Reflexiones rápidas antes del Draft

Con el NFL Draft 2016 a poco más de un día es hora de poner, en mi opinión siempre, los puntos sobre las ies. ¿Qué necesitan los Bengals reforzar tras una offseason en la que han perdido jugadores importantes en la secundaria y en ataque?

Ante todo, soy un claro partidario de la filosofía de best player available o mejor jugador disponible que llevan utilizando los Bengals ya unas cuantas temporadas. Es por eso que defiendo rotundamente los fichajes tanto de Brandon LaFell como de Karlos Dansby, no sólo por lo que todavía pueden contribuir al equipo sino porque permiten a Cincinnati ir al Draft sin agujeros tan claros como para tener que elegir a alguien en primera ronda del que no estén absolutamente enamorados.

Es obvio que las bajas de jugadores como Marvin Jones Jr., Mohamed Sanu, Reggie Nelson y Leon Hall pesan mucho. No sólo los relevos que ahora mismo tienen en plantilla son incógnitas en el mejor de los casos, sino que también obligan a Cincy por primera vez en cierto tiempo a tener que buscar titulares o contribuyentes importantes desde el primer día en el Draft. O no. En teoría los Bengals necesitan un wide receiver a pesar de la llegada de LaFell y la presencia de James Wright y Mario Alford. Nadie quiere repetir lo ocurrido hace dos temporadas cuando el ataque dependió en exceso de lo que pudiese hacer Sanu. Por otro lado creo que no debería ser así; me explico.

Si bien es cierto que el nuevo coordinador ofensivo Ken Zampese podría darle uso a alguien que quitase presión a AJ Green en su lado opuesto y proporcionase al quarterback Andy Dalton otro target en el exterior – lo que no tiene Bengals ahora mismo es la velocidad y deep ball ability que ofrecía Jones -, no deberían usar su primera ronda en un receptor si ese jugador no es claramente mejor que el resto de los posibles seleccionados. Cincinnati tiene otros agujeros en la plantilla igualmente importantes, aunque poca gente quiera darse cuenta simplemente por el hecho de que los titulares en dicha unidad son prácticamente inamovibles.

Marvin Lewis tiene la responsabilidad de aprovechar el Draft para dotar al equipo de las mejores piezas a largo plazo, y en ello se incluye el reforzar una línea defensiva que hoy por hoy sólo tiene dos jugadores que estén por encima de la media de la liga: Carlos Dunlap y Geno Atkins. Mientras que lo lógico parece ir a por un receptor por las dos bajas sufridas durante la offseason, lo ideal sería poner fin a los experimentos con Will Clarke, Margus Hunt o la dupla Phil Sims-Brandon Thompson. Si los Bengals quieren mantener un papel protagonista en la NFL la línea defensiva es una necesidad imperiosa que a igualdad de talento disponible en primera y segunda ronda de draft se debería imponer sobre la aparente precariedad en el cuerpo de receptores.

De hecho el fichaje de LaFell en el mercado de agentes libres pone de manifiesto la mayor facilidad que hay actualmente para encontrar en multitud de sitios talento en la posición de receiver, en comparación con el brutal páramo existente con respecto a los defensive linemen. No nos engañemos, ni Domata Peko ni Michael Johnson son nada del otro mundo y les estamos pidiendo que sean partes integrales de la defensa de un equipo ganador, y no jugadores con un rol específico dentro de una rotación con mucho más talento medio. Es hora de aprovechar a Atkins y Dunlap y dotarles de ayuda que además faciliten la tarea de una unidad que probablemente sea sobre la que más dudas recaigan todo el verano, la secundaria.

Con lo dicho, espero que Bengals siga con su filosofía y escojan al jugador que ellos crean mejor, pero que no les pese la posible necesidad de un receptor porque, a igualdad de talento disponible, hay algunas situaciones más desesperantes en la plantilla.

Redactor en Cincyjungle.com
Redactor en Bengals.es
Redactor en Spanish Bowl

2 Comments

  1. Gerardo

    27 abril, 2016 at 11:40

    Estoy de acuerdo pero con matices. Creo que los WRs Treadwell y Doctson sí que están dentro de esa filosofía de BPA. 

    Está claro que hay que reforzar la DL pero a esas a alturas del draft no veo yo ningún jugador que sea realmente BPA sobre Doctoson y Treadwell de forma muy clara. Y la diferencia es que si está uno de estos receptores disponibles hay que cogerlo, porque la diferencia de calidad entre ellos y el resto de receptores es mucho más grande que la diferencia de calidad entre DLs disponibles en el 24 y más adelante.

    Por ejemplo veo mas valor en escoger a Doctson y Clark o Johnson con los dos primeros picks, que escoger a Reed y un WR que para mi es uno de mis favoritos como es Carroo, porque veo que si bien entre Doctson y Reed el valor es similar, el de Clarck y Johnson excede con mucho al de Carroo o Boyd disponibles en segunda.

    Estoy hablando exclusivamente de DTs primero porque lo considero más necesidad que DE, y segundo porque no veo a ningún DE, para mi gusto, con valor de primera ronda fuera de Bosa, Buckner (que no nos van a llegar) o Lawson, y los que nos pueden llegar en segunda también me parece que tienen mucho menos valor que los DT que pueden rondar por el pick 55.

    Por supuesto, si ni Doctson ni Treadwell llegan, también espero que no fuercen WR y vayan a por BPA en otra posición, quizás podría aceptar Coleman, pero el resto creo que es una pérdida de valor del pick 24.

  2. ander

    28 abril, 2016 at 16:22

    1.ronda Doctson o BPA,si no cae doctson en 2.ronda pharaoh cooper

Escribe tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *