Bengals 2022Previas

Previa Bengals-Steelers

¡Bienvenidos a una nueva y excitante temporada! Con todos ustedes, el Campeón de la Conferencia Americana, los Cincinnati Bengals. Es necesario repetirlo una y otra vez, porque fue muy grande lo conseguido. Sin embargo, en deporte, el éxito es fugaz, la gloria pasajera, y nada de lo conseguido el curso anterior vale para éste. Cada campaña arranca con todos los equipos empatados a 0, y hay que ganarse el crédito a cada jornada.

Y para comenzar, nada menos que la Steelers week. Por primera vez en la historia abrimos el calendario contra nuestros rivales de Pittsburgh. El recién nombrado Paycor Stadium acogerá, en el regreso oficial de los nuestros ante su afición de la jungla, un siempre duro compromiso divisional. Si el partido se presupone a cara de perro, no lo será menos la climatología. Para la hora del partido está previsto lluvia y, lo que es más grave, y que podría conllevar suspensión o aplazamiento, tormentas eléctricas dispersas. En todo caso, no podemos hacer otra cosa que sentarnos ante nuestras pantallas a las 7 de la tarde en España, 12 del mediodía en México y 2 de la tarde en Argentina a desear a los nuestros la mayor de las fortunas en su debut.

Éste será el 106º enfrentamiento contra los acereros que, en una estadística que debemos empezar a revertir, es favorable a ellos por 67 a 38. Como habréis supuesto por estas cifras, los Steelers son el equipo contra el que más veces nos hemos enfrentado en nuestra historia, por lo que cada encuentro se puede catalogar como nuestro “clásico”. La historia les favorece, no así la inercia, ya que nos hemos impuesto en los últimos 3 cara a cara. En el anterior, jugado como éste en casa, nos impusimos cómodamente por 41-10, tras irnos con clara ventaja 31-3 al descanso.

No hay en la actualidad muchos jugadores que hayan vestido ambas camisetas. Por supuesto, en nuestras filas está el CB Hilton, quien ya les anotó un TD en un retorno de intercepción. Enfrente tendremos al DT Ogunjobi, que bien nos hubiese gustado que hubiera renovado con nosotros. También ficharon al TE Riggs, rookie undrafted que hizo la pretemporada con nosotros, supongo que para “chivarles” información.

Nos arbitrará Shawn Hochuli, en su 9ª temporada en la NFL, y 5ª desde que fue promocionado a árbitro principal por enchufe al retirarse su padre Ed Hochuli por sus méritos. Nacido en Temple, Arizona, este consejero sanitario y empresario de 44 años tiene el honor de haber sido el único en pitarle una falta por conducta antideportiva a Tom Brady. Sólo nos ha dirigido 2 partidos, precisamente en 2021, en la victoria en Detroit y la derrota contra Chargers. Es un árbitro muy “pañuelero”, siendo sus penalizaciones favoritas el holding ofensivo y la salida falsa, así que las líneas ofensivas deberán andarse con mucho ojo.

Para el evento vestiremos idéntica indumentaria que en la pasada Super Bowl: camiseta negra, pantalón blanco y calcetas naranja. Para los supersticiosos, recordar que fue también la que llevábamos en la última victoria como locales, en el wildcard contra Raiders. Las casas de apuestas nos dan favoritos por una ventaja de 6,5 puntos, pero no hay que confiarse. Se juega el 11 de septiembre, una fecha muy señalada, por desgracia, en Estados Unidos.

Esta sonrisa de Ryan Finley en su gran victoria ante Steelers en 2020 es la que queremos tener todos cuando acabe el partido (foto: Twitter Bengals)

En ataque

No os vengáis muy arriba. Aunque nosotros estemos en alza, y ellos en cierta reconstrucción, siguen siendo muy peligrosos. Sobre todo en defensa, el principal pilar de estos Steelers de 2022. Nadie puede olvidar que T.J. Watt fue el jugador defensivo de 2021, por lo que es una amenaza latente para nuestra línea ofensiva. El primer reto de Collins como “guardaespaldas” de Burrow no puede ser de mayor nivel. Pero que se ande con ojo Williams, porque también es frecuente verle atacar desde el otro costado. Por el centro, presionan mucho con su línea de 3. Principal atención al incombustible Heyward (33 años) y al recordado Ogunjobi. Sin duda, Volson va a tener un debut complicado. De su comportamiento podremos concluir si es necesario reforzar fichando a Spain o no.

Sin embargo, el año pasado fueron de los peores equipos defendiendo la carrera. De hecho, Mixon les endosó 165 yardas y 2 TDs por esta vía en el último enfrentamiento. No nos volvamos locos, si por aquí podemos mover las cadenas, no hay ninguna razón para exponer a Burrow con un número excesivo de pases. Además, esta pretemporada Evans se ha destapado como un arma muy aprovechable, así que también podemos utilizarle a él, incluso en su faceta como receptor, en pases seguros y rápidos, en jugadas de screen o moviéndose hacia la flat para aprovechar su velocidad.

Pero nuestro estilo de juego es el pase, y no debemos renunciar a él. Contamos con toda la pólvora, ya que Higgins se reincorporó a los entrenamientos. La secundaria acerera contará con caras nuevas respecto a los titulares del año pasado, así que podemos intentar sorprender a sus cornerbacks. Pero sin pasarnos de listos, que los safeties están al acecho. Quizá deberíamos empezar bombardeando por aquí, para forzar que su defensa se eche atrás y deje más espacio a Mixon.

El arma nueva, que aún no sabemos cómo saldrá, es Hurst. No solemos utilizar mucho a los tight-ends, así que ellos tampoco saben por dónde puede aparecer. No obstante, la actitud agresiva de la defensa de Pittsburgh en el pass-rush obligará a dejarle en protección en bastantes ocasiones, que no es su principal virtud. Es probable por tanto que comparta mucho tiempo de juego con Sample, o incluso Asiasi.

Mixon corrió para más de 100 yardas en la primera parte del Bengals-Steelers del año pasado, algo que nadie les había hecho desde Eddie George en 1998. Necesitamos otra gran actuación de nuestro runningback (foto: steelersnow.com)

En defensa

Después de tantos años, resultará raro ver como QB de los Steelers a alguien distinto a Roethlisberger. Un QB que, ya sabemos, era capaz de lo mejor y de lo peor (últimamente, más de lo último que de lo primero). No creo que a Trubisky le den toda la libertad que tenía Big Ben. Esto, que en principio puede parecer positivo, no puede relajarnos. Ya sabemos lo que un QB “normal” puede hacernos simplemente buscando pases sencillos y sin complicarse mucho la vida.

Por esta razón, debemos complicarle la vida. La línea ofensiva de Pittsburgh sigue siendo una unidad en construcción y, aunque también han fichado bien en agencia libre (Cole-C, Daniels-RG), sigue siendo vulnerable. El tiempo promedio que necesita Trubisky para armar el brazo es un poco superior al que tenía Roethlisberger, lo que nos da un poco más de margen para que los rushers lleguen hasta él. La opción de entrar en blitz desde la secundaria también debería estar sobre la mesa.

No obstante, lo que Steelers pierde en personalidad y potencia de brazo del QB, lo gana en movilidad. No hemos visto a Wilson tras su operación, pero su ausencia del parte de lesionados debería suponer que se encuentra al 100%. No sé si le correspondería a él o a algún defensiveback (¿Hill? ¿Bell?) la vigilancia ante las posibles aventuras de Trubisky convertido en corredor.

En el juego aéreo, quizá el receptor más peligroso pueda ser Claypool, un WR muy físico, con gran capacidad para hacerse con balones divididos y no exento de velocidad. Sería recomendable un marcaje pegajoso por parte de Awuzie o Apple (según la banda por la que se mueva) y que Bates (a quien parece no haberle pasado factura saltarse el trainingcamp) esté atento a las ayudas. La amenaza de Johnson puede ser desactivada por Hilton, mientras que el TE Freiermuth supondrá la primera piedra de toque para Hill. Importante que el rookie empiece pronto a demostrar de qué pasta está hecho.

Sin embargo, a menos que el devenir del partido derive en otra circunstancia, el peso del ataque acerero llegará por tierra. Importante que los edges cierren bien sus carriles, y que los LB Pratt y Wilson se liberen de bloqueos para echar el guante a Harris. La presencia de Reader en el centro de nuestra DL obligará a que corran por el exterior.

En dos partidos contra Steelers, Hendrickson ha conseguido 12 presiones, 3 QB-hits y 2 sacks. No se les dan nada mal (foto Dylan Buell/Getty Images)

El rival

Pretender que un partido contra Steelers va a resultar fácil es pecar de ingenuos. En 2021 jugaron a uno de los peores niveles que les recuerdo en los últimos años y, aun así, lograron meterse en playoffs. Su competitividad y oficio están fuera de toda duda, y haríamos mal en olvidarlo. Pese a haber pasado por varias etapas, coordinadores y sistemas, Tomlin nunca ha tenido una temporada con balance negativo. De una forma o de otra, saben como pocos agarrarse a los partidos. En este caso, sospecho que tratarán de llevarlo a un plano muy físico, y debemos huir de ahí, porque donde les superamos es en talento.

Las reconstrucciones duran poco en el cuadro acerero, y esta nueva etapa no será una excepción. Más pronto que tarde, Pickett será su QB titular. Pero mientras llega ese momento, debemos aprovechar que Trubisky, un QB de mucha menor proyección, será quien esté a los mandos. Es posible que tras el domingo seamos nosotros quienes precipitemos la revolución de los negro-amarillos.

Se dice que los Steelers draftean muy bien a los WR. Lo que se dice menos es que cada año escogen a uno o dos, lo que es simple probabilidad que alguno les salga bueno. Sin saber cómo les saldrán Pickens o Austin, parece claro que, de momento, pierden respecto a lo que les aportaba Smith-Schuster y Washington.

En agencia libre han reforzado la línea ofensiva con buenos elementos, pero creo que siguen vulnerables en los puestos de OT. La renovación de los cornerbacks ya la comenzaron el año pasado, así que la tienen más avanzada. El ILB Bush tendrá como compañero al ex-jaguar Myles Jack, lo que hará mejores a ambos. También me gustaría destacar el fichaje del ex-patriota Olszewski, un excelente retornador.

Aunque saltaron las alarmas cuando en el último partido de pretemporada se retiró T.J. Watt lesionado en la rodilla, su ausencia del informe de lesionados confirma que estará listo para el partido, así como los principales jugadores acereros.

Más pronto que tarde, Kenny «manos pequeñas» Pickett será el QB titular de los Steelers. Por suerte, todavía no (foto: Matt Freed/Post-Gazette).

La clave

Creo que la inercia positiva del año pasado, y la energía que va a transmitir la afición del Paycor Stadium, van a resultar más claves en este partido que la evidente superioridad técnica de los nuestros. No debemos olvidar que, en estos primeros partidos de temporada, todos los equipos acusan la lógica falta de rodaje, y más el nuestro, donde los titulares apenas se han ejercitado en fuego medianamente real. Donde la calidad no llegue todavía, deberá hacerlo la épica.

Si a estas alturas del artículo recordáis lo escrito en la primera parte, ante la previsión de mal tiempo, será más importante que nunca establecer el juego de carrera. Puede convertirse en un duelo de trincheras, y debemos imponernos en este combate, tanto con el balón como sin él.

Creo que este partido lo debemos sacar adelante desde la defensa. Si el ataque está oxidado (y en pretemporada no nos ha dado muestras de lo contrario), tenemos que darle a Burrow todas las posesiones de que seamos capaces. Además, frustrando desde el inicio su ofensiva, tendremos más opciones de imponer nuestra superioridad (si es posible, sin tener que esperar como siempre a la segunda parte).

Como decía antes, al inicio de la temporada los equipos están muy poco rodados. Esto los hace propicios a los errores (incluso debemos esperarlos por parte del equipo arbitral). Por consiguiente, todo un clásico en esta sección, el de evitar entregas de balón, se hace todavía más relevante. Con más razón si además la climatología no acompaña. Esperemos que esta inclemencia atmosférica no afecte a nuestro killer Money McPherson, porque su acierto puede ser fundamental en el resultado final (no hace falta que recordemos el ridículo suceso de la pierna lesionada de Bullock en el FG fallado la jornada inaugural de 2020).

Al igual que las casas de apuestas, yo también nos veo ganadores el domingo. Sin embargo, no creo que el margen sea muy holgado. Preveo una jornada donde volvamos a sufrir (es nuestro destino) con críticas a la falta de eficacia en la red-zone, los largos terceros downs o la incapacidad de los defensas de atrapar intercepciones o conseguir el sack. En todo caso, ya sabéis que las victorias divisionales valen doble (y si es contra Steelers, yo diría que casi triple). Nada mejor que ir tapando bocas de los agoreros, que ya tienen la escopeta cargada para saltar con que somos flor de un día en cuanto tengamos el más mínimo traspiés.

Nuestro Joe Burrow, flamante portada de la prestigiosa revista Sports Illustrated, sabe que incluso recién operado de apendicitis tiene una misión: terminar el trabajo que dejó a medias el año pasado.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.