Bengals 2021Previas

Previa Bengals-Steelers

¡Es Steelers week! Y no una steeler week cualquiera, sino la primera en años en la que partimos como favoritos. Las casas de apuestas pronostican que ganaremos por una diferencia entre 3,5 y 4,5 puntos, lo que supondría que les barreríamos por primera vez desde 2009. En todo caso, aún estaríamos muy lejos de alcanzarles en el global, ya que nos superan por 67 a 37, de ellas 32-20 en Cincinnati, incluyendo las dos dolorosas derrotas en wildcard. Son el equipo contra quien más veces nos hemos enfrentado, así que éste es nuestro auténtico Clásico.

En todo caso, los equipos llegan muy igualados. 6-4 nosotros y 5-4-1 ellos. En nuestro caso, con la moral alta tras vencer en Las Vegas. En el suyo, después de una derrota contra Chargers en un partido que remontaron de forma inverosímil para luego perderlo precisamente por un fallo defensivo, lo que es hasta el momento su mayor fortaleza. Pero en un duelo divisional no existen razonamientos lógicos, lo que prima es lo emocional. Aunque ya no estén los principales protagonistas, la rivalidad siempre ha existido. Los ex-acereros Hilton (CB) y Fred Johnson (OT) ahora son atigrados y el center Finney ahora es negroamarillo. Como siempre, saltarán chispas, y el apoyo del público será fundamental.

Sobre todo, para intentar que los mejores jugadores steelers no desplieguen su juego. No me refiero a atacantes ni defensas, sino a los cebras. El veterano de 60 años Bill Vinovich será el director de la contienda. Nacido en Pennsilvania, (en el condado de Beaver, perteneciente al área metropolitana de Pittsburgh), este auditor contable es árbitro principal desde 2004, con un paréntesis entre 2007 y 2021 por una dolencia cardíaca. Hijo y nieto de árbitros, es conocido por el clamoroso error al no pitar la interferencia de pase de los Rams contra los Saints en la final de la NFC 2018. Aun así, le concedieron la dirección de la última superbowl entre Chiefs y 49ers (antes había arbitrado la XLIX entre Patriots y Seahawks). Será su 5º Bengals-Steelers (4 como referee, 1 como side judge) y ¡oh, sorpresa!, hemos perdido todos. En general, con él como juez principal, el balance es de 5-7 (no ganamos desde 2016). Su última actuación ha sido este mismo año en la derrota contra Packers. Por comparar, su balance cuando pita a los acereros es 10-3 favorable a los de Pittsburgh.

No es casualidad que Vinovich salga en los memes con la camiseta negra y amarilla

La jornada será fría, como corresponde a esta época del año. Menos de 6ºC, con el cielo nublado aunque sin probabilidad de lluvia, vientos de 19 Km/h y humedad del 70%. Trataremos de compensarlo con el calor de los aficionados que llenarán el Paul Brown Stadium, pero también los de fuera debemos aportar nuestro granito de arena desde las 7 de la tarde del domingo en España, las 12 del mediodía en México y las 3 de la tarde en Argentina. Vestiremos de camiseta naranja y pantalón negro, la combinación que personalmente más me gusta, y que nos trae buenos recuerdos de la última visita acerera a Cincinnati.

Nunca nos canseremos de ver esta imagen. Belleza en todos los aspectos.

En ataque

Una nueva prueba de fuego para nuestra línea ofensiva. La defensa acerera, aunque no tan potente como en temporadas anteriores (este año es la 23 de la liga, siendo la nuestra la 15) sigue siendo muy peligrosa. Con lo que hay en juego, probablemente activen a T.J. Watt, quien no jugó en Pittsburgh y se perdió el encuentro de la semana pasada. Supongo que castigarían el lado de Williams, quien ya sufrió la jornada anterior contra Crosby. Quizá sería interesante reforzar ese lado con un TE o un RB que se quede en protección de pase.

Pero el peligro también puede venir por el centro con Heyward. Si Adeniji quiere hacer valer su nominación a la probowl, deberá demostrar que lo merece por su juego y no por su apellido. En todo caso, no es ésta una jornada para aguantar demasiado el ovoide en el backfield. Debemos hacernos fuertes en el juego de carrera; y en el de pase, buscar soluciones rápidas y seguras. Es un día para seguir buscando a Boyd como arma principal. Pero también involucrar algo más a Mixon como receptor, una faceta donde se le está utilizando muy poco este año.

Si conseguimos hacer que la defensa acerera adelante sus líneas, sería el momento de buscar a Higgins y Chase como estiletes profundos. Pero Burrow tendrá que “engañar” a Fitzpatrick, el safety que ya está activo tras pasar el covid, para llevarle con la mirada lejos de la acción. Es una pena que nuestro QB no tenga más movilidad, porque abriendo la defensa a lo ancho se generarían huecos para que corriera. Tampoco hace falta que se exponga demasiado, porque el objetivo no es conseguir muchas yardas, sino primeros downs. Es fundamental que su ataque esté lo menos posible en el campo.

La semana pasada, McPherson dio una demostración de potencia de patada, lo que debería generar confianza en el sentido de no necesitar arriesgar demasiado cuando estemos en zona de anotación. No digo en la red-zone (donde el porcentaje de TDs conseguidos es el 4º mejor de la NFL), sino cuando rondemos entre la 40 y la 30. Mejor asegurar 3 puntos y defender, que aventurarnos a pases complicados que deriven en turnovers o jugadas con pérdida de yardas.

Hay que evitar que Burrow siga corriendo por su vida. La línea ofensiva debe ser la de la segunda parte en Las Vegas, no la de la primera (foto de David Becker para Associated Press)

En defensa

Aquí es donde realmente se va a jugar el partido. Nuestra defensa debe volver a ser dominante y generar 3 y fuera o, al menos, evitar que Roethlisberger tenga continuidad. Aunque cada vez le cuesta más, siempre es un peligro en pases largos, y alguno va a conectar. Tenemos que intentar cerrarle esta puerta y que todo el juego transcurra por delante de nuestros LBs, no por detrás, donde sus wide-receivers nos pueden hacer daño en rutas cruzadas, o los tightends, que últimamente los están usando muchos, vuelvan a generarnos pesadillas.

Que Big Ben es cada vez menos big se pone de manifiesto cuando le llega la presión. Ya le empieza a costar desembarazarse de ella y prolongar las jugadas. Y ni hablar de salir corriendo. Debemos aprovecharlo para acosarle y acabar esta presión con el derribo. Es prioritario condenarles a terceros downs largos. Hay que sacarles del plan de juego de Canada, su OC.

En las últimas jornadas, Harris estaba promediando más de 80 yardas de carrera (salvo en la derrota ante Chargers por las circunstancias del marcador) y se debe sobre todo a la mejoría que con el paso del tiempo va experimentando su joven línea ofensiva. Pero también hay que llevar precaución con su habilidad como receptor (en Pittsburgh nos clavó 102 yardas así). Es muy importante que nuestros técnicos revisen bien aquel encuentro y encuentren la manera de ayudar a Bell, que aquel día se vio claramente superado.

Diontae Johnson, su WR-slot, no jugó el día de Pittsburgh, y en los últimos partidos se está destapando como uno de los socios más fiables de Roethlisberger. Es buen momento para que Hilton consolide la venganza ante sus ex con un férreo marcaje. De los exteriores, más que Washington me preocupa Claypool. No creo que Apple pueda con él y, si defendemos en zona, seguramente será a él a quien busquen. Trabajo extra para Bates, quien no podrá por tanto encargarse de los TE, y corresponderá a Wilson y los LBs hacerlo mejor que en Las Vegas.

Somos vulnerables en cobertura, por tanto, repito la importancia de que Hubbard y Hendrickson, e incluso Ogunjobi, generen caos en el backfield visitante. La comodidad de la victoria en Pittsburgh fue un caso extremadamente raro en nuestros enfrentamientos, y seguro que llegarán con la lección aprendida. Más nos vale no volver a confiarnos. Hay que poner toda la intensidad desde el kickoff inicial. Antes, incluso.

Necesitamos que la dupla H&H (Hendrickson/Hubbard) vuelva a ser dominante en las trincheras (foto de David Becker para Associated Press)

El rival

Poco tengo que descubriros de los Steelers. Todos coincidimos en que son los peores Steelers de los últimos 10 años… pero ahí están, echándonos el aliento en el cogote en la carrera por los playoffs. Son un equipo bipolar, capaz de atascarse contra un rival a priori débil como Lions pero superar a domicilio a otro tan rocoso como Browns. De sus 5 victorias, ninguna ha sido por más de 8 puntos, lo que muestra su experiencia en finales apretados y que nunca se dan por vencidos. Lo que viene siendo la tan de moda “resiliencia”.

Su defensa, sostén del equipo en los últimos tiempos, ha bajado un poco el nivel. Pero no os hagáis ilusiones porque en buena medida se ha debido a las lesiones de pilares como Watt, Fitzpatrick, Tuitt, Alualu, etc. Me preocupa bastante el extraordinario estado de forma de su DT Heyward, por quien no parecen pasar los años, y eso que tiene 32. Es una pesadilla constante presionando en la línea, pero es de los que no paran hasta que finaliza la jugada, y es increíble la cantidad de placajes a campo abierto que consigue lograr.

Quizá puedan ser más vulnerables en secundaria, donde Haden y Sutton, los cornerbacks, dependen mucho de la presión generada arriba para realizar bien su misión. Si conseguimos mantener un pocket medianamente limpio, Burrow y sus receptores pueden encontrarse emparejamientos beneficiosos donde quemarles (sobre todo Chase cuando quede 1 contra 1).

El ataque acerero está claramente en ascenso. El RB novato Harris está justificando su condición de primera ronda del draft. La baja del WR Smith-Schuster no está causando demasiado estropicio. La línea está mejorando, aunque pueden tener problemas en la posición de guardia con las lesiones de Turner y Hassenauer. Si finalmente debe jugar Finney, podemos tener una opción para presionar por ahí. Otra baja que puede ser sensible es la del TE Ebron, que les dejaría con el también novato Freiermuth como titular.

No son tan buenos como antaño ni en ataque ni en defensa. Pero el football consta de 3 fases, y los equipos especiales les están salvando. Mucho cuidado con los punts, que ya han bloqueado un par, decisivos en la victoria en Buffalo y en la remontada ante Chargers. Atentos también a las posibles jugadas de engaño. Destacar por último su fortaleza defensiva en la red-zone, donde sólo han encajado 16 TDs en las 33 veces que les han llegado.

Para sorpresa de nadie, Heyward no será suspendido por golpear a Herbert en el estómago (foto: nypost)

La clave

Sospecho que va a ser un partido de pocos puntos, por lo que la batalla posicional puede tener un valor decisivo. Debemos avanzar todo lo posible, y culminar con puntos, aunque sean 3. Si no, intentar dejarles lo más profundo posible para que les cueste salir. La paciencia va a ser clave. No salirnos de nuestro plan de juego. No arriesgar ni en pases imposibles ni yendo alocadamente a por Roethlisberger. Pensarnos muy mucho si nos jugamos 4ºs downs contra una defensa de este nivel.

Preveo por tanto un partido igualado, donde un detalle, ya sea un turnover, un big-play, un buen retorno, … puede marcar la diferencia. No entremos en su juego de provocación, ni de protestas al árbitro. Más que nunca, debemos tener claro que somos mejores, y simplemente nuestro juego debería ser suficiente para derrotarles. Estamos siendo muy disciplinados en las penalizaciones, lo que está rindiendo beneficios, y necesitamos que siga siendo así.

Llegamos relativamente sanos. Tan solo Tate está descartado (entraría Morgan en su lugar, quien lo está haciendo muy bien en labores de bloqueo), ya que las molestias de Boyd y Hendrickson ante Raiders quedaron en un susto. No se sabe nada de Waynes ni Su’a-Filo, a quienes se les está poniendo cara de corte. Tenemos por tanto un buen fondo de banquillo, que debemos rotar inteligentemente para mantener bien alta la intensidad durante todo el encuentro.

Mi pronóstico es de sufrimiento, aunque con esto ya contábamos, pero espero salir con una victoria. No voy a decir que la alegría sería doble, por ganar y que pierdan ellos; ni que así les apartamos de la carrera por playoffs, ya que seguirán peleando, aunque les tendríamos ganado el posible desempate (en caso de que empatásemos algún partido de aquí al final). El auténtico premio sería la convicción, para los incrédulos, pero sobre todo internamente en el grupo de jugadores y entrenadores, de que somos capaces de pensar a lo grande.

Mixon, con una impresionante racha de 3 partidos seguidos anotando 2 touchdowns, debe ser el motor de la ofensiva (foto: www.nationalfootballpost.com)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.