío en la grada.

Anteriormente los Bengals tuvieron 2 estadios más. El Nippert Stadium entre 1968 y 1969 (mientras pertencían a la antigua AFL antes de la fusión) con un balance de 7-20 y posteriormente el Riverfront Stadium desde 1970 hasta el 2000, estadio que compartían con los Cincinnati Reds de baseball y sede, hasta el momento, de sus mejores momentos deportivos (los años 80) pero también de sus peores (los años 90)

4- WHO DEY?….NOOOOOOOOOOBODY!

Un partido de los Bengals no sería lo mismo sin John Clarke. Este vendedor de coches Hyundai y Acura con su camiseta de #1 FAN, el casco de obrero atigrado y sus enromes guantes “WHO” y “DEY” es una figura indispensable en la grada del Paul Brown Stadium.

La mascota de los Bengals es, como no, un tigre llamado, como no, “WHO DEY”. Dicen, los que le conocen bien que le gusta leer, escuchar música y montar en su scooter para hacer ejercicio. Su libro favorito es “Where the Wild Things Are” de Maurice Sendak y siempre canta su canción favorita “Welcome to the Jungle” de Guns N’ Roses. Los alimentos favoritos de Dey son el cuervo frito, el perro seco con tostadas y los acereros salados con un poco de miel.

Pero, ¿ de dónde viene y qué quiere decir “WHO DEY”?. Who Dey , nuestro grito de guerra más conocido, empezó a escucharse en la campaña 1981 que acabó en Super Bowl. En el punto álgido de una impresionante racha de victorias seguidas, una parte del público cantaba :“ Who They think is going to beat them Bengals ” a lo que otra parte respondía “Noooobody” , alargando la “o” como en un popular anuncio de la época. La frase no tardó en derivar al más reconocible “ Who Dey think is gonna beat dem Bengals” de nuestros días. La traducción al castellano más o menos sería esta: “¿Quién coño se cree que va a ganar a los Bengals?”.

5-ICKEY WOODS

Los motivos por los que un aficionado al football se hace seguidor de un determinado equipo son inescrutables. Tres saltitos a la derecha, cambio de mano del balón y otros tres saltitos a la izquierda, repetimos los saltitos a la derecha, tres saltitos más a la pata coja y spike del balón, estiloso contoneo general con el dedo índice apuntando hacia arriba. Muchos se han convertido en fanáticos de los Bengals por culpa del “Ickey Shuffle”. Manda huevos.

En la actualidad, las celebraciones más o menos originales tras una anotación son habituales. Desde las simpáticas de Ochocinco, a las hirientes de Moss o T.O. se han prodigado en tal exceso que la NFL se ha visto obligada a ponerles coto, prohibiendo las que consideraban más ofensivas. Sin embargo, en 1988 esto no era nada frecuente. De hecho, ni siquiera había una normativa al respecto y ésta fue una más de las muchas reglas que, de forma activa o pasiva, los Bengals han introducido en la NFL. Cada touchdown convertido por Ickey Woods era celebrado de la forma indicada arriba, y cuando hacerlo en la endzone empezó a suponer yardas de castigo para el equipo, trasladó su característica danza a la banda, donde sí estaba permitida. El bailecito se hizo tan popular que el ratón Mickey lo incluyó en su espectáculo “Disney sobre hielo” y aún hoy se recuerda en anuncios comerciales como los de Geico.

Pero el Impacto de Ickey Woods en la historia bengalí va mucho más allá de su peculiar coreografía. Elbert L. Woods (lo de “Ickey” fue el apodo que le pusieron sus hermanos que pronunciaban su nombre “eee-eee” como si fuera un metro entrando a la estación, lo que les recordaba a un personaje de dibujos animados llamado Ickey) llegó como un auténtico tren de mercancías a la NFL. Su temporada rookie arrasó la liga con 1066 yardas y 15 TDs pese a estar listado oficialmente como fullback. Eran otros tiempos. Entonces se corría de verdad y el poderoso estilo de Ickey era imparable, sobre todo en jugadas de goal-line. Su presencia fue determinante para llevar al equipo a la SuperBowl XXIII, en la que fue el máximo corredor. Sin embargo, como de costumbre, la maldición se cebó con nosotros. Al año siguiente, en un partido contra los Steelers (no podían ser otros…) se torció el ligamento cruzado anterior de su pierna izquierda. Tras más de un año en el dique seco, a su regreso se lesionó la otra rodilla. La prometedora carrera del bueno de Ickey acabó apenas iniciada.

6- APORTACIONES DE LOS BENGALS A LA NFL

LA WEST COAST OFFENSE: Pocas injusticias mayores se han cometido bautizando estilos de juego. Esta popular ofensiva, ni es de la costa, ni mucho menos del Oeste. Nació en Cincinnati.

EL ATAQUE NO-HUDDLE: Decir que inventamos el ataque no-huddle podría tacharse de demasiado presuntuoso. De toda la vida, cuando el tiempo apremia y hay que anotar, se ha agilizado la ofensiva. Sin embargo, un hecho innegable es que el ataque de Cincinnati de 1988 cambió cómo entender este concepto, llevándolo más lejos que nadie: hacerlo de manera habitual.

LA DEFENSA ZONE-BLITZ: Aunque los conceptos ya se conocían de antes, fue nuestro coordinador defensivo Dick LeBeau quien los popularizó. Era la “versión defensiva” del ataque no-huddle para confundir en este caso, a la ofensiva rival. Consistía básicamente en dejar caer en cobertura a rushers, y aprovechar el desconcierto en la OL contraria para que entrasen en blitz quienes debían cubrir.

 

7- En las redes

#Whodey es la etiqueta que los fans utilizan más en las redes sociales cuando hablan del equipo