Previa Bengals – Buccaneers

En ataque

Resulta incuestionable el impacto que las lesiones están teniendo en esta unidad, así que enfocaré mi análisis en función de ellas.

 

El cuerpo de tight-ends está bajo mínimos. Eifert y Schreck en IR, y a Kroft aún le quedan varias semanas de recuperación. De los 4 que iniciaron la liga sólo queda sano Uzomah (quien, por cierto, es el long-snapper de emergencia, ya que Harris también está lesionado con una conmoción, y su baja puede ser importante, ya que implica poner a un nuevo LS y cortar a otro miembro de la plantilla).

 

Acompañando a Uzomah para tareas de bloqueo estará el recién fichado Lengel, y para ayudar en equipos especiales hemos subido a Franks desde el PS. Así las cosas, creo que Lazor debería ir prescindiendo de la estrategia de doble TE hasta que no recuperemos efectivos.

 

La formación ofensiva base será por tanto con personal 11, es decir 3 WRs, en la que veremos quién será ese tercer WR. Ross está lesionado para varias semanas, así que para los entrenadores, ahora el WR3 es Core. Si, Core. Aunque Malone podría ser el más parecido a Ross, volverá a tener una participación testimonial, siendo activado simplemente por ser de los pocos jugadores que aún quedan sanos. No incluyo a Erickson porque su puesto es de WR-slot, posición que normalmente suele cubrir Boyd (o el propio Green apareciendo por sorpresa, siendo realmente efectivo, en lo que viene a ser probablemente la innovación táctica más interesante de Lazor).

 

El center Price ha empezado a entrenar, aunque sus opciones de jugar esta semana son aún remotas. No se esperan por tanto novedades en la OL, salvo que la lesión de Hart sea más grave de lo que parece. El problema es que también Fisher anda tocado, por lo que lo único que nos faltaría es que tuviésemos que alinear a Ogbuehi. Si se diera este extremo, yo optaría mejor por pasar a Boling al RT y poner a Westerman de LG.

 

Ya he comentado el impacto que las ausencias de Eifert y Ross tienen en el playbook ofensivo. El plan de juego, sin amenaza profunda ni válvula de seguridad en corto, se ve claramente afectado. Sin embargo, tampoco es despreciable la importancia de las bajas de Kroft y Bernard sobre todo en la protección a Dalton. No sólo perdemos armas, sino escudos. Lengel es claramente inferior, y Walton no ha demostrado nada en ningún aspecto.

 

Así que, ante la falta de más alternativas, de nuevo habrá que confiar en el tridente Dalton-Mixon-Green, espero que esta vez con mayor protagonismo del RB. A la defensa de Tampa se le puede correr, siendo más interesante hacerlo por el exterior, ya que así, de paso, hacemos pensar a Pierre-Paul (que está realizando una gran campaña, con 5 partidos consecutivos anotando un sack) se piense si presionar o quedarse en contención.

 

También nos vendría muy bien que Boyd se hiciese notar un poco más que el pasado encuentro. La defensa de los Bucs es la que más yardas aéreas concede (327 por partido). Quizá la tarde no sea la más propicia para lanzar, pero buscando pase corto con posibilidad de ganar yardas después de la recepción se podría avanzar.

 

Redactor en Bengals.es
Redactor en Spanish Bowl
Ex-Redactor de la AFC Norte de la NFL en el Diario AS
Colaborador de “La Perrera Brown”.
Integrante del foro de los Cincinnati Bengals en NFLHispano.com

Escribe tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *