Bengals 2017Previas

Previa Bengals-Texans

En ataque:

De nuevo, toda la presión sobre la línea ofensiva. Pero tanto la rival, por los peligrosos pass-rushers tejanos comandados por J.J.Watt, y secundado por los Mercilus, Clowney, etc., como a la que se someterá desde la grada y los medios tras su desastrosa hecatombe del pasado domingo. El único cambio que se prevé es el obligado por lesión de Hopkins (en su lugar saldrá probablemente T.J. Johnson, pero con Alexander nunca se sabe). Ogbuehi, Bodine y Fisher siguen contando con la confianza del staff y la religiosidad de Dalton para creer en los milagros.

 

Aquí debería acabar el análisis. Sin OL, no hay nada. Pero habéis venido en busca de ladrillo y no os puedo decepcionar. No debería extrañarnos ver un partido malo de Dalton, ya hemos visto unos cuantos. Algunos incluso, muy malos. Pero es raro que encadene dos consecutivos. No digo que se vaya a salir (de hecho, sus prestaciones contra Houston siempre han sido más que mediocres), pero quiero pensar que cuidará con mayor diligencia la posesión del oval, evitando lanzamientos comprometidos o verse acorralado en su propio pocket. Antes el balón a la grada que en manos de defensores rivales. La táctica debe ser la del final del partido contra Baltimore: ataque no huddle para evitar que se refresquen, pase rápido a rutas con ventaja para que el receptor gane yardas tras la recepción, y si la defensa se viene muy arriba, jugadas de screen para castigar su ambición.

 

Fournette, que se hinchó a yardas la semana pasada contra ellos, es un RB al estilo de Hill, por lo que quizá no sea mala idea darle a Jeremy la posibilidad de percutir contra su defensa. Cuantas más jugadas tenga Dalton el oval en sus manos, peor, así que hay que intentar correr sí o sí. Y si un corredor no funciona, probar con otro antes que abandonarse al pase. Gio pareció muy inspirado; los RBs rookies han demostrado la jornada pasada que pueden hacerlo muy bien, y Mixon es el más talentoso de todos ellos. Igualmente, corriendo por las calles exteriores contendríamos sus ansias de presionar el backfield por allí.

 

Pese a haber entrenado lunes y martes, no tengo claro que Ross vaya a ser convocado. Yo lo haría. Y es más, en la primera jugada, le mandaría el balón profundo. Lo atrape o no, seguro que daría que pensar a la defensa tejana, y es probable que se replanteen enviar mucha presión. El problema es que Baltimore enseñó cómo jugarnos. Se nos puede presionar con sólo 3 en la línea y dejar el resto en cobertura cortando todas las líneas de pase. Así, en inferioridad, es muy difícil para el QB encontrar a sus receptores, por lo que estos deberán hacer un esfuerzo extra por conseguir desmarcarse. Correr la ruta prefijada está muy bien, pero en ocasiones hay que saber ofrecerse, aportando un extra sin resignarse a que la jugada rota no tiene posibilidades de supervivencia. En especial Core si quiere hacerse un sitio entre los habitualmente convocados. Pero esto también va para todos, Green incluido. Es necesaria una mayor visibilidad de nuestras principales armas para ayudar a Dalton, que bastante tiene con lo suyo…

 

Un grave problema que arrastramos desde el año pasado (uno más desde la marcha de Jackson, podríamos decir) es la falta de contundencia en la red-zone. De los 29 pases intentados por Dalton, sólo 2 fueron hacia los TE (y ambos los atraparon). Debemos buscar con más ahínco esta superioridad, porque no vamos a tener muchas más.

 

Como conclusión, la carrera es lo único que nos puede salvar de un nuevo ridículo. Quitar presión a Dalton, manejar el tempo del partido, descansar la defensa (visto lo del domingo, nuestra mejor baza) e intentar avanzar con continuidad para anotar y borrar la sensación de equipo inofensivo que dimos. Lo mejor es que nuestros corredores son buenos, y los Texans, pese a tener una extraordinaria defensa (permitieron menos de 20 puntos de media el año pasado), pueden ser vulnerables ahí.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.