Bengals 2019Previas

Previa Bengals-Cardinals

Cumplido el primer cuarto de liga y la primera victoria está aún por llegar. No deberíamos entrar en pánico. En el fondo, sabíamos que esta temporada iba a ser de transición, y las transiciones suelen conllevar escasas victorias y, por tanto, pocos motivos de alegría para los aficionados. Sin embargo, la visita de los Cardinals proporciona una de las escasas posibilidades de romper la maldición de no obtener aún ningún triunfo. Las casas de apuestas nos dan favoritos por 3 puntos y medio, y ésta es una situación que probablemente no se repetirá demasiado a lo largo de la competición.

Será la 12ª vez que nos enfrentemos a Cardinals. El balance nos es favorable por 6 a 5, con una clara ventaja como locales (6-1). El último partido que disputamos, en Arizona en 2015, lo perdimos de forma dolorosa contra Palmer, tras remontar una desventaja de 17 puntos en el último cuarto y caer por un field-goal cuando quedaba menos de un minuto. Sin embargo, el partido que mejor recordamos fue aquel de 2011 en el que Simpson anotó un acrobático touchdown volteando por encima de un defensor. Por cierto, como en aquel día, vestiremos de camiseta naranja y pantalón blanco.

Aparte de acoger en su día al citado Judas, en los actuales Cardinals juega de RT titular Justin Murray, quien estuvo en nuestro practice squad en 2017. También están en su plantilla el DT McDonald y el DB Shaw, quienes dejaron un buen recuerdo en Cincinnati. Sin embargo, en este apartado de conexiones, lo más destacable es que su coordinador defensivo es Vance Joseph, antiguo entrenador de secundaria en nuestro equipo y, en su día, uno de los candidatos que con más fuerza sonó para sustituir a Lewis.

Nos arbitrará el californiano John Hussey, representante de ventas al por menor cuando no arbitra en la NFL, trabajo que lleva realizando desde 2002 como juez de línea, y desde 2015 como árbitro principal. Como tal, nos ha pitado en 3 partidos, con un balance de 2 a 1, siendo las victorias sendos partidos como locales contra Cleveland. Es un colegiado en cuyo curriculum predominan las victorias de los equipos de casa, esperemos que siga la racha.

Para la tarde del encuentro se esperan ligeras precipitaciones en Cincinnati (probabilidad de lluvia del 50%), por lo que recomendamos a nuestro compañero Juanra de “La Jungla”, quien tendrá la suerte de poder asistir en directo al evento, que se lleve paraguas o al menos, un chubasquero. La temperatura será buena, 25ºC con algo de viento ligero que no debería servir de excusa a los pateadores. Aún no lo he dicho pero se jugará en el horario habitual del primer turno, es decir, las 7 de la tarde en España, 12 del mediodía en México.

En ataque

Después de encajar 8 sacks contra Steelers, obviamente las miradas deben dirigirse hacia la línea ofensiva. Sin trincheras no hay football, y la nuestra, que era de arenisca, se está desmoronando. Glenn está batiendo records de la conmoción con mayor rehabilitación de la historia y volverá a estar ausente. Redmond se reincorpora tras la sanción de 4 encuentros, pero bajemos expectativas, se trata del mismo Redmond que también era un coladero en 2018. El experimento de lanzar a los leones al novato Jordan no está funcionando, y creo que poner a Price de LG sería un mal menor. Por desgracia, en los OTs no tenemos alternativas.

Dalton viene de varios partidos malos. Es posible que no toda la culpa sea suya, pero sin duda, como director de la ofensiva, es su responsabilidad que ésta funcione. Está en una tesitura en la cual hay más posibilidades de que el año próximo le esté echando el aliento en el banquillo no un QB de 4ª ronda sin más proyección que ser reserva, sino un rookie de 1ª ronda, con toda la afición pujando para que juegue. Le queda un año de contrato, y con cada mal partido, está un poco más lejos de la renovación. Necesita reivindicarse, y contra una defensa que es la penúltima de la liga en yardas concedidas, parece el momento óptimo.

En los últimos encuentros, Mixon está cobrando mayor protagonismo, y éste es el camino a seguir. Debemos buscarle sobre todo en carreras exteriores o pases a la flat, donde su explosividad le da ventaja sobre los defensores. En estos 4 partidos aún no han tenido ni un solo toque de balón ni Williams ni Perine, corredores cuyas cualidades podrían adaptarse mejor a las carreras centrales, o actuar éste último abriendo paso a Mixon como en ocasiones hacían en Oklahoma.

El juego aéreo estará nuevamente huérfano de su líder Green, pero además, hemos perdido a Ross para todo el año (no os hagáis ilusiones, no va a volver). Nos quedamos sin las manos más seguras y las piernas más rápidas. Boyd tendrá nuevamente que multiplicarse como “chico para todo”, mientras que Tate, por cierto líder entre los receptores los últimos dos encuentros, estará muchos snaps en el campo. Pero Tate es un receptor grande, físico, lento. Todo lo contrario que Ross. Será más útil en terceros downs, pero me gustaría ver más en acción a Erickson, seguramente más parecido a Ross.

Otro “invisible” al que ya le va tocando aparecer es Eifert. Está bien ser prudente con él, pero estamos en una situación en la que, sin juego de carrera y sin tiempo para Dalton en el pocket, su papel en pases rápidos se vuelve fundamental. Es posible que Taylor no sepa muy bien cómo utilizar a los tight-ends, pero en el estado precario que se encuentra nuestra ofensiva, más vale que empiece a maximizar todos nuestros recursos.

En defensa

Si nuestra línea ofensiva es tan patética que concede 4,8 sacks por partido, la de Cardinals es aún peor en este apartado, encajando una media de 5. Es una oportunidad inmejorable para que nuestro passrush repunte de un pésimo enfrentamiento contra Steelers donde ni siquiera tocaron ni una sola vez a Rudolph. El regreso de Lawson debería ayudar en esta faceta, incrustándolo como 5º hombre en la línea defensiva.

Sin embargo, donde hay que centrarse es en neutralizar a su RB Johnson. Es un jugador de enorme calidad, que puede hacernos un traje como no seamos capaces de contenerlo (y de momento, no hemos podido parar a ningún corredor) no sólo por tierra, sino por aire, donde es un gran receptor. No sé quién, pero un linebacker debería estar continuamente pendiente de sus evoluciones. Brown es lento, Vigil fallón. Quizá Evans, que por alguna razón no está teniendo el tiempo de juego que debería, dado el papelón de los anteriores.

Tal vez la respuesta podría venir de la secundaria. Shawn Williams está limitado por lesión, y es probable que Fejedelem y Wilson vean más acción. Sabéis que Williams nunca fue santo de mi devoción, por lo que no vería una mayor participación de Wilson, aunque sólo sea por ver qué pasa. También llevo observando que Kirkpatrick está mucho más dentro de la caja, quizá para que al estar más rodeado quede más protegido.

El juego de Arizona es muy abierto, por lo que nuevamente Bates va a verse comprometido a ayudar a sus compañeros de un lado a otro del campo. Su misión no solamente será la de bombero apagando los incendios provocados por los cornerbacks, sino estar atento para sacar partido de posibles lanzamientos erráticos de Murray fruto de la presión. Es muy importante que la defensa no sólo genere turnovers, sino que los trasforme en puntos.

El rival

Por segunda semana consecutiva, nos enfrentamos a un rival que, como nosotros, tampoco conoce la victoria en el curso 2019. Al menos, ellos tienen el empate que consiguieron contra Lions, por lo que no todo son derrotas. Idéntico paralelismo se puede aplicar a la banda, con dos entrenadores jóvenes y novatos en esta responsabilidad en la NFL, en búsqueda del primer triunfo. Es por tanto un equipo que no tiene nada que perder, tan sólo poner en práctica su esquema de juego para ir creciendo con él.

Había muchas dudas sobre su QB Kyler Murray cuando fue drafteado. Que si era bajito, que si le interesaba más el béisbol,… A mí, en sus 4 intervenciones, me ha convencido de que es un QB de NFL. Podrá ser mejor o peor, se podrá cuestionar si merecía ser el pick#1 del draft, pero creo que tendrá una buena carrera profesional. Obviamente, está en un punto de su evolución en los que alterna grandes jugadas con cagadas; pero es lo habitual en un rookie, y algo de lo que debemos sacar partido. Tiene un buen brazo, pero también buenas piernas, por lo que no debemos confiarnos. Si penetramos en el pocket debemos derribarle, o puede conseguir el primer down corriendo.

Su plantilla combina veteranos contrastados, como el enorme Fitzpatrick o el conocido Suggs, con muchos jóvenes drafteados en los últimos años. No está exenta de calidad. El linebacker Hicks lidera la liga en placajes. Tienen dos jugadores entre los 20 primeros «sackeadores» (el citado Suggs y Chadler Jones, que salen casi a sack por partido). El novato Isabella está entre los 15 mejores retornadores. Es un equipo mejor de lo que su clasificación pudiera hacer pensar, penalizado por estar en una división muy competida.

La clave

Debemos hacer funcionar el ataque. No podemos seguir perdiendo la batalla del reloj como en partidos anteriores, porque la defensa llega exhausta al final, y pasa lo que pasa. Hay que insistir hasta consolidar el juego de ataque, para liberar a Dalton de presión. Ya sabemos que cuando se siente amenazado, se vuelve aún más errático por su escasa movilidad para ganar tiempo en el pocket.

Si Turner es un buen entrenador de líneas ofensivas, ahora debe empezar a demostrarlo. Su unidad está siendo peor que el año pasado (que ya fue malo) con prácticamente los mismos jugadores. Pese a su pasado común con Taylor, su puesto también estará en entredicho como no reaccione.

Necesitamos que la defensa dé otro paso más adelante. Tenemos un ataque anémico que ningún partido ha sobrepasado los 20 puntos, algo a todas luces insuficiente en la NFL actual. Aparte de contener al rival, deben aportar puntos (pero si estos vienen de los retornos en equipos especiales, también me valen).

En definita, las claves serían dominar el reloj con Mixon en ataque, e intentar ser agresivos en defensa, con más pass-rush y turnovers. No podemos volver a sufrir esos bajones en las segundas partes. Es un partido que se debe ganar, y que además, creo que vamos a ganar. Estoy convencido que la presencia en la grada de nuestro compañero Juanra y esposa nos dará suerte, y nuestro equipo le regalará una victoria como regalo de bodas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.