Bengals 2020Previas

Previa Bengals-Jaguars

Un empate siempre es mejor que una derrota, pero deja insatisfecho. El próximo domingo, ante una reducida presencia de aficionados en el graderío, esperemos que ruidosa y animosa, volvemos a jugar en casa con la intención de quitarnos esta agridulce sensación y lograr nuestro ansiado primer triunfo. Las apuestas nos colocan, por primera vez en la temporada, como favoritos por 3 puntos. Debemos confirmar que nuestro juego sigue en ascenso, y que jornada a jornada reducimos los múltiples errores que semanalmente denunciamos.

De nuevo, el rival es propicio. Jaguars sorprendió a Colts la jornada inaugural pero después ha encadenado dos peleadas derrotas. Su plantilla está en reconstrucción, a los mandos de un carismático QB (el bigotudo Minshew) y una defensa renovada, sin las divas del pasado. No va a ser un partido fácil. De hecho, tanto ofensiva como defensivamente tienen mejores números que nosotros, pero es un equipo “de nuestra liga”, de los que deberían estar a nuestro alcance.

Históricamente, Jacksonville domina la serie entre ambas escuadras por 13 a 9, pero les hemos ganado 4 de los últimos 6 enfrentamientos (aunque sus 2 victorias de esta etapa han sido precisamente las dos últimas veces que nos hemos visto las caras). Hablando de ver caras conocidas, volverán al Paul Brown Stadium nuestro ex-tight-end Eifert, así como nuestro recordado coordinador ofensivo Jay Gruden. A quien no echaremos de menos, en especial A.J. Green, será a su ex-CB Jalen Ramsey, con quien tuvo una pelea en el campo que costó la expulsión de ambos.

El encargado de poner paz y que impere la justicia será el colegiado Alex Kemp, quien tiene una compañía de seguros en Greenville (Michigan), y cuyo padre, Stan, también fue árbitro de la NFL. Como viene siendo costumbre este año, nos toca otro réferi con poca experiencia, ya que solamente es árbitro principal desde 2018. En estos dos años nos ha arbitrado tres veces: las victorias en casa ante Buccaneers y Raiders en 2018, y la derrota en Nueva Inglaterra del año pasado. Espero que conforme haya ido adquiriendo madurez, haya reducido su propensión a lanzar pañuelos amarillos.

Ya estamos en octubre, así que la tarde será fresquita en Cincinnati (unos 12ºC), con cielos nublados y una probabilidad de lluvia del 40%. Vestiremos de camiseta negra y pantalón blanco, nuestra equipación más tradicional y aún inédita este año. Os esperamos a todos desde las 7 de la tarde en España, 12 del mediodía en México, en este duelo felino entre jaguares y tigres de Bengala que se disputará en la festividad de San Francisco de Asís (felicidades a todos los Pacos), por cierto, día internacional de los animales.

Por primera vez en la temporada Burrow podrá sentir en aliento de su afición. Estarán permitidos, siempre con mascarilla, hasta 1500 espectadores por sector, lo que sumará un total de 6000, por lo que el Paul Brown Stadium lucirá una de sus mejores entradas…

 

En ataque

Hay una clara prioridad: evitar que maten a Burrow. Para ello, debemos efectuar cambios en la línea ofensiva, ya sea de personal, de esquema de bloqueos o de actitud. Turner está últimamente alabando mucho a Hart. Me parece muy bien, si tanto le gusta, que se busquen un hotel y den rienda suelta a su amor, pero en nuestra OL, que pongan a otro en su lugar. El domingo nos enfrentamos a otros dos buenos rushers: Josh Allen y K’Lavon Chaisson. Ambos primeras rondas en 2019 y 2020. Por cierto, el segundo, ex de LSU, ya está comentando en redes la pesadilla en que se quiere convertir para su compañero de universidad.

El segundo punto del orden del día es revitalizar el juego terrestre. Nos enfrentamos a una buena unidad en este apartado (15º de la liga) por lo que nuevamente va a tener que sudar Mixon cada yarda. En principio, nada apunta a cambios sustanciales. Ni rotación de personal, ni más acciones de option, ni carreras exteriores, ni utilización de Carter como fullback… Igual una alternativa sería que Burrow le buscase más en check downs, y que su talento permita romper placajes y convertir probables mínimas ganancias en big-plays.

Con lo anterior, Burrow también reduciría el riesgo de ser “sackeado”. Una alternativa a sufrir tantos golpes es soltar antes el oval. Ya sea hacia un compañero, aunque no gane muchas yardas, como a la grada si no hay mejor opción. Hay que adaptarse a las circunstancias, y si la OL no aguanta el tiempo suficiente para que se desarrolle una jugada de pase profundo, lo más sensato es ir en corto en rutas slant o similar, y dejar los lanzamientos largos cuando necesitemos alejar la defensa del box … y que la plaza de Ross sea aprovechada por otro jugador. Es lo que hay, de momento.

Por este motivo, nuevamente debemos hacer de Boyd nuestro WR1, y dejar a Green, Tate, Sample o Higgins para situaciones concretas en 3er down o red-zone. Aunque los safeties de Jags ya han vuelto a los entrenamientos, siguen con molestias, por lo que quizá no estaría mal intentar algún pase profundo para testearles, o ver cómo reaccionan ante las salidas de Mixon o Bernard como receptores. Importante también que si Burrow ve la oportunidad, trate de ganar yardas corriendo.

La protección a Burrow será fundamental para nuestras aspiraciones (foto: USA Today Sports)

En defensa

Fundamental consolidar la solidez en los placajes. Si el defensa llega al portador del balón significa que la disposición defensiva ha sido correcta y que el jugador posee las cualidades de velocidad e inteligencia para hacer su trabajo. Pero si una vez ahí, no es capaz de asegurar con su placaje que la jugada termine, no sirve para nada. Estoy pensando en Bates que, como último hombre, un error suyo es como cuando falla un portero de futbol, que es gol. Pero también en Hubbard, que le sobra corazón para superar la barrera, pero le falta técnica para finalizar la jugada por su impetuosidad. El problema no es que sea una mala racha. Estas deficiencias las arrastran desde rookies y no han sido corregidas.

En el tema de lesiones, noticias buenas y malas. La vuelta de Atkins a los entrenamientos es una excelente noticia. Todos estamos deseando verle por fin formando pareja con Reader en el centro de la línea defensiva. Su presencia debería resucitar un pass-rush interior todavía inexistente. Mejor no nos formemos excesivas expectativas, porque le costará coger ritmo, pero sin duda su presencia generará mayores oportunidades para los rushers exteriores de que Minshew “caiga” en sus brazos. Lawson está inspirado y hay que aprovecharlo (antes de que se vuelva a lesionar).

La noticia mala es la conmoción del LB Wilson, que le va a dejar en la grada, esperemos que por poco tiempo (ya tenemos malas experiencias con conmociones de linebackers con el número 55). Una pena, porque el novato estaba mostrando signos de crecimiento deportivo, y este parón frenará su progresión. En su ausencia, el otro novato, Davis-Gaither será el encargado de dar relevo a Pratt y, sobre todo, Bynes, en situaciones de pase. Se espera que la formación 4-2-5 siga siendo la predominante.

En secundaria podemos encontrarnos con la ausencia de Alexander, lo que vendría a debilitar un cuerpo de cornerbacks sobre el que planean dudas. Si no es de la partida, lo lógico parecería pasar a Phillips al slot, y cruzar los dedos para que Sims no desentone en el exterior. No son sus WRs los que más me preocupan, sino el posible daño que nos puedan hacer sus tight-ends. Ni Bell ni Williams son buenos en cobertura, por lo que me preguntó por qué no utilizamos en defensa a Wilson, en vez de reservarle únicamente para los retornos de kickoff.

Debemos aprovechar la habilidad de Lawson para llegar al QB ahora que todavía está sano (foto: www.cincinnati.com)

El rival

Jacksonville pareció al principio de temporada, por cómo se desprendía de buenos veteranos, que haría tanking para asegurarse a Lawrence en el próximo draft; pero lo cierto es que está compitiendo bravamente, y que Minshew está resultando un QB más competente de lo que aparentaba. Mérito de nuestro viejo conocido Jay Gruden, que recordemos también supo optimizar las escasas cualidades de Dalton. Son un equipo muy joven (un tercio de la plantilla son rookies) con mucho entusiasmo y nada que perder.

Como decía, Minshew cada vez está más asentado en su puesto de QB. Sus 6 TDs deben prevenirnos de que, si no somos capaces de presionarle, nos puede poner en apuros. A nuestro favor, que su center titular, Linder, lo más probable es que se pierda el partido por lesión, lo que ayudará a Atkins en su regreso.

Otro factor que considerar son sus 3 intercepciones. Conley no ha empezado a buen ritmo, y la lesión de Chark provoca más carga de trabajo para el novato Shenault. Nuestra secundaria tiene una buena oportunidad para anticiparse a sus lanzamientos y conseguir intercepciones o, al menos, impedir que complete pases.

Preocupante el inesperado buen arranque liguero de su RB rookie Robinson. Peligroso corriendo por su capacidad para escurrirse entre líneas, pero una amenaza también como receptor en rutas abiertas. Fundamental limitarle para que su juego ofensivo se centre en Minshew.

Su defensa sólo ha conseguido 3 sacks en 3 partidos. Esto debería contentar a nuestra OL, pero menospreciar a dos rushers como Allen y Chaisson puede ser contraproducente. Tras ellos, los LBs titulares son Jack y Schobert, ambos de lo mejorcito de la NFL, pero perdieron por lesión al SLB Jacobs, y por ahí se nos puede abrir un hueco.

En secundaria, se espera que Hayden cubra a Green, lo que dejaría emparejamientos más favorables para Boyd y el resto de WRs. Sus safeties son posiciones claramente mejorables, sobre todo tras las lesiones de sus FS Watson y Wingard.

Presionar a Minshew puede ser clave para cortocircuitar el ataque de los Jaguars (foto: www.thestar.com)

La clave

Básicamente, debemos encontrar la manera de que Burrow pueda jugar con más comodidad. Parece ser que estrenaremos nuevo titular en el RG con Redmond, a la espera de la vuelta de Sua-Filo. Lo que ganamos en experiencia lo perdemos con su facilidad para hacer faltas. Si conseguimos que Burrow mueva las cadenas, y les forzamos a dejar más personal en secundaria, podemos encontrar más huecos para Mixon.

En defensa, vigilancia sobre Robinson. Si minimizamos su juego de carrera, es posible que por aire tengan más problemas. Hay que forzar terceros downs largos para obligarles a arriesgar y que su ofensiva no tenga continuidad. Y por supuesto, evitar manosear demasiado para evitar costosas penalizaciones. Ya hemos visto que los árbitros no nos pasan una.

Un punto a nuestro favor son los retornos. Tanto Wilson como Erickson lo están haciendo bien, y debemos seguir en esta línea para conseguir buenas posiciones de campo, o mejor aún, alguna anotación. Aunque me conformaría con no tener que nombrar a Bullock en el próximo artículo.

Como conclusión, me parece que éste puede ser de los pocos partidos ganables que tenemos en el calendario, y no podemos dejarlo pasar. Mi previsión es nuevamente un partido ajustado (somos los Bengals, es impensable no sufrir), pero que traerá el primer triunfo a la carrera de Burrow.

Burrow vs Minshew. Cigarros contra bigotes. Dos QBs jóvenes y carismáticos frente a frente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.