Bengals 2021Previas

Previa Jets – Bengals

Si nuestro equipo solía encontrar diferentes maneras de perder (como contra Packers, donde perdimos dos veces, por sendos fallos del kicker), ahora está descubriendo sorprendentes nuevas formas de ganar, como es hacerlo sin sufrir. Ya van dos partidos seguidos donde es Allen quien termina como QB los encuentros porque los titulares han cumplido la tarea antes de la bocina final. No me importaría acostumbrarme a esta “nueva normalidad”.

El enfrentamiento del próximo domingo se muestra propicio a continuar esta racha, pero cuidado con confiarnos. Los Jets están heridos y juegan ante su exigente público, y ya sabemos que en esta liga, no hay nada escrito (precisamente, los Titans, un equipo de 5-2 como el nuestro, que acaba de pasar por encima de los vigentes campeones de la AFC, perdió contra ellos ahí). Hay que estar con los sentidos alerta. Empezando por los nuestros, ya que, como consecuencia del cambio horario, el partido empezará a las 6 de tarde en España y 2 de la tarde en Argentina, y a las 11 de la mañana de México.

La serie entre ambas franquicias están claramente decantada hacia los blanquiverdes. Un balance de 17-10, incluyendo dos victorias en playoffs, aunque les hemos ganado los últimos 3 enfrentamientos. En mi memoria reciente destacan dos partidos: la derrota en wildcard de 2009 en casa cuando partíamos como favoritos, y el triunfo en 2019, con el regreso de Dalton a la titularidad, cuando ya andábamos 0-11, que nos permitió quitar el ignominioso cero del casillero de las “W”.

No hay muchos jugadores en la actualidad que hayan militado en los dos equipos. Por supuesto, Carl Lawson, no sé si os acordáis de él, ese Edge-rusher que por ningún concepto podíamos permitir que se fuera y ahora, gracias a Hendrickson le tenemos olvidado, pues se largó a los Jets, pero no jugará porque está lesionado. Seguro que con este último dato ya le recordáis. También en sus filas está el TE Kroft, quien estuvo en Cincy entre 2015 y 2018. De los nuestros, solo el DE Ray estuvo un tiempo con ellos en 2019, y el entrenador Pollack formó parte de su staff entre 2019 y 2020.

La tarde estará parcialmente nublada en East Rutherford, con una temperatura máxima de unos 16ºC y humedad del 80%. Viento leve entre 8 y 16 Km/h, pero mínima probabilidad de lluvia. Vestiremos en el Metlife Stadium de blanco (otra vez), tanto en camiseta como en pantalón. Arbitrará el encuentro el director atlético del instituto de Lake Tapps, Washington, Craig Wrolstad. Árbitro principal desde la campaña 2014, entró en la liga en 2003 como juez de campo. Con la gorra blanca nos ha dirigido en 5 ocasiones, de las que 4 salimos con la victoria. Es, por tanto, un colegiado que suele traernos suerte.

9 de enero de 2010. Los Jets de Mark Sanchez (por entonces un rookie) nos vencen contra pronóstico en casa 14-24 en la eliminatoria de wildcard. Aquel día fuimos incapaces de contener a su RB Shonn Greene (también rookie). Moraleja: nada de confianzas (foto de Andy Lyons para Getty Images)

En ataque

Se dice que cuando funciona, mejor no tocarlo. Es cierto que nuestra ofensiva se ha convertido en una de las más prolíficas de la competición, pero de ahí a denominarla una máquina perfectamente engrasada hay un trecho. No se nos olvide que solemos romper los partidos a base de bombas, y grandes actuaciones individuales desembarazándose de sus rivales de Chase, Uzomah y el mismo Burrow. Pero no se puede vivir únicamente de big-plays.

La mejoría de nuestra línea ofensiva es una obviedad. Reiff ha encajado muy bien, e incluso me atrevería a decir que la lesión de Su’a-Filo que permitió la inclusión de Carman ha sido hasta beneficiosa. Burrow cuenta con un pocket bastante limpio la mayoría de las veces, y los sacks que encaja son en buena parte culpa suya por prolongar en exceso la jugada o permanecer demasiado inmóvil. Bajo esta premisa, parece correcto volver a basar nuestra ofensiva en el juego de pase, con el objetivo de forzar a Jets a “adelgazar” el box y dejar más defensas en cobertura, para entonces, conseguir más espacio a nuestros corredores.

La explosión de Chase puede ocasionar que doblen el marcaje sobre él. Ningún problema, más libertad en este caso para Boyd y Higgins, cuyo protagonismo ha estado más diluido en los últimos partidos, pero cuya peligrosidad permanece intacta. De momento, lo que ya ha conseguido Chase es que sus marcadores se cuiden mucho de que le cojan la espalda y les quemen en profundo, lo que en cierto modo “facilita” que pueda recibir el pase, y después, que sean las yardas tras la recepción las que hagan daño.

Aparte de entrenar la línea ofensiva, recordemos que Pollack es responsable también del juego de carrera (me pregunto de qué demonios será responsable Callahan). El regreso post-covid de Perine está contribuyendo a una mayor (y me atrevería a decir, mejor) rotación de los corredores. En cualquier caso, creo que optimizaríamos más las cualidades de Mixon realizando más carreras exteriores y aprovechando su capacidad como receptor.

Por lo demás, tampoco estaría mal ordenar alguna jugada que se salga un poco de lo monótono. Si hay una noche propicia para el «truco» (o trato) debería ser esta festividad de Halloween. Quizá este domingo no, pero puede que la necesitemos que algún momento más adelante, y deberíamos comprobar hasta qué punto estamos coordinados para ejecutarla.

Spain is different… desde que está en Bengals. De ser un OG del montón a uno de los mejores de la liga. Su buen juego, y el del resto de la línea, clave en el extraordinario arranque liguero (foto: Bengals.com)

En defensa

Lo que está siendo hasta el momento el pilar que nos sostiene debería seguir siéndolo. Los Jets han encajado 20 sacks en 6 partidos, lo que le convierte en el tercer peor equipo de la liga en este apartado. Esta estadística es una invitación a seguir presionando con intensidad. Tras lesionarse Wilson, su QB será White, con muy limitada experiencia en la NFL, y que sufrió mucho el pasado domingo contra Patriots. Hubbard y Hendrickson (éste quizá un poco menos por sus molestias en el hombro) deben convertirse en auténticas pesadillas para él.

Dada la inexperiencia de su QB, lo normal que NY haga descansar la mayor parte de su juego ofensivo sobre la carrera. No sé si será buena idea. Los Jets son el equipo con menos yardas terrestres de toda la liga (solo 432), con un paupérrimo porcentaje de 3,6 yardas por intento. Entre Reader y Tupou (que supongo volverán a ser titulares) deberían bastarse para contener sus acometidas, dejando más libertad a Ogunjobi para la presión.

Como viene siendo habitual, la línea de linebackers estará constituida por la pareja WilsonPratt. Davis-Gaither entrará bastante en la rotación (contra Baltimore jugó el 53% de los snaps). Sufrieron mucho cuando Jackson buscó conectarse con los receptores a sus espaldas, por lo que, con ayuda de los safeties, deberían vigilar esa zona en cobertura.

Sigue de baja Waynes, por lo que Apple será nuevamente titular. Este drama va siendo menor conforme avanza el campeonato, lo que es una buena noticia. Awuzie está cuajando una gran campaña. Sin embargo, no deben descuidarse. Davis es un receptor que puede hacernos daño si no estamos pendientes de él. Si Bell sube a la caja en ayuda de los LBs, de nuevo le quedará a Bates la tarea de patrullar la zona profunda (si ellos se ponen pronto por debajo en el marcador la buscarán bastante), sin descartar que pueda sumarse a la caja para sorprender con el blitz.

Contra Jets debemos demostrar la misma contundencia defensiva que exhibimos en Baltimore y no dar respiro a su QB (foto: Cincinnati.com)

El rival

Con sólo 1 victoria (el sorprendente triunfo contra Titans en la prórroga) no descubro nada afirmando que son uno de los peores equipos de la liga. Esto en sí no es malo. Todos los equipos deben pasar un periodo de reconstrucción y, de la mano de un QB rookie, y un headcoach también novato en ese puesto, recién aterrizado en la gran manzana, es algo que se podía esperar.

Por tanto, la misión de Saleh en este año es intentar plasmar su impronta en el equipo. Convertirlo en un bloque sólido, peleón. Muchos mimbres no le han dejado, pero por experiencia sabemos que es un proceso lento y doloroso. La lesión de Wilson, su QB titular, desde luego no ayuda. El fichaje de emergencia de Flacco, buen movimiento para, al menos, tener un QB competente que permita desarrollar al resto del equipo, llega un poco pronto para enfrentarse a nosotros. Así que será White, un chico que en su cuarto año en la liga apenas ha jugado el ratito que salió el otro día ante Nueva Inglaterra, quien les guíe.

En una situación así, lo normal es protegerle. No hacerle arriesgar y que sean los RBs Carter (novato) y Johnson (3er año) quienes lleven el paso del ataque. Coleman, lesionado, es seria duda, y La’Mical Perine, el primo de nuestro Samaje Perine, apenas es utilizado. El ataque terrestre de Jets es el último de la liga, pero el de pase tampoco es mucho mejor (29º). Su wide-receiver más peligroso es Davis (4 TDs), seguido de Berrios, aunque Carter también es muy utilizado como receptor fuera del backfield.

En defensa destaca el ex-Raven Mosley. Y lo haría más si no estuviera continuamente lesionado. Para el domingo tampoco llegará al 100%. Formará pareja con Quincy Williams en una línea de solo 2 LBs, dentro de una formación base 4-2-5 muy parecida a la que solemos formar nosotros, con una DL muy pesada.

En secundaria no tienen nombres muy relumbrantes. Sin embargo, los CB Hall (2º año) y Echols (rookie) están empezando a rendir bien. También está destacando el SF Maye. Es una unidad muy joven, con futuro, pero todavía con mucho camino por recorrer. Un dato: es el único equipo de la NFL que aún no ha conseguido ninguna intercepción. Esperemos que no se estrenen contra nosotros.

Como consecuencia del castigo recibido ante Patriots. Wilson se perderá al menos un mes de competición (foto: AP)

La clave

Somos superiores a ellos en todas las líneas, casi hombre por hombre. En la NFL no se puede dar nada por hecho, pero pocos encuentros disputaremos con tanta diferencia sobre el rival. Sin embargo, y lo sabemos porque nosotros también hemos estado ahí y no hace tanto, el orgullo no se pierde. Cualquier equipo es peligroso si le das la oportunidad de serlo. Por tanto, la clave es demostrar este dominio desde el kickoff inicial. Nada de esperar a la segunda parte. Nada de darles opciones de pensar que puedan arrancar algo positivo. En palabras de Burrow, pisar gas a fondo desde el inicio y no parar.

Por lo tanto, aparte de no confiarse, el plan es… seguir con el plan. Su defensa es la 27ª de la liga, tan porosa contra la carrera como contra el pase. Hay que generar en primer y segundo down para no forzar en el tercero. Hay que machacar su secundaria para obligarles a abrirse y que Mixon pueda dominar el reloj. Y en defensa, presión insistente. Confundir a White con formaciones y blitzes. Nada de contenerle esperando que falle, porque puede fallar, o puede que no.

En esta circunstancia, conviene no relajarse en equipos especiales. El equipo de cobertura debe seguir en forma para evitar que nos avancen mucho en los retornos. No podemos desperdiciar el esfuerzo defensivo concediendo buenas posiciones para que inicien sus drives. En cualquier caso, desde el convencimiento de que somos superiores, lo que no debemos hacer es cometer el error de arriesgar siendo demasiado agresivos o volvernos locos si nos vemos por debajo. Seguir con el plan, al final, dará frutos.

Este partido es de los pocos que nos quedan donde sobre el papel somos claros favoritos y no podemos dejarlo pasar para seguir con aspiraciones, liderando la Conferencia Americana y, por tanto, la AFC Norte. Creo que ganaremos por un par de anotaciones, pero esto no va a evitar que siga sufriendo en cada snap y que pida la hora al árbitro en cuanto nos pongamos por delante aunque solo sea de 1.

La noche de Halloween puede ser traicionera. Poner el partido en las manos de Mixon sería una de las claves para no sufrir ningún susto (foto: Bengals.com)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.