Bengals 2019Previas

Previa Bills-Bengals

Tenemos encima la tercera jornada y aún se nos resiste la primera victoria. Dos derrotas en sendos partidos muy diferentes. Cual doctor Jekyll y míster Hyde, si en el primer encuentro contra Seattle dimos la cara, en el segundo nos la partieron en mil pedazos. ¿Qué Bengals veremos en Buffalo este domingo? Pues en función del potencial de nuestro rival (2 victorias, quizá contra rivales de no demasiado lustre pero desarrollando un football sólido) quizá volvamos a sufrir un atracón de realidad con una nueva derrota.

Y eso que los Bills son nuestros nuevos grandes amigos. Sobre todo, desde que nuestra victoria en Baltimore les permitió acceder a playoffs. En los últimos tiempos nos hemos hecho múltiples favores mutuos, recogiendo cada uno el lastre que sobraba al otro. Si nosotros hemos acogido a Glenn, Brown o Miller, ellos hicieron lo propio con McCarron, Bodine o Kroft. Eso sí, mientras con nosotros siguen jugando los suyos (excepto Glenn por su lesión), en sus filas no lo hará ninguno (Kroft está lesionado, lo que no es ninguna novedad). A nivel suplente, su QB reserva es Barkley, que estuvo con nosotros; mientras que nuestro CB McRae estuvo en 2017 con ellos.

Hubo una época en la que nos enfrentamos contra ellos casi cada temporada (7 veces en los últimos 10 años). Y normalmente, nos solían dar para el pelo (el histórico es favorable a ellos por 16 a 15), sin embargo, 4 de los últimos 5 enfrentamientos han caído a nuestro favor. Además, en los partidos jugados en Buffalo, les superamos por 9 a 5. Pero sin duda, el encuentro más recordado, es aquella final de la AFC de 1998 tras cuya victoria llegamos a la Super Bowl XXIII (aunque tras aquello encadenamos una racha de 10 derrotas seguidas contra ellos, la peor de nuestra historia).

Nuevamente jugaremos en el primer turno (7 de la tarde en España, 12 del mediodía en México), como siempre, con los comentarios de un servidor en Spanish Bowl Radio. Se espera que nos reciba un cielo nublado, con escasa probabilidad de lluvia, una humedad del 64% y una temperatura aproximada de 24ºC. Los Bills como locales han elegido sabiamente vestir de blanco (algo que debimos haber hecho nosotros contra San Francisco), por lo que nuestro uniforme para la cita será de camiseta negra y pantalón blanco. Atentos al viento, cuya velocidad de 27 km/h podría afectar a las patadas.

Nos arbitrará Cletus W. “Clete” Blakeman, veterano de 55 años, abogado de Omaha en la firma “Carlson & Burnett” y antiguo QB de la Universidad de Nebraska, quien lleva 12 años en la liga, 10 como árbitro principal. Su mayor hito fue pitar la Superbowl 50. A nosotros nos ha dirigido en 9 ocasiones como árbitro principal, con un balance de 4 victorias y 5 derrotas. Entre las derrotas, a señalar la producida en el wildcard en Houston, y entre las victorias, una precisamente contra los BIlls. Esperemos que se repita aquella historia.

 

En ataque

Si la línea ofensiva era mala, con las lesiones sufridas el pasado domingo, la situación, cual ley de Murphy, ha sido susceptible de empeorar. Hemos perdido a Michael Jordan, el novato OG, para varios partidos. Y esto me parece lo peor, porque el resto son peso muerto del que más pronto que tarde deberíamos desprendernos, pero el joven buckeye tiene potencial, y necesitaba mucho entrenamiento para corregir su descontrolada técnica.

En el puesto de LT, sigue conmocionado Glenn. Sospechosa extensa convalecencia, que no debería extrañarnos desembocara en una repentina retirada. Por lo demás, dos noticias: una buena y una mala. La buena es que Andre Smith, aunque también se lesionó, puede llegar al choque. Sí, aunque os sorprenda, ésta es la noticia buena, porque la mala supone que en su lugar entraría John Jerry. Desde luego, todo lo que rodea a Andre Smith parece una maldición gitana, o beso de la muerte.

Por tanto, la evidente fragilidad de nuestra línea ofensiva marcará el devenir del ataque. Price entrará por Jordan en el LG, una oportunidad que espero aproveche. La línea defensiva de Buffalo, reforzada con el rookie Oliver, es de las muy buenas de la liga. Por esta razón, preveo nueva jornada de pesadilla para Dalton. Más le vale (más nos vale) que suelte pronto el oval. Si hay que reforzar la OL, utilizar doble TE no es mala idea, y ejecutar el pase a alguno de ellos. También utilizar a Boyd en slants, y las habilidades de Ross en endarounds.

Si el QB lo tiene mal, a los RBs no les va a ir mejor. Que no cuenten con la OL para ningún tipo de ayuda, así que más rentable sería buscar carreras exteriores, aprovechando la velocidad de Mixon (ya plenamente recuperado, tanto física como anímicamente) y Bernard. También se ha recuperado Williams, y dada la cantidad de jugadores lesionados, lo más probable es que sea activado. Su presencia no debería alterar mucho los planes, pero si el partido se tuerce, no estaría mal darle algún balón para probarle.

Sería importante que funcionara la carrera porque esto nos permitiría ser más creíbles en el playaction. Es la única forma que se me ocurre de ganar tiempo y permitir alguna ruta profunda de Willis o Ross. También hay que andar con ojo, porque su ofensiva es buena. White es uno de los CBs jóvenes con mayor proyección, mientras que Poyer y Hyde conforman una de las mejores parejas de safeties de la liga. En Seattle vimos una jugada imaginativa (fleaflicker), igual deberíamos intentar alguna si el ataque se atasca. Aunque mejor que esto sería que nos funcionasen bien las jugadas de screen, sin que Dalton estrelle el oval contra los brazos de los defensores.

 

En defensa

Supongo que nuestros defensores, escocidos por el repaso que les dieron los 49ers, querrán resurgir con energía. Por fortuna, la ofensiva que tendremos enfrente se parece más a la de Seattle que a la de San Francisco. Allen es un QB móvil, por lo que ir a lo loco hacia él puede ser una trampa. Resultaría mejor que nuestros rushers le mantengan contenido dentro del pocket.

Atkins contra Spain. No es que el bueno de Geno tenga nada contra nuestro país, sino porque éste es el apellido del OG que tendrá delante. Ya quedó demostrado en la derrota contra 49ers que Anarumo no va a poner 3 linebackers ni aunque los necesitemos, así que la presión fundamentalmente debe llegar desde la línea. El domingo con más responsabilidad ante la baja de Lawson, y que tampoco Wynn ni Glasgow estarán para las rotaciones.

Preston Brown, quien jugará contra sus excompañeros, es indiscutible en el medio. La duda surge sobre su acompañante: si será de nuevo Vigil o entrarán más Pratt y Evans en la rotación. La jornada pasada encajamos más de 250 yardas de carrera. Es una sangría que no puede seguir ocurriendo. Quizá para ayudar, el 5º defensive-back debería ser Fejedelem y no Phillips (Webb tampoco jugará).

Como decía antes, Allen es un QB corredor, pero no es mal pasador. Mucho cuidado con los TEs aunque no esté Kroft (en especial el novato Knox), y sobre todo, el WR-slot Beasley, un jugador a quien busca mucho en terceros downs complicados. Pero donde destaca Allen sobremanera es el pase largo. Tiene un cañón en su brazo, y tanto Brown como go-to-guy, como McKenzie y Jones rentabilizando mucho sus apariciones, pueden hacernos un roto Mucho cuidado Bates cuando suba en las ayudas, porque le pueden pillar la espalda. Vería mejor que se quedase en cobertura intentando alguna intercepción, que no subiendo a blitzear dejando desguarnecida su posición.

 

El rival

Buffalo suma 2 victorias contra sus rivales más próximos geográficamente (Jets y Giants). Unido al pésimo arranque de Miami, se postula como único adversario serio a los Patriots en su división, y con muy buenas opciones de alcanzar las victorias necesarias para entrar en playoffs como wildcard. Por tanto, están con la moral muy alta, y no van a dejar pasar la posibilidad de seguir añadiendo “Ws” a su casillero con la visita de un equipo como el nuestro un tanto venido a menos y más pendiente de otras cuestiones.

El descosido que nos hicieron los corredores de San Francisco no ha pasado desapercibido, y sin duda querrán repetir estrategia. Sin embargo, tienen lastimado a quien debería ser su corredor principal, el rookie Singletary, y será el veterano Gore quien lleve el peso de la carrera. Es un perro viejo, con un talento innato para encontrar huecos, que no lo ha perdido pese a la lógica merma de velocidad. No obstante, es el QB Allen quien lleva anotados más TDs por vía terrestre, así que habrá que vigilarle estrechamente.

Por aire, el veloz WR Brown lleva una marca de casi 100 yardas por partido, y si le ponemos junto a Kirkpatrick, puede resultar una masacre. Con todo, su principal peligro viene cuando llegan a la red-zone, donde han convertido en touchdowns las 5 veces que han llegado (son primeros de la liga en este apartado).

Defensivamente, son temibles. 6ª mejor defensa de la liga, con grandes jugadores en sus filas (el LB Edmunds, los rushers de su DL Hughes, Oliver y Lawson, el CB White, los SFs Poyer y Hyde,…). No deberían tener problemas para detener un paupérrimo ataque terrestre como el nuestro, último de la liga con menos de 30 yardas de media por partido. Quizá por el aire puedan ser más vulnerables, porque la lesión en el cuello de White pone en duda su participación.

 

La clave

Debemos dejar de ser unos pardillos y no perdonar más. En Seattle, las pérdidas y errores nos costaron el partido. Contra San Francisco, las penalizaciones e intercepción antes del descanso nos dejaron definitivamente sin posibilidades de remontar. Necesitamos un partido completo en todas las líneas, al menos, para tener la opción de competir, y si no traernos la victoria, como mínimo regresar con la moral de que seguimos avanzando hacia el buen camino.

Definitivamente, uno que debe ponerse las pilas ya es Randy Bullock. No podemos mantener un kicker que no es capaz de convertir largos field-goals si tampoco asegura los asequibles. Es sólo la 3ª jornada, pero en mi opinión es un examen final. Si sigue fallando, no podemos repetir errores del pasado aguantando esta rémora hasta el inevitable corte cuando ya sea tarde.

Pero hay otros jugadores que, a nivel individual, deben dar un paso al frente. Mixon debe mirar más por el equipo y menos a las redes sociales. Ross tiene que solucionar sus problemas de drops en el que probablemente sea el último partido antes del regreso de Green. También Sample demostrar ser merecedor de salir en segunda ronda por su eficacia en el bloqueo. Y por supuesto Price, desde una perspectiva quizá menos exigida que la de center.

A nivel colectivo, por supuesto, el principal sospechoso es la defensa. Me gustó que Anarumo asumiese su parte de culpa con el “todos debemos mirarnos en el espejo” y no lanzase balones fuera con el “deben ejecutar mejor” de Lewis. Creo que debemos volcar esta frustración en el campo, y salir al New Era Field con la mirada del tigre, y dispuestos a dejarnos la piel y las garras. Que nos ganen por calidad, pero no por intensidad.

Resumiendo, en ataque creo que la clave será conseguir big-plays, acelerando el ritmo del partido en no-huddle, buscando acciones rápidas que no comprometan a nuestra OL. En defensa, forzarles a que nos ganen por aire, poniendo mucho personal en el box para evitar que nos hagan fáciles primeros downs. Y por supuesto, intentar rascar algo en los retornos.

Aunque no somos favoritos, necesitamos la victoria. Ponernos 0-3 podría empezar a generar dudas sobre el proyecto, quizá provocando prisas que nunca son buenas consejeras.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.