AnalisisBengals 2017

Primer tramo de temporada

QUARTERBACKS

Sólo hemos tenido un QB, pero parece que hubiésemos tenido dos. En la breve etapa Zampese reapareció el “Bad Andy”, el Dalton más temeroso, impreciso y desorientado. El que se viene abajo cuando colapsa el pocket, sin ver otra salida que escapar hacia la banda y desprenderse del oval. El que se obceca en la primera lectura y descarta otras posibilidades más ventajosas. El que es incapaz de colocar un balón en condiciones a más de 20 yardas de vuelo, o los pone muy altos, muy bajos, muy desviados, o a contrapié. El Dalton de los dos primeros partidos y la segunda mitad contra los Packers.

 

Podemos argumentar (con razón) que la línea ofensiva es un absoluto desastre, que aparte de Green nadie se desmarca lo suficiente, o que el juego de carrera brilla por su ausencia y obliga a forzar el de pase. Todo esto es verdad, como también lo es el hecho de que corresponde al QB minimizar los efectos negativos del ataque y hacer mejores a sus compañeros. Un QB en su 7ª campaña como titular debería tener superada ya esta fase.

 

Sin embargo, ya con Lazor, volvió el “Good Andy”, el Dalton valiente, preciso y concentrado. El que se lanza a por el primer down entre el tráfico, o sigue mirando campo abajo alguna posibilidad de pase cuando sale en scramble. El que es capaz de encadenar múltiples pases completos consecutivos incluso bajo la lluvia. El que recupera su fino toque en el pase largo. El que revierte el ratio de TD/INT de 0/4 a 7/2.

 

Con este “nuevo” Dalton sí es posible soñar con recuperar la efectividad perdida. Que reparta protagonismo entre la ofensiva, que se note menos lo espantosa que es la línea ofensiva. El pase rápido, la run-pass option donde demuestre su acierto encontrando emparejamientos favorables, la alternativa de avanzar con el balón en jugadas rotas. Su sonrisa es la mejor señal.

 

 

RUNNINGBACKS

Nos parecía que la tripleta Hill-Bernard-Mixon iba a ser la bomba, y la verdad es que nos ha explotado en las manos. En ningún momento hemos sido capaces de extraer todo el partido que este fantástico trío puede aportar. Rotándoles de manera jerárquica sólo conseguimos que ninguno de ellos entrase en juego y, por consiguiente, lastrar al ataque, huérfano del juego de carrera.

 

La falta de ayuda por parte de la línea ofensiva es sin duda un factor a valorar, pero no el único. Cada corredor tiene unas características que le hacen más indicado para situaciones concretas del juego, algo que no entendió Zampese. El ascenso de Lazor ha traído la lógica: el más talentoso, no el más antiguo, es quien debe ser el RB principal.

 

Mixon es ahora quien recibe mayor número de carreras. Sólo es cuestión de tiempo que realmente explote todo su potencial. Muestras ya ha empezado a dar, y su primer TD contra BUF contribuirá a ganar en confianza. Debemos insistir con él. Me parece el único capaz de encontrar huecos donde otros sólo ven camisetas del equipo contrario, y arañar yardas imposibles tras el contacto.

 

Por su parte, Bernard se ha establecido como RB de 3er down por su capacidad en tareas de protección al QB y sobre todo por su habilidad milagrosa para producir en jugadas de screen. Es nuestro receptor más productivo (16,4 yardas por recepción) y ya ha anotado 2 TDs. Hill sigue con plomos en los pies, incapaz de romper placajes. Debería quedar relegado a jugadas de pocas yardas (donde ha demostrado su efectividad, incluso saltando por encima de la pila de defensores), pero claro, esto es poco trabajo ya que tampoco interviene en equipos especiales. Creo que deberíamos buscar activamente un traspaso para él (Vikings, Raiders,…).

 

 

WIDE-RECEIVERS

De nueve emerge con luz propia la estrella de Green. Su “rajada” contra Zampese no sólo costó el puesto al OC, sino que le ha supuesto un incremento de pases hacia él (de 9 a 11 de media) y se ha encaramado al 2º puesto en yardas entre los WR de toda la NFL, así como salir a TD anotado en cada partido dirigido por Lazor. Es el motor de la ofensiva, y como tal ejerce.

 

Sin embargo, no hay que descuidar otros apartados, como por ejemplo, la protección al balón. Contra BUF sufrió un fumble que nos pudo costar muy caro, y Dalton sufrió un par de intercepciones en las que pudo hacer más, ya sea evitándola en el propio lanzamiento, o cortando el retorno rival. Debe entender que como líder, tiene que pensar en sus compañeros.

 

La segunda unidad brilla también, pero por su ausencia. LaFell es prácticamente invisible para Dalton. No tiene buena sintonía con él, y las pocas veces que le lanza, lo hace como a desgana, con lanzamientos en exceso fuertes y desviados. Boyd ha tenido alguna buena intervención en 3ºs downs, pero bastante tiene con sobrellevar la posibilidad de ir a juicio por contrabando, y ahora mismo además está lesionado. Estuvo inactivo el partido de Houston por razones que no han quedado del todo claras, pero que se rumoreó fue debido a una supuesta falta de intensidad en los entrenamientos. En mi opinión, el problema con él es que tampoco sabemos utilizarle donde mejor pueda rendir (en el slot, más que por el exterior). Esperemos que Lazor le sepa hacer un hueco en la ofensiva. Nos costó una 2ª ronda, no podemos abandonar que sólo es su 2º año.

 

Si poco lustre ha tenido la “segunda unidad”, mucho menos la “tercera”. Cody Core, la gema escondida, el robo del draft, lleva la escalofriante cifra de 0 recepciones. Menos mal que lo maquilla con su participación en equipos especiales. Erickson en cambio sí ha aparecido cuando le hemos buscado (que ha sido muy poco). Personalmente, creo que deberíamos darle un mayor papel como WR4, como un nuevo “babyhawk”, en jugadas diseñadas para darle el balón y aproveche su agilidad y velocidad (mejor que usar a Ross, que se rompe).

 

A los novatos Malone y Ross, el primero por su aparente bisoñez y el segundo por lesión, apenas les hemos visto el pelo. Creo que Malone podría alternar presencia en los partidos con Core sin que el equipo se resintiera demasiado, y probar a ver qué pasa (la lesión de Boyd le abriría una posibilidad entre los convocados). Lo de Ross es más preocupante porque confirma los peores temores pre-draft (y nuestra reiterada desgracia con los elegidos en 1ª ronda). La posición de WR está lo suficientemente cubierta (más en cantidad que en calidad) como para no tener que precipitar su vuelta. Mejor que se recupere bien, y cuando lo haga, usémosle como lo que es, un WR rápido, no volvamos a meterle entre el tráfico en inútiles y peligrosos end-arounds.

 

 

TIGHT-ENDS

Vuelve a ser protagonista Eifert, y por el mismo motivo: lesión. Esta vez, de nuevo en la espalda (de la que ya se operó el año pasado), lo que obliga a ser cauto en cuanto a la longevidad de su carrera. Se perderá todo el año, que recordemos era el último de su contrato. Es un jugador cuya calidad está fuera de duda, pero se pierde tantos partidos que hay que pensar bien si le renovamos o le hacemos jugador franquicia. En cualquier caso, tenemos por delante 11 partidos en los que podremos ver de qué pasta está hecho Kroft. Si supera las expectativas, será innecesario retener a Eifert; pero si no lo hace, y demuestra que no puede ser más que un TE2, nos genera un problema, porque nos quedamos sin titular para 2018.

 

Uzomah es quizá uno de los mejores TE3 de la liga. Pero ojo, TE3. Su techo lo veremos ahora acompañando a Kroft. Eso si no se lesiona, porque tenemos unos TE que parecen hechos de cristal, ya que Hewitt que en teoría también puede ocupar esta demarcación (aunque lo poco que se le usa es más como FB), tiene para varias semanas de recuperación. El undrafted Carter, quizá el primer sorprendido de verse en el roster principal, ha debido jugar más de lo recomendable para alguien de tan limitada capacidad, por lo que no entiendo que tras poner a Eifert en IR no se haya fichado a alguien con experiencia. Ah, claro, es que somos los Bengals…

 

Con Zampese, los TE eran poco más o menos que figuras decorativas, empleados básicamente en bloquear (lo cual, tampoco viene del todo mal, teniendo la OL que tenemos), pero no puedes poner a Eifert a hacer eso, porque no vale. Lazor ha dado la vuelta a la situación y ahora los TE son parte activa de la ofensiva, con frecuentes formaciones de doble TE, lo que hace que dé más rabia todavía que no pueda contar con Eifert.

 

 

LINEA OFENSIVA

Llegamos por fin al principal protagonista, por lo negativo, de esta primera parte liguera. Cumpliéndose con funesta precisión lo que todos preveíamos, los OT han sido un absoluto desastre. Ni Ogbuehi ni Fisher dan el nivel para titular en la NFL. Probablemente, ni para suplentes. Además, su principal defecto, la escasa fuerza, también les convierte en inútiles para pasarlos al interior de la línea. Una vez tras otra han sido superados por todos y cada uno de sus rivales. Hasta tal punto se ha llegado que Andre Smith, quien en principio venía como RG (posición en la que tampoco ha funcionado), ha sido nuestro mejor OT, alternando en los puestos de RT y LT según se necesitase más apoyo a la carrera o a la protección de pase. Esto es muy gordo, ya que a estas alturas apenas hay margen de rectificación, y se agradece que, por lo menos, Lazor haya tomado el toro por los cuernos y comenzado estas rotaciones como solución de emergencia.

 

Por dentro, la cosa sigue tan mal como era de esperar. Bodine sigue siendo el mismo coladero de siempre, lo único que ha cambiado es que ya no es el eslabón más débil de la OL porque hay otros aún peores que él. El puesto de RG se lo ganó Hopkins en pretemporada con justicia, pero éste es otro que se lesiona con facilidad y sólo nos duró el primer partido. Su ausencia no fue cubierta por Westerman, otro supuesto “robo del draft” (que cada día apunta más a “bust”), sino por T.J. Johnson, en principio el Center suplente, cuyo juego está a la par del de Bodine. Así las cosas, sólo Boling se salva de la quema, pero sin tirar cohetes, que ya hemos sufrido 15 sacks, y los corredores no encuentran un hueco por el que entrar. Sería interesante mover los hombres de línea en jugadas de pull para buscar vías alternativas.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.