Previa Packers – Bengals

¿Creíais que lo de sufrir se iba a acabar? Nada de eso. Este domingo, 10:25 de la noche en España, 3:25 de la tarde en México, nos toca volver a sobrellevar con sacrificio franciscano nuestra afición por nuestros colores naranjinegros. Un partido contra los Green Bay Packers en Lambeau Field como corderos al matadero. Lo único clemente será la climatología en la tradicionalmente “tundra helada”. Se esperan para la hora del partido unos 17ºC, con cielo nublado pero apenas una mínima posibilidad de lluvia, viento suave y, eso sí, una alta humedad del 83%.

 

Sin embargo, contrariamente a lo que podríamos pensar, la serie contra los Packers nos es favorable por un global de 7-5, y hemos vencido en los 3 últimos enfrentamientos, incluyendo la visita a Green Bay de 2009, en nuestra única victoria en Lambeau, donde antes habíamos caído las 4 veces que habíamos ido. En estos partidos siempre ocurre algo. Todavía recuerdo la irrupción en el Paul Brown Stadium de un espectador para robarle el balón a Favre y parar su serie para dar la vuelta al marcador, o el último enfrentamiento en Cincinnati, con una impensable remontada por nuestra parte tras un agónico fumble recuperado para TD.

 

Son dos equipos que tradicionalmente construyen vía draft, esforzándose más en retener sus propios jugadores que fichar en la agencia libre, por lo que no hay muchas conexiones entre los jugadores de ambas plantillas. Con ellos juega el LB Ahmad Brooks, LB seleccionado por nosotros el draft suplementario de 2006, mientras que nosotros tenemos al LS Harris, quien fue seleccionado por los Packers en 7ª ronda del draft del año siguiente, pero que nunca llegó a jugar con ellos.

 

Una vez más volvemos a vestir de blanco, pero esta vez con pantalón negro, a ver si así eliminamos el gafe que este año estamos sufriendo con este color. Nos arbitrará el mediático colegiado Gene Steratore, quien también dirige partidos universitarios de baloncesto. Es, junto a su hermano, propietario de una empresa de suministros médicos y, este dato seguro que no os va a gustar, es natural de Pittsburgh. Sin embargo, su record cuando nos pita es de 7-3 a nuestro favor. Su momento de gloria llegó con la particular interpretación de la llamada “Calvin Johnson rule” a partir de la cual, ya nadie sabe cuándo una recepción lo es o no lo es. No suele ser un árbitro demasiado proteccionista con los QBs, así que ¡cuidado, Dalton!

 

Sin duda, lo más destacado del partido será ver cómo se desenvuelve nuestro equipo con la revolución iniciada la semana pasada, que tras acusaciones mutuas entre jugadores y entrenadores, acabó con un nuevo coordinador ofensivo. Los ánimos están tan encendidos que sólo una victoria podría tranquilizarlos. Una nueva derrota, y más si ésta se produce repitiendo tan patética imagen, podría generar un cataclismo cuyas proporciones no somos capaces de imaginar. A lo mejor, es esto precisamente lo que necesitamos.

 

Por parte quesera, seguramente se frotarán las manos ante la posibilidad de pescar en río tan revuelto, ya que ellos tampoco se pueden permitir una derrota que les aleje del primer puesto de la división (ahora en manos de los Lions), ni del resto de gallitos de la conferencia tras haber ganado con apuros a Seattle y caído en Atlanta.

 

 

Redactor en Bengals.es
Redactor en Spanish Bowl
Ex-Redactor de la AFC Norte de la NFL en el Diario AS
Colaborador de “La Perrera Brown”.
Integrante del foro de los Cincinnati Bengals en NFLHispano.com

Escribe tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *