Bengals 2020Previas

Previa Bengals-Titans

De paliza, fallando un field-goal, dejándonos anotar en menos de un minuto, siendo interceptados en el último drive, … diferentes maneras de perder a lo largo de la temporada. Seguro que contra Tennessee encontramos otra. Sinceramente, dadas las trayectorias de ambos conjuntos (1-5-1 nosotros por 5-1 ellos) y las importantes bajas que arrastramos para este partido, no veo cómo puede acabar este partido que no sea perdiendo. Siento comenzar tan pesimista la previa, pero ya he dicho que los resultados este año eran lo de menos. Lo principal es demostrar carácter ante un equipo cuya presencia en playoffs es prácticamente segura. Por cierto, de los 6 rivales a los que nos hemos enfrentado este año, 4 de ellos, Eagles, Ravens, Browns (2 veces) y Colts, ocupan ahora mismo plaza de playoff. Titans será el 5º. Muy fácil el calendario tampoco está siendo.

En el día de Todos los Santos, tradicional visita a los cementerios donde reposan nuestros seres queridos, recibimos la visita del potente equipo de Tennessee, cuyo paso deje, probablemente, muchos difuntos en la franquicia bengalí. Estoy pensando en entrenadores, no en la posibilidad de que Burrow sea uno de ellos, pese a que estará protegido por una endeble línea ofensiva. Recuperamos el horario de las 7 de la tarde en España (12 del mediodía en México, 2 de la tarde en Argentina), en una jornada fresquita (no se superarán los 10ºC) y ligeramente nublada, donde el principal protagonista será el viento. Además, vestiremos por primera vez este año nuestra equipación blanca color-rush.

En estos herederos de los Houston Oilers, rivales históricos en la AFC Central antes de la reorganización de divisiones, milita nuestro viejo conocido Jonathan Joseph. El veterano CB todavía sigue dando guerra a sus 36 palos. Su QB es Tannehill, a quien Taylor tuvo como pupilo cuando fue entrenador de QBs en Dolphins. Su suplente es Woodside, a quien algunos recordaréis como nuestro pick de 7ª ronda de 2018, fanático de Bengals como buen Kentackyano, pero cortado del club por cabeza loca. Del lado contrario, de los nuestros jugaron allí el OG Su’a-Filo (ahora en IR), el CB Sims y el DE Bledsoe. Y si hubiésemos podido contar con el OG Spain, sería otro que sumar a la lista.

El encuentro será dirigido por Scott Novak, el colegiado número 1. No porque sea el mejor, sino porque ése es el dorsal que luce en su camiseta acebrada. Este director de ventas de Miami (Florida) es, ¡cómo no!, otro novato, ya que sólo es árbitro principal desde 2019. En tan poco tiempo, sólo nos dirigió un partido, la derrota en casa contra Ravens del año pasado. No podemos decir, por tanto, que su presencia nos traiga suerte (2-4 de record como árbitro auxiliar).

La serie histórica la lidera Titans por 40-34-1, y desde que se cambiaron el nombre, nos han ganado en 6 de sus 9 visitas a Cincinnati. El último enfrentamiento ante ellos lo perdimos, en 2017, cuando nos anotaron un TD a falta de 36 segundos. Otro dato histórico a reseñar es que fue a ellos quienes ganamos nuestro último partido de playoffs, en Enero de 1991. Aquel día les barrimos del campo (41-14, pero tuvimos una ventaja de 34-0). Eran otros tiempos, pero debemos encomendarnos a ese espíritu de Halloween, y disfrazarnos de equipo que dé miedo.

Hace 30 años que no ganamos un partido de playoffs, pero la ultima vez lo hicimos a lo grande, pasando por encima de los Oilers
 

En ataque

El foco de interés se dirige indiscutiblemente hacia la línea ofensiva. Las bajas forzarán cambios que generan inquietud. Johnson será LT, tras su fiasco como RG. Adeniji debuta como titular en el RT. Price regresa a la posición de center que fue incapaz de mantener pese a su condición de 1ª ronda. Seguirán el terrible Redmond en el RG y el aprendiz Jordan en el LG. Mi consejo para Burrow es que se ponga mucho en shot-gun (cuanto más lejos de los rushers contrarios, mejor) y que en cuanto pueda, huya del pocket e intente mantener viva la jugada en scrambles.

En cuanto al juego de carrera, más de lo mismo. Si ya había problemas para abrir huecos con los titulares, peor será con los suplentes. Además, Tennessee tiene una línea defensiva poderosa que no lo pondrá nada fácil. Complicado correr por el medio, más inteligente hacerlo por el exterior, y si es con un TE por delante que abra paso, mejor. No merece la pena arriesgar una vuelta precipitada de Mixon, así que de nuevo será el titular Bernard, a quien deberíamos buscar más con pases en checks, o en pitch ya en movimiento, que con carreras tradicionales.

Por tanto, me temo que nuevamente asistiremos a una ensalada de pases por parte de Burrow. Menos mal que después viene el bye y podrá descansar el brazo. Confiemos en la inspiración de Higgins, Boyd y Green para mantener cierta igualdad en el marcador. Si Sample debe quedar en protección, no me lo imagino con muchas opciones como receptor. En la rotación de inactividad y actividad pero sin participar que están teniendo Ross y Tate, esta semana le toca al velocista (si se recupera de su enfermedad, porque vaya tela). Quizá, ya que no tenemos nada que perder, buscar alguna big-play en profundidad no sea mala idea. Somos de los equipos que menos jugadas largas produce.

En todo caso, el punto débil de la defensa de Titans es su secundaria. Debemos forzarles a formaciones nickel y marearles con muchos receptores. Tampoco hay prisa, si se pueden encadenar drives largos para dejar fuera a su ataque, mucho mejor. Así es como Steelers consiguió desarticularles.

Price tiene la última oportunidad para resarcirse. De no hacerlo, no me extrañaría que le buscasen un trade antes del límite de la semana que viene (foto: www.bengals.com)

En defensa

Tras defenestrar a Dunlap, todos los ojos estarán puestos en Anarumo y la línea defensiva. Su idea es una composición pesada (Covington y Daniels en el medio, y Hunt, Bledsoe o Kareem en un extremo, con Lawson como único rusher en el otro), que en principio no parece mala idea para contener al trenecito Henry. El problema es que reducimos mucho el pass-rush, y Tannehill no es malo si tiene tiempo para pensar.

La línea de linebackers, de nuevo compuesta por Bynes y Pratt. Garantías contra la carrera, pero deficientes en cobertura. Ellos van a buscar mucho el pase a la zona media-central. Cuidado con sus tightends Smith y Firkser, sobre todo si le toca cubrirles Bell; pero también con el WR Humphries desde el slot, o con los WR exteriores en rutas cruzadas.

La unidad de cornerbacks presumiblemente recupera a Jackson, lo que es un alivio, pero perdemos a Phillips. Ellos tienen tocado a su WR Brown, así que tanto si es él a menos intensidad, o su sustituto, ésta debería ser la asignación de Sims, mientras que WJIII se centra en Davis, un WR muy rápido a quien deberá estar atento Bates. Alexander se ocupará del slot. De todas formas, ellos no suelen emplear formaciones con más de 2 WRs, lo que debemos aprovechar para reforzar los linebackers con Wilson, ya que van muchas veces con fullback.

Tenemos un grave problema en los terceros downs (que se evidencia también en jugadas de 2minutes-drill cuando nos buscan pases largos). No estamos sabiendo resolver estas situaciones. Anarumo no debería delegar en Golden esta responsabilidad, ya que quien se está jugando el puesto es él. Por mucha amistad que le una a Taylor, su situación se está volviendo insostenible.

El caso Dunlap ha eclipsado una muy deficiente actuación defensiva global ante Browns. Ya sin esta distracción, necesitamos que nuestra defensa empiece a generar big-plays (foto: www.cincinnati.com)

 

El rival

A pesar de haber perdido la condición de invictos la pasada jornada, conservan la ventaja en lo alto de la AFC Sur. Se van a jugar el liderato de división contra Colts, sus únicos rivales reales. Aparte del coronavirus, que ya les golpeó en la jornada 4, obligándoles a adelantar su bye, y ahora se encuentran “sin red” ante la aparición de nuevos posibles casos.

Su ofensiva se basa en el poderoso corredor Henry. No es ningún misterio para nadie, pero pocos son los que consiguen pararle. Muchas formaciones 12 ó 21, que les permite ejecutar play-actions con precisión. Tannehill es un QB “daltoniano”. Quizá no se le pueda pedir que sea él quien cargue con la responsabilidad de ganar los partidos, pero difícilmente será el culpable de una derrota. Sobrio, arriesga lo justo, y no le falta precisión cuando tiene tiempo en el pocket.

Tiene dos receptores muy buenos para el exterior como son Davis y Brown. Además, sus características se complementan perfectamente. En cambio, hay poca profundidad detrás de ellos, y en estas circunstancias, necesitan la aparición del WR-slot o los tight-ends.

La defensa, como corresponde a un entrenador con pasado de linebacker, es muy sólida. El DT Simmons es un dolor de cabeza constante, así como Clowney (si juega) como rusher exterior. Es muy complicado correrles por el centro. Puede que su mayor debilidad la tengan en secundaria, principalmente por la falta de efectivos. Que el veterano Joseph siga de titular es síntoma evidente de escasez de recursos. Los safeties, Vaccaro y Byard, también son veteranos contrastados.

Aunque no tan dañada como la nuestra, su línea ofensiva también presenta bajas por lesión. Ya perdieron a su LT titular, Lewan, y hay dudas sobre la presencia de su RT Kelly para este partido. También son cuestionables el WR Brown, el OLB Clowney e incluso el mismo CB Joseph, todos ellos titulares.

Su entrenador Vrabel, de la escuela Belichick, tiene claras sus prioridades. Si la carrera funciona, a muerte con ella hasta el final. La defensa también mantiene la intensidad todo el partido. Además, es un perfecto conocedor del reglamento, cuyas lagunas ya ha utilizado a su favor unas cuantas veces.

Su kicker Gostkowski es capaz de lo mejor (enchufarla de más de 50 yardas) y de lo peor (fallar de 45 para empatar el partido con el reloj a 0). Su equipo de cobertura de retornos presenta grietas que debemos aprovechar.

Henry es sin duda el motor del ataque de los de Tennessee (foto de Mark Zaleski / AP Photo)

 

La clave

Teniendo enfrente un equipo superior, lo que no podemos dejar es que sean ellos quienes marquen el ritmo de juego. Si lo permitimos, estamos perdidos. Hay que ser agresivo desde el comienzo para intentar ponernos por delante y forzarles a cambiar su plan.

Debemos minimizar las penalizaciones, lo que será complicado con una línea ofensiva tan inexperta. Si ya resultará difícil avanzar, mucho peor si nosotros mismos alagamos la distancia hasta el primer down. En cualquier caso, es una prueba para determinar de qué pasta están hechos nuestros jóvenes, y si podemos permitirnos prescindir de Hart para el año próximo.

En este punto, me gustaría señalar que en ataque serán titulares 6 jugadores de primer o segundo año. Habrá que poner en contexto esta inexperiencia a la hora de evaluar su rendimiento tras el partido.

La defensa se juega mucho, pero estamos en la última jornada antes del bye. Hay que dar todo lo que se tenga dentro, que ya se descansará la semana siguiente. Anarumo está muy cuestionado, y más le vale que su unidad tenga una buena actuación, ya que, si bien la semana de reposo es buena para recuperar jugadores de sus dolencias físicas, también da cierto margen para reajustes en el staff técnico si se decide prescindir de alguien, y él está entre los principales candidatos.

Como anunciaba al principio, soy bastante pesimista para este encuentro. La ventaja de un touchdown que las casas de apuestas de apuestas dan a favor de Titans se me antoja hasta corta. Con que Burrow salga vivo de la encerrona me daría por contento. Y si además vemos evolucionar a nuestros jóvenes, tanto mejor.

Burrow marca el camino a seguir. Podemos perder el partido, pero no podemos perderle a él (foto: www.sportsmax.tv)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.