Bengals 2020Previas

Previa Browns – Bengals

No hay mejor tras una derrota que tener un nuevo partido inmediatamente a continuación, para olvidar… o lamentarse el doble por tener dos consecutivas. Eso nos ocurre esta semana. Apenas pocas horas después de que leas esto, sobre las 2 y 20 de la madrugada del viernes en España, poco más de las 7 de la tarde todavía del jueves en México, jugaremos en el First Energy Stadium de Cleveland, en una noche fresquita (unos 12ºC) donde no lloverá, pero puede levantarse algo de viento. Jugaremos todo de blanco (camiseta y pantalón), pero con la equipación tradicional, no la color-rush.

Es un partido importante para ambas escuadras. Comenzar 0-2 puede poner en tempraneros aprietos los proyectos de Taylor o Stefanski. Pero da igual. Es el derbi estatal, la primera “batalla de Ohio” de la temporada. Es indiferente cómo lleguen los equipos, sus aficiones no esperan otra cosa que la victoria. Ambos llegamos con una derrota, pero las urgencias son mayores en Browns por sus más altas expectativas, aunque quizá a nivel de imagen dada la última jornada, nosotros estemos un poquito más arriba.

La serie histórica la lideramos nosotros por 51 a 42, y hemos ganado 9 de los últimos 13 enfrentamientos. Será la primera vez que tengamos a Burrow televisado a nivel nacional, esperemos que su rendimiento mejore los tristes números que ofrecía Dalton en estas citas nocturnas. Se enfrentarán dos QBs ganadores del trofeo Heisman como Burrow y Mayfield, pero será también el momento de interesantes reencuentros. Nuestro OC Brian Callahan se medirá contra su padre Bill, entrenador de OL en Browns. Su OC Van Pelt había sido nuestro entrenador de QBs los últimos dos años. En cuanto a jugadores, nuestro ex DT Billings, ahora con ellos, no jugará por precaución ante el covid-19, mientras que nosotros hemos fichado al kicker Seibert, hasta hace dos días jugador Brown.

El encuentro será arbitrado por Shawn Smith, quien trabaja como auditor interno en Michigan durante su vida “normal”. Nos toca, como la semana pasada, un colegiado con poca experiencia: tan solo 2 años como árbitro principal. Y no ha sido precisamente de los buenos. Varios partidos han acabado con agrias polémicas. Fue muy sonada la Interferencia Ofensiva de Pase que señalaron contra Hopkins en un Dolphins-Texans, pero con anterioridad también habían anulado a Green un TD por idéntico y riguroso motivo contra Falcons. A nosotros nos ha dirigido en dos ocasiones: la victoria en Atlanta en 2018 y la derrota en Oakland en 2019. En ambas nos frieron a penalizaciones. Como veis, el panorama en este apartado no pinta bien.

En esta web mexicana (pandaancha) nos sitúan en Texas

En ataque

Queremos ver al Burrow agresivo de los últimos 2 minutos, no al timorato de los otros 58. Como parte de su progresión, es necesario que cada vez vaya adquiriendo más responsabilidades, y no proponerle tanto pase de seguridad. También por su parte debe eliminar la sensación de superhéroe, y aprender a echar el balón a la grada si no sale la jugada antes que comerse un sack o arriesgarlo en un pase improbable.

Pero para conseguir este propósito es imprescindible que la línea le ofrezca mayor seguridad. El patético rendimiento de la pasada jornada no puede volver a repetirse. Estaremos sin Su’aFilo, precisamente el ofensive lineman mejor valorado por PFF el domingo. Lo normal será que Price ocupe su lugar en la alineación, aunque tampoco estaría del todo mal experimentar con Hart como RG (como RT ya hemos visto el desastre que supone) y probar a Johnson de RT.

Nos enfrentaremos a una defensa en cierto modo muy similar a la de Chargers. Una línea defensiva muy presionante, pero más débil una vez sobrepasado este primer nivel. Baltimore le hizo daño corriendo, pero ojo, le hizo más pasando. Jackson estuvo casi todo el tiempo en shot-gun, con lo que podía ver la presión y optar por play-actions o RPOs. Es muy importante que Mixon adquiera relevancia pronto en el partido para forzar a su defensa a estar pendiente de él, y que se abran más espacios para nuestros receptores.

Por sus bajas en secundaria, es muy posible que nuestros 3er y 4º WR consigan emparejamientos más favorables. Creo que puede ser un buen día para Ross, Tate e incluso Higgins. Pero para que funcione este plan necesitamos que la línea ofensiva le dé a Burrow más de esos 2,38 segundos (la 7ª peor marca de la liga en la primera jornada, incluso menos de los 2,51 que tenía Dalton), que construyamos drives más sostenidos para poder abrir el abanico de jugadas, y por supuesto, que los receptores se desmarquen, ya que contra Chargers, Burrow se tuvo que comer varias veces el balón porque no encontraba a nadie libre.

Debemos aprovechar la movilidad de Burrow para hacerles daño, como hizo Lamar Jackson el domingo pasado (foto de Andy Lyons para Getty Images)

 

En defensa

Aquí, al contrario que con Taylor, nos enfrentamos a un QB a quien no podemos dejarle respirar, porque es mucho mejor pasador. Pero cuidado, también es muy escurridizo y puede prolongar las jugadas ya sea lanzando en movimiento o corriendo él mismo. Es fundamental que, si conseguimos penetrar en el pocket, finalicemos las jugadas con un sack, o al menos, forzando a que eche fuera el balón. Necesitamos más cabeza que ímpetu en los Hubbard, Dunlap o Lawson.

Sin embargo, con la llegada de Stefanski, los Browns son ahora un equipo más corredor. Y no es mala estrategia porque cuentan con probablemente la mejor pareja de RBs en la liga con Chubb y Hunt. Nosotros en cambio llegamos con el centro de la línea defensiva en precario tras la lesión de Atkins, y los problemas con Daniels y Reader. Vamos a necesitar un gran esfuerzo de nuestros linebackers. En especial de Bynes, pero todo lo que puedan Wilson o Davis-Gaither será bienvenido. Es una noche para apostar por formaciones pesadas, poblando la unidad de linebackers con más jugadores de lo habitual, aunque sea en detrimento de la secundaria.

El que vayan a correr más no significa que no tengan peligro por el aire. Odell Beckham no tuvo una buena actuación en Baltimore y querrá resarcirse. Su mejor receptor fue Landry con 61 yardas. Uno estará con Jackson, pero el otro quedará con Phillips y aquí está el riesgo. Como la semana pasada, fundamental que Bell libere de responsabilidad a Bates y éste pueda centrarse en ayudar a los cornerbacks. Se supone que tendremos disponible a Sims, lo que también será una ayuda en el exterior.

Los Browns es uno de los equipos que utiliza con mayor efectividad las formaciones 13 (1RB + 3 TEs), así que debemos llevar precaución cuando salgan a recibir, tanto Hunt como alguno de sus Tight-ends. Mayfield es un QB que arriesga, así que debemos intentar anticiparnos a sus pases y conseguir alguna intercepción. En partidos igualados, los turnovers pueden suponer la diferencia entre ganar o perder.

Phillips no puede conceder ante OBJ las alegrías que permitió a Williams (foto de Joseph Maiorana para USA TODAY Sports)

 

El rival

Los Browns fueron apalizados por Baltimore 38 a 6. Una derrota dolorosa por la especial rivalidad entre ambas franquicias. Realmente, parecieron un juguete en manos de Ravens; pero seamos realistas, el 90% de los equipos de la NFL van a sufrir mucho contra los cuervos. Por tanto, tampoco deberíamos tomar ese revés como un referente fiable del potencial de Cleveland.

Perder en Baltimore podría entrar en sus pronósticos; perder en casa contra nosotros, no. Llegan escocidos y necesitados de victoria. Quizá esta ansia por ganar pueda derivar en errores y ahí tendríamos nuestra oportunidad. Al igual que nosotros, no llegan en óptimas condiciones físicas. En pretemporada perdieron a su safety rookie Delpit, y acaban de poner en Injury Reserve a su TE titular Njoku. No está claro que puedan contar con Conklin (RT) ni Hubbard (primer suplente como OT), tienen 2 cornerbacks tocados (Williams y Johnson) y no esperan que el LB Wilson se recupere a tiempo.

Estas bajas, sobre todo en la línea ofensiva (donde además ni el center Tretter ni el LT Wills están al 100%) debemos aprovecharlas para apretar a Mayfield, quien es un QB de todo o nada. Cuando está presionado se despista y comete errores, pero cuando está “caliente” es muy preciso y peligroso.

Suelen alinear formaciones pesadas para favorecer la carrera. Salvo en circunstancias puntuales, no forman más de 2 WRs. Sería muy importante ponernos por delante en el marcador y forzarles a salir de su “zona de confort”.

Sin embargo, en defensa no podemos menospreciar el poderío de su línea. Garrett y Vernon son dos rushers muy eficaces, y Ogunjobi por el centro también es muy peligroso. Deberíamos buscar la manera de evitar que lleguen a Burrow, si no es por personal, por esquema (shotgun, screens, rollouts…).

En equipos especiales son vulnerables. Cortaron al kicker por fallar un field-goal y un extrapoint. Han fichado a Parkey, quien ya estuvo con ellos en 2016, cuando también fue cortado por impreciso. En los retornos también podemos hacerles daño, porque su equipo de cobertura en ocasiones es demasiado poroso.

Mayfield es un QB muy escurridizo, cuidado con sus escapadas (foto de Terrance Williams para AP Photo)

 

La clave

Mantener el nivel defensivo mostrado contra Chargers. Si volvemos a dejar al rival en menos de 20 puntos pondremos a la ofensiva en condiciones de llevarse el partido. Será complicado por las bajas en los puestos de DT, pero me parece un objetivo a nuestro alcance. Ellos tampoco dispondrán de sus mejores efectivos en la línea ofensiva y debemos aprovecharlo.

Por supuesto, debemos erradicar los errores absurdos cometidos el domingo pasado y ya comentados aquí. Equilibrar el diferencial de turnorvers es básico para tener opciones de victoria. El equipo arbitral es de pañuelo fácil, así que hay que reducir al máximo las penalizaciones.

No obstante, independientemente del resultado, lo principal es avanzar en la consolidación de los esquemas ofensivo y defensivo. Del domingo al jueves poco se puede cambiar, así que lo normal sería esperar más de lo mismo. Lo único que desearía es mayor precisión en la ejecución y, sobre todo, mejor preparación física para evitar acabar acalambrados.

Es un partido que, lamentable, debo pronosticar con derrota. Los Browns me parece que están un poquito por delante de nosotros en su evolución. Juegan en su campo, y aunque sin público no es un factor decisivo, sí lo es el hecho de ahorrarse un viaje con tan poco tiempo de recuperación (recordemos además que nuestro partido terminó un poco más tarde que el suyo). Preveo otro partido durillo de ver, con pocas concesiones al espectáculo, y de marcador bajo y apretado.

¿Volveremos a tener el TNF otro «calambregate» con Bullock? (foto de Bobby Ellis para Getty Images)

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.