Bengals 2020Previas

Previa Colts – Bengals

Siempre he dicho que lo mejor tras una dolorosa derrota es ponerse a pensar lo antes posible en el siguiente partido para olvidarla. Así que dejemos el partido de Baltimore como una mala pesadilla y centrémonos en la visita a los Colts, que tampoco será un rival nada cómodo.

Indianápolis es segundo en su división, pero su balance 3-2 le mantiene vivas todas las aspiraciones de playoffs. Si bien en ataque, las estadísticas son más o menos parejas (ellos son 23º y nosotros 26º), el desequilibrio defensivo es abrumador a su favor: son el equipo que menos yardas totales concede de toda la NFL, mientras que nosotros somos el 23º.

La serie histórica también les favorece a ellos por 19 a 12 (2-10 en playoffs). No obstante, los dos últimos enfrentamientos han caído de nuestro lado (el último, precisamente en su campo). La distancia entre Indianápolis y Cincinnati es la más corta entre dos equipos de la AFC (apenas 177 kilómetros por carretera), pero no hay actualmente mucho trasvase de jugadores de una franquicia a otra (tan solo el CB Rose de nuestro practice squad, que estuvo un breve tiempo con ellos en 2016).

El partido se disputará a las 7 de la tarde en España, 12 del mediodía en México, y el habitual parte meteorológico carece totalmente de importancia, ya que Colts juega en un domo. Vestiremos con camiseta blanca y pantalón negro, combinación de colores con la cual este año hemos perdido un partido y empatado otro, ahora toca ganar.

Dirigirá el encuentro el colegiado Land Clark. Otra vez un novato, ya que entró a la liga en 2018, siendo ascendido a árbitro principal este mismo. No nos ha pitado aún, y el único antecedente es su presencia como juez de campo en la derrota contra Steelers de diciembre de 2018. Este hijo de Utah (nació en Monroe, en dicho estado) es Jefe del Departamento Urbanístico de Alburquerque (Nuevo México). Por si sirve como consuelo, de los 4 partidos que ha pitado este año, en 3 se impuso el visitante.

 

La última vez que visitamos el Lucas Field Stadium, nos impusimos gracias a un inolvidable fumble recuperado para TD de Fejedelem (foto Jeff Roberson / AP Photo)

En ataque

De nuevo, la máxima prioridad consiste en proteger a Burrow. No abrigo esperanzas de mejora en la línea ofensiva, así que habrá que buscar otros métodos. Si el pocket colapsa, hay que preparar jugadas donde salga en rollout para disponer de campo despejado para hacer los pases. Si la protección no aguanta esos 2 segundos mínimo, cantar jugadas donde se produzca un pase rápido al slot, o al tight-end, y confiar en que estos ganen yardas tras la recepción.

Fundamental recuperar el juego de carrera. La defensa de Indianápolis ya hemos visto que cierra muy bien las puertas a los corredores porque es muy rápida. Ni por dentro ni por fuera deja huecos, lo cual no significa que no debamos intentarlo. Quizá con la ayuda de Carter en funciones de FB, o más jugadas de RPO o de option, donde Burrow brillaba en college y apenas hemos utilizado. En todo caso, debemos convertir la carrera en una amenaza real, para hacer creíbles jugadas de play-action.

En los entrenamientos han estado limitados Tate y Green. Seguramente uno de ellos quedará fuera de la convocatoria para que entre Ross. Si es Tate quien no logra solventar sus problemas en el hombro, será una suerte para Green, porque por su actitud y rendimiento, merecería ser él quien quedase inactivo.

En todo caso, la vuelta de Ross puede suponer la última oportunidad para el primera ronda de hacerse valer. Estamos constatando un serio problema en el pase largo. Sin esta amenaza profunda, las defensas se pueden cerrar mucho sobre los RBs, y entrar con mayor alegría al blitz. Pero no todo es correr, también corresponde al WR buscar separación con el CB para que el QB pueda lanzar el pase con menor riesgo de ser interceptado. Ahí es donde ha estado fallando Ross. No obstante, sigo insistiendo en que se le podría probar en jet-sweeps, o reverses, donde poder maximizar su velocidad, saliendo ya con el balón controlado.

Otro problema que debemos solucionar a la mayor brevedad es la eficacia en la red-zone. Aparte de que contra Ravens sólo llegamos una vez, ya con Baltimore en modo dejar correr el tiempo (menos el payaso de Harbaugh, que pidió un challenge para que nos echaran atrás un primer down cuando su victoria ya estaba totalmente asegurada), tampoco entonces pudimos salir con un touchdown. Quizá ahí podríamos rentabilizar a Green si está activo.

Si no conseguimos que Mixon recupere su chispa, lo vamos a pasar muy mal (foto: www.stripehype.com)

En defensa

Fundamental presionar a Rivers. Aunque en algunos foros le responsabilizan de la derrota en Cleveland por su irresponsabilidad ejecutando lanzamientos que difícilmente podrían completarse, no es menos cierto que gracias a sus latigazos, Indianápolis nunca perdió la cara al partido. Si le dejamos que busque receptores sin incomodarle, nos va a hacer un traje, tal como nos lleva haciendo desde su etapa en Chargers. Oportunidad para el irregular Dunlap de reivindicarse y demostrar a los entrenadores que la titularidad le sigue perteneciendo.

Otra razón por la que el pass-rush debe ser eficaz es debido a los problemas que estamos teniendo en secundaria. Es posible que esta semana recuperemos a Alexander, pero también que perdamos a Phillips. Mientras Hilton esté cubierto por Jackson podemos estar medianamente tranquilos, pero cuando no sea así… Más nos vale volver a poner a Bates a hacer de bombero, porque los mangazos de Rivers pueden incendiar la zona profunda.

Esto supone que algún otro deberá vigilar la cobertura a los RBs cuando salgan del backfield. Indianápolis los utiliza mucho en esta misión (y menos mal que tienen lesionados a sus TEs titulares, porque nos podrían hacer un roto también por aquí). Nueva oportunidad para Wilson de demostrar su habilidad “interceptadora”.

En todo caso, lo que debemos asegurar es que nuestros linebackers estén muy vivos. Su juego de carrera, mermado tras la baja de Mack, está compuesto por jóvenes que se mueven a una velocidad endiablada, y vamos a tener que estar muy atentos vigilando los extremos, y firmes en el placaje con el corredor en carrera. Atención también a sus jugadas de engaño, con WR saliendo como corredores.

Necesitamos que Wilson y sus compañeros consigan big-plays en defensa, porque no podemos depender del ataque (foto: www.stripehype.com)

El rival

Indianápolis no puede permitirse otro tropiezo como el que tuvo en la primera jornada donde fueron sorprendidos por Jaguars. Vienen de perder ante un rival directo para playoffs como los Browns y, ante la buena marcha de Tennessee, el líder de su división, necesitan consolidar su posición de aspirante.

El irregular juego de Rivers ha provocado cierta controversia en la posición en el equipo de Indiana. Francamente, no sé de qué se sorprenden, ya que el veterano QB ha jugado así toda la vida. En todo caso, es seguro que, pese a que en un momento dado se le pueda ir la pinza, les da mejores opciones de ganar que Brisett. Tampoco olvidemos que en Cleveland les faltó Castonzo, su LT titular, que probablemente regrese el próximo domingo. Su vuelta debe darles más estabilidad en la OL y reducir la presión al QB.

Sus corredores (Taylor, Hines) son rápidos, y estos no nos suelen ir bien. También les utilizan mucho como receptores. En el puesto de TE jugará Burton ante la lesión de Alie-Cox, un TE undrafted que estaba sorprendiendo (nota mental: no es necesario ser una estrella, sino saber entrenarles).

La línea defensiva tiene dos peligrosos rushers como Buckner por el interior y Houston por fuera. No va a ser un día cómodo para Burrow, y es que en la NFL nunca hay días cómodos, ya que todos los equipos tienen buenos jugadores en todas las posiciones. Como decía antes, importante que nuestros esquemas ofensivos ayuden a Burrow a minimizar la presión.

Su línea de linebackers pierde al mejor hombre, Leonard, pero cuidado con los otros dos. Walker y Okereke son muy rápidos, ya sea en vertical o en horizontal, por lo que es muy complicado sobrepasarles. Además, también destacan en cobertura. En general, todo el equipo es bueno en este apartado, ya que consiguen muchos turnovers. Fundamental que Burrow no arriesgue en sus pases.

En secundaria destaca sobre todos Rhodes, que está haciendo una gran campaña, pero en situaciones de múltiples receptores aparece en escena Carrie, un CB que siempre va a por todas, intercepción o pase completo. Esta sobre-agresividad podríamos aprovecharla en nuestro beneficio si somos capaces de ganarle la espalda.

Por último, hay que destacar sus equipos especiales. Blankenship, el kicker con gafas, es el máximo anotador de la NFL (jugando en domo, tiene una clara ventaja), y sus retornadores son muy peligrosos. Por cierto, su punter, Rigoberto Sánchez (gran apellido), es de padres mexicanos, y ha reconocido que su gran ídolo no es otro que… Andrés Iniesta.

No os dejéis engañar por sus gafas de pasta. Rodrigo, hijo de brasileña, tiene el “jogo bonito” en sus pies (foto:www.fox59.com).

La clave

Uno de los factores clave en la derrota en Baltimore fue que nos anotaran en sus 3 primeros drives. Cuando el rival tiene tan pronto el resultado a favor, puede jugar a su ritmo, y nos toca a nosotros tener que arriesgar. Creo que debemos esforzarnos en no descolgarnos a las primeras de cambio. Ya no digo adelantarnos en el marcador, que quizá sea mucho pedir, pero al menos mantener siempre una distancia prudente que nos tenga en tensión y no les permita a ellos sentirse confiados.

Contra la mejor defensa de la liga no se pueden cometer errores. Hay que reducir penalizaciones en ataque, y eliminar pérdidas de balón. Pero más importante me parece, ahora mismo, solucionar la ineficacia en la redzone, un problema que se arrastra desde el año pasado. Francamente, con la cantidad y variedad de receptores que tenemos, los RBs de diferente perfil, y la posibilidad de correr con Burrow, no entiendo como al staff técnico se le siguen atragantando estas situaciones.

En defensa, podemos ir a saco a por Rivers. Es un QB estático que no nos va a hacer daño corriendo. También inteligente, así que precaución con enviar mucho blitz. Ellos abren mucho el campo a lo ancho, por lo que necesitamos velocidad en nuestros defensores. Tras la lamentable exhibición ofensiva del pasado domingo, si en algo nos debemos apoyar este domingo para tener opciones es apretar los dientes en defensa, forzar un partido de baja anotación, y esperar que resurja la magia de Burrow en los drives finales.

Viendo la trayectoria de ambos equipos en estos 5 partidos, soy pesimista respecto a la visita a Indianápolis. Repito, el tema no es perder, sino hacerlo con dignidad. Creo que al menos esto lo podemos conseguir. Si batallamos ante un equipo con aspiraciones de playoff y, sobre todo, conseguimos que Burrow sobreviva una jornada más, estaremos más cerca del objetivo.

Si conseguimos que Burrow salga vivo, o al menos, que no lo haga «daltonizado», será un buen avance (foto:www.theoklahoman.com).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.