Bengals 2018Previas

Previa Bengals – Steelers

La clave

BELIEVE. Creer es la clave. Confiar en nuestras fuerzas. No venirnos abajo por la historia reciente, el favoritismo que les pueda otorgar prensa y aficionados, o las sospechas (fundadas) de que a la NFL no le interese unos Steelers tan pronto fuera de la competición. Hemos llegado hasta aquí sobreponiéndonos a lesiones importantes, marcadores adversos e incluso arbitrajes sospechosos de imparcialidad. Podemos ganar. Debemos ganar.

 

Como decía con anterioridad, no hay que caer en su juego de llevar el partido a la tremenda. Las penalizaciones nos están haciendo mucho daño, no hay que regalarles ni una. Cada vez que un drive ofensivo se nos pone cuesta arriba por una salida falsa o un holding, nos cuesta mucho darle continuidad. Y en defensa, menos aún. Con un 53%, somos el 2º equipo de la NFL que más terceros downs permite convertir a sus rivales (el primero son los Falcons cuya defensa ya hemos visto que está hecha unos zorros). Esta debacle hay que corregirla inmediatamente.

 

Una constante en nuestras victorias ha sido ganar la batalla de los turnovers. Si el domingo no se repite esta circunstancia estaremos jodidos. Los enfrentamientos contra grandes equipos, y Steleers lo es pese a su dubitativo arranque liguero, se deciden por pequeños factores, y el de las pérdidas de balón no es en absoluto pequeño. Dalton debe ajustar su punto de mira para que los receptores puedan atrapar el oval sin que éste salga rebotado. Tampoco tiene que arriesgar lanzando a coberturas complicadas, siempre será mejor un incompleto que una intercepción. Y por supuesto, proteger el balón con su vida si colapsa (que colapsará) la línea ofensiva.

 

Esta protección de la posesión debe hacerse extensiva al resto de jugadores, sobre todo aquellos sospechosos de “manos flojas”: Green, Schreck, Ross, etc. Del mismo modo, hay que intentar provocar los fumbles a Roethlisberger, Conner, McDonald

 

Es evidente que todavía hay muchos aspectos de nuestro juego susceptibles de mejorar. También en el suyo. El domingo pasado, el despegue de los Falcons solo lo consiguieron cerca del final, gracias sobre todo a un punt bloqueado y a que Atlanta perdió un poco la cabeza saliéndose de su plan de juego. Puede que no seamos muy superiores a ellos, pero ellos tampoco a nosotros. El partido se presenta igualado, y presumo que feo, apretado y largo. En la Guía pronosticaba una victoria nuestra, porque así debe ser si pretendemos hacer algo importante. Lo sigo pensando. Pese a todas las reservas que siempre supone este tipo de partidos, creo que tenemos argumentos suficientes para salir con una victoria.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.