Previa Bengals-Texans

Cuanto antes pase lo malo, mejor. Ya que tenemos que jugar un partido en jueves, en prime-time, que nos sienta tan mal como una mala resaca, cuanto más pronto nos lo quitemos de encima, tanto mejor. Al menos, ya que la NFL obliga a esta “semana corta”, el partido se jugará nuevamente en casa, por lo que los jugadores no perderán de entrenar como consecuencia de los desplazamientos. Es sólo la segunda jornada, pero ya llegan las urgencias. Tanto Houston como nosotros teníamos apuntado en nuestra lista mental de victorias que ganaríamos el partido inaugural. Ninguno de los dos lo hicimos, así que plantarnos en la tercera jornada con un 0-2 puede empezar a tambalear las aspiraciones que legítimamente tenían ambos al inicio de temporada para alcanzar playoffs.

 

El enfrentamiento con los Texans, pese a que sólo es el 11º entre ambas franquicias, se está convirtiendo en especial. En la memoria de todos, las dos derrotas que nos infligieron en sendos partidos consecutivos de wildcard en su estadio en las temporadas 2011 y 2012, pero también la visita que nos hicieron en 2015 que nos cortó la racha de imbatibilidad. El balance en temporada regular es favorable a ellos por 4 a 6, y no les ganamos en casa desde 2005, siendo el último enfrentamiento el del año pasado que acabó con Bullock mandando fuera un field-goal en el último segundo que hubiera supuesto la victoria (infructuosa, así que casi mejor, porque nos permitió escoger más arriba en el draft).

 

De todas las cosas que no me gustan del partido de los jueves, una de ellas es la de vestir a los jugadores de mamarracho por la iniciativa “color rush”. Nosotros no salimos mal parados con nuestro uniforme de tigre albino, pero este año además suman a la moda la de modificar el diseño del casco, con los colores que habéis podido ver en la foto de acceso a esta entrada. El nuestro tendrá los colores invertidos (rayas anaranjadas sobre fondo negro), mientras que serán los tejanos quienes lleven su casco naranja, con el logotipo habitual sobreimpreso.

 

Una locura. Como lo es que Dalton tenga que redimir su penosa actuación (duramente criticada por los aficionados) contra el equipo de su corazón, el equipo de su ciudad, los Texans. Buen día también para que Bullock se redima ante uno de sus ex-equipos. Y por supuesto, que vuelva Jonathan Joseph a un estadio donde sí tiene que pagar por el Gatorade.

 

Obviamente, en el recuerdo los recientes huracanes que han azotado el sureste de los Estados Unidos, en especial, el Harvey sobre la zona de Houston. La noche, para lo que es Cincinnati, bien, recordemos que aún es verano. Entre 15 y 20 graditos, bastante humedad, suave viento variable y cielo nublado con muy ligera probabilidad de lluvia.

 

El encuentro lo arbitrará Cletus “Clete” Blakeman, abogado de Omaha, quien esperemos que al menos haya aprendido ya a voltear la moneda cuando la tira al aire. Su balance contra nosotros es de 4 victorias y 3 derrotas, la última de ellas el año pasado en Baltimore. Fue también quien pitó el Houston-Cincinnati de playoffs de la temporada 2011. La cantidad de penalizaciones señalizadas está en la media de la liga, y también son muy igualados sus porcentajes de victorias locales y visitantes. No podemos acusar una tendencia en su trabajo, y esto no es mala cosa.

 

Como corresponde a un Thursday Night Football, se disputa mañana a las 7:30 de la tarde en Ciudad de Mexico (un saludo a nuestros amigos mexicanos, que últimamente lo está pasando mal con los sismos) pero a las 2:30 de la madrugada del jueves al viernes en España, así que un servidor lo verá, si acaso, al día siguiente, ya que a esa hora estaré durmiendo porque esta gente no se merece trasnochar para verles.

 

Redactor en Bengals.es
Redactor en Spanish Bowl
Ex-Redactor de la AFC Norte de la NFL en el Diario AS
Colaborador de “La Perrera Brown”.
Integrante del foro de los Cincinnati Bengals en NFLHispano.com

Escribe tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *