Previa Bengals – Dolphins

Ya se ha consumido el primer cuarto de liga. Esto corre que vuela. Normalmente debería hacer un alto en el camino para analizar con calma estas cuatro jornadas, pero la vorágine nos arrastra y habrá que hacerlo sobre la marcha, aprovechando las oportunidades que me permitan cada nuevo artículo.

 

La próxima jornada nos enfrentamos dos equipos con idéntico balance de 3-1. Este dato debería avergonzar a tanto analista que tan sesudamente apenas daba un par de victorias tanto para nosotros como para los Miami Dolphins, nuestros rivales del domingo. Ambos encabezamos nuestras respectivas divisiones, un hecho que no sucede demasiado a menudo en los últimos años, y que añade a este partido una trascendencia inusitada cuando se conoció el calendario.

 

No creo que esta circunstancia se deba al azar. Tampoco, al manido argumento al que se aferran quienes pretenden defender lo indefendible de sus posturas del “calendario cómodo”. Ambas escuadras hemos superado compromisos complicados ante equipos férreos, ya sea por su ofensiva desarbolante o su defensiva feroz. También se pueden trazar obvios paralelismos entre los QBs. Tanto a Dalton como a Tannehill se les han negado insistentemente sus méritos para permanecer en la liga. Denostados, como en la actualidad se tiende a menospreciar cualquier QB cuya calidad esté por debajo de la de Aaron Rodgers. Sin embargo, cuando la salud, tanto la propia como la de sus principales objetivos, se ha mantenido incólume, han demostrado una indiscutible seriedad para solventar sus compromisos. Que en el fondo, es lo que se pide a un QB.

 

El domingo nos veremos las caras a las 7 de tarde hora española, 12 del mediodía en México D.F. El día en Cincinnati estará nublado, con una temperatura rondando los 28ºC pero una humedad de más del 70%. La probabilidad de lluvia es baja, pero puede que el viento llegue a ser molesto. Las series contra los delfines no nos han sido históricamente nada propicias. Es cierto que ganamos el último enfrentamiento hace un par de años, pero ellos nos han ganado 4 de los últimos 3, para un total de 16 victorias suyas (17 contando playoffs) por sólo 6 nuestras. Además, en los partidos disputados en Cincinnati, el balance también les es favorable a ellos por 9 a 4.

 

En el partido se dará la curiosa circunstancia de que nuestro coordinador ofensivo ocupó el mismo cargo en los Dolphins entre 2014 y 2015, mientras que su coordinador defensivo, Matt Burke, fue nuestro entrenador de linebackers durante ese mismo periodo de tiempo. No hay más conexiones entre ambas plantillas, aunque me gustaría destacar otro dato curioso: Florida es el estado de las naranjas, y precisamente de este color vestiremos el domingo. Combinado además con pantalón negro, un uniforme con el que jamás hemos perdido ningún partido.

 

Nos arbitrará Craig Wrolstad, un colegiado que lleva en la liga desde 2003, pero sólo desde 2014 como árbitro principal. Este director atlético de instituto en Seattle, ya nos ha dirigido en 3 ocasiones, y en todas ellas hemos salido victoriosos. Esperemos que no se rompa la racha.

 

Redactor en Bengals.es
Redactor en Spanish Bowl
Ex-Redactor de la AFC Norte de la NFL en el Diario AS
Colaborador de “La Perrera Brown”.
Integrante del foro de los Cincinnati Bengals en NFLHispano.com

Escribe tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *