Bengals 2021Previas

Previa Bengals-Jaguars

Apenas sin tiempo para disfrutar de la victoria frente a Steelers nos llega ya, prontito en la temporada (no fuera que hiciésemos una mala campaña y más adelante resultase irrelevante) el partido del Jueves por la noche. El Thursday Night Football que para los seguidores españoles nos llegará a las 2:20 de la madrugada ya del viernes. Mejor horario para nuestros amigos mexicanos (7:20 de la tarde) y argentinos (9:20 de la noche).

Será un partido emotivo, porque supondrá la inauguración oficial del anillo de honor, una de las más aplaudidas novedades de 2021. Rendiremos homenaje a 4 leyendas bengalíes como el fundador Paul Brown, el desaparecido CB Ken Riley, el QB Ken Anderson y el LT Anthony Muñoz. Una noche en la que hay que darlo todo por ellos, que dejaron una impronta imborrable en la liga, y no siempre justamente recordada por la NFL.

Para la cita dejaremos de vestir de blanco… pero tampoco lo haremos de negro. El uniforme previsto será camiseta naranja combinada con pantalón blanco (hubiera preferido negro). Supondrá el regreso de un recordado WR, Marvin Lewis Jones, que apura sus últimos años en la liga en el equipo de Florida, todavía rindiendo a buen nivel. Por nuestra parte, sólo el entrenador de DL, Hobby, estuvo dos años con los de Jacksonville. Hay que señalar que, aunque el balance global es favorable a ellos por 13 a 10, les hemos ganado en 5 de los últimos 7 enfrenamientos. La última victoria fue precisamente el año pasado, en la que supuso el primer triunfo de aquella campaña, también en la 4ª jornada.

Todo esto está muy bien, pero lo que la gente quiere ver, lo que ha provocado que NFL Network se interese por este partido, es por el enfrentamiento entre los dos QBs elegidos nº1 en el draft en los dos últimos años. Bengals contra Jaguars no importa a nadie, pero Burrow contra Lawrence, esto ya es otra cosa. Obviamente, la referencia será el LSU-Clemson de la final universitaria de 2019, donde nuestro QB dejó sin opciones al suyo. Revancha o confirmación, sobre esto girarán todos los comentarios.

El árbitro designado para el encuentro es Brad Allen. El nativo de Lumberton, Carolina del Norte, es árbitro principal desde 2014, el mismo año en que ingresó en la NFL como umpire, un hecho nada habitual. Fuera del football, tiene muchas actividades, como la dirección ejecutiva de los Senior Games de su estado, consultor estratégico clínico, secretario de la asociación de árbitros del sureste y CEO de una ONG. El balance de los partidos donde nos ha pitado es de 2-2, destacando especialmente nuestra derrota en Jacksonville en 2017, recordada por el altercado entre Green y Ramsey que acabó con la expulsión de ambos.

La rivalidad entre Burrow, ex-tigre de LSU, y Lawrence, ex-tigre de Clemson, se traslada desde la NCAA a la NFL

En ataque

Con todos los focos apuntando a Burrow, es lógico empezar por él. A estas alturas, el año pasado llevaba 91 intentos de pase. Ahora sólo 75. Puede no parecer mucho, pero es un cambio significativo. La ofensiva de Taylor es mucho más balanceada, y los resultados saltan a la vista. Puede que una de las razones sea que todavía no esté Burrow al 100%, pero poco a poco va encontrándose mejor, con más confianza sobre todo para acometer carreras e intentar pases largos. Con tan poco tiempo de preparación para este partido no espero muchas novedades. Volveremos a intentar correr mucho, y liberar a Burrow únicamente en terceros downs (presumiblemente largos) y jugadas de two-minutes-drill.

La OL volverá a tener un papel fundamental. Recuperado Reiff, parece que Su’a-Filo no llegará a tiempo, por lo que Carman tendrá su segunda titularidad consecutiva. Hay que mantener la solidez en protección de pase, pero debemos mejorar en ayuda a la carrera. Su defensa en este apartado es la 17º de la liga, así que Mixon necesitará cuanto más espacio para correr mejor. Es un RB que si tiene un par de yardas libres para acelerar, es casi imparable (su porcentaje de tackles librados es de los más altos de la liga).

No obstante, nuestro fuerte sigue siendo el juego de pase. Es complicado que Higgins se recupere para el jueves, pero Tate puede funcionar muy bien en su posición. Incluso el RB Evans está resultando un gran receptor. Su defensa es la 28º de la liga y acaban de traspasar a Henderson, uno de sus mejores CBs. Son vulnerables en secundaria y debemos aprovecharlo. Pero no al final del partido, como en Chicago, sino desde el principio. Creo que, si conseguimos generar un juego aéreo consistente e incisivo, sobre todo con Chase que está en estado de gracia, su defensa deberá protegerse más y dejar boxes menos sobrecargados para facilitar la vida a Mixon.

La conexión Burrow-Chase está empezando a rendir beneficios, y debe seguir en esta línea (foto de Gene J. Puskar para AP Photo)

En defensa

Si se confirman los peores temores, Bates no jugará el jueves. Es una baja importantísima, a la que hay que sumar que Allen sigue en Injury Reserve. No tengo claro si su puesto lo cubrirá Wilson o, más probablemente, Sean Davis activado desde el Practice Squad. Habrá que llevar más precaución que nunca con fallar placajes o impedir que los WR se vayan en largo si no podemos contar con nuestra habitual red de seguridad.

En el puesto de CB vamos a seguir sufriendo. Awuzie está prácticamente descartado, y aunque se espera el regreso de Waynes, es complicado saber cómo estará tras casi año y medio sin jugar. Así que, de una forma o de otra, Apple volverá a ser titular y, probablemente, jugando el 100% de los snaps. Hilton sigue inamovible en el slot (donde lo está haciendo francamente bien), mientras que Phillips, otro con molestias, aparecería en situaciones con múltiples receptores abiertos. Si Lawrence es listo (que lo es), les buscará con asiduidad.

Los linebackers progresan adecuadamente. Wilson cuajó un partidazo en Pittsburgh y DavisGaither está pidiendo paso a Pratt para la titularidad. Su buen hacer depende sobre todo del funcionamiento de la línea defensiva. Si estos hacen su trabajo como hasta ahora, no tendrán que perseguir sombras a campo abierto (su debilidad) sino únicamente certificar la puntilla al corredor rival. Nuestra defensa contra la carrera es la 8ª mejor de la liga, un cambio BRUTAL con respecto a años precedentes.

Wilson está en racha y nos vendría fenomenal que continuase su racha interceptadora frente a Lawrence (foto ESPN)

El rival

Si nosotros empezábamos por Burrow, lo lógico es empezar con Lawrence con ellos. “Solete (sunshine)”, “pelo Pantene” y otros calificativos se aplican al ex-Tiger de Clemson, pero no nos dejemos llevar por la euforia, es un buenísimo QB. Es cierto que hasta la fecha le está costando adaptarse a la NFL (7 intercepciones por 5 TDs), pero en cualquier momento se puede dar la vuelta a la situación. Le están haciendo lanzar mucho (casi 40 pases por partido) pero apenas está completando poco más de la mitad (54%). Sin embargo, sólo le han cazado en 5 oportunidades, lo que muestra que sabe zafarse de la presión, y que su OL le protege razonablemente bien (cuando no le da por hacer spin moves).

Su mejor receptor está siendo nuestro recordado Marvin Jones. Salió de Bengals buscando ser WR1, y finalmente parece haberlo conseguido en Jacksonville a sus 31 años. Le conocemos lo suficiente como para saber que puede causar estragos a nuestros cornebacks. Pero tiene 2 compañeros jóvenes muy peligrosos: Shenault en el slot, un WR que sabe usar su cuerpo para asegurar la recepción, y Chark, su veloz amenaza profunda. No usan mucho a los TE (una ventaja para nosotros), pero habrá que ver cómo utilizan a Arnold, recién llegado vía trade.

Con tanto pase, la carrera la tienen un tanto descuidada. Sólo 1 TD por esta vía este año, pero cuidado con Robinson en su faceta de receptor. Aun así, sus 103,3 yardas de media les ponen muy cerca de las 104,7 que promediamos nosotros.

En defensa, han mejorado mucho contra la carrera, aunque su cuerpo de CBs se ido desmantelando progresivamente. Primero fue Jones a Seattle y esta semana Henderson a Carolina. La secundaria es una debilidad (28º de la liga contra el pase), y deberíamos atacarla. Todos estos traspasos dan la impresión de que están pensando más en acumular buenas elecciones de draft para el año próximo (¿no os recuerda a nadie?) que en conseguir un buen balance en éste.

Atención también sobre sus equipos especiales. La semana pasada consiguieron un retorno de field-goal fallado de 109 yardas para touchdown que empató con el record de la liga para el más largo. Cuidado por tanto con los retornos de Agnew. Por el lado contrario, su kicker titular, Lambo, será baja, y para reemplazarle han subido desde el practice squad a Wright, que en 2020 anotó 4 de 4 para los Steelers.

Lawrence es el motor de los Jaguars, y la esperanza de la franquicia de Jacksonville para volver a protagonizar grandes gestas (foto de Christian Smith para AP Photo)

La clave

Los Jaguars son el equipo con el peor diferencial de turnovers de la liga (-8). Aquí es donde debemos cimentar nuestra victoria. Presionar a Lawrence para que cometa errores en el pase, así como buscar el fumble cuando tengan la posesión. Obviamente, nosotros debemos evitar cometerlos. Recordad que, de no ser por los 4 sufridos en Chicago, ahora podríamos ir invictos.

Por lo demás, como dijo Taylor tras derrotar a Steelers, debemos consolidar nuestro juego para que ganar sea la norma. Esto implica mantener, y si es posible aumentar, el compromiso defensivo. Con la secundaria de circunstancias que presentaremos, se hace más importante que nunca que la línea defensiva genere toda la presión posible. No pensé que diría esto, pero la defensa debe ser la base sobre la que construir el triunfo, en la esperanza de que el ataque se limite a cumplir con las anotaciones necesarias (Burrow está rindiendo bien en la zona roja, pero claro, es que llegamos tan poco que no hay mucho donde valorar) y mantener todo lo posible el control del ritmo del partido (que, recordemos, no sólo puede hacerse con la carrera, sino buscando pases sencillos y que nuestros receptores ganen yardas tras asegurar la posesión).

El de esta noche es un partido que se puede y se debe ganar. En este duelo de felinos, el rugido más fuerte será el que provenga de nuestra afición. Perder a 4 titulares es un serio contratiempo, pero este año hay afortunadamente mayor profundidad de banquillo. Si todos hacen bien su trabajo, si no nos disparamos en el pie (algo muy típico, sobre todo en citas de audiencia nacional), podemos ganar, incluso holgadamente. Mi pronóstico es de victoria por al menos 7 puntos. Pero se agradecería no tener que estar sufriendo hasta el final, si puede ser.

Ser capaces de presionar a Lawrence como hicimos con Roethlisberger es la clave para ponernos 3-1

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.