AnalisisBengals 2019

Seahawks 21 – Bengals 20

De ninguna derrota se puede decir que sea dulce, pero hay diferentes grados de amargor. Obviamente, caer por un solo punto, después de hacer un gran partido y desperdiciar varias oportunidades de haber tomado ventaja, deja mal sabor de boca. Pero no debemos olvidar de dónde venimos. Del apático equipo de 2018 sólo queda un triste recuerdo, como de un mal sueño. Lo que se evidenció en el soleado-lluvioso-soleado estadio de Seattle fue un conjunto con ambición, garra y determinación. También por desgracia, todavía algún rescoldo de vicios pasados que es conveniente corregir.

El mérito hay que dárselo de forma indudable a los entrenadores. Contrariamente a lo que los vaticinios más funestos (que en nuestro caso suelen ser lo más certeros) anunciaban, el partido no estuvo ni mucho menos decidido hasta los instantes finales. Se dio la cara en todo momento, ante un rival de prestigio, muy duro en su propio feudo, y con las bajas del LT Glenn, de A.J. Green, y durante toda la segunda parte, de Joe Mixon. 3 pilares ofensivos sin los que Dalton logró sus mejores números desde que es jugador profesional.

Pero también la defensa parecía otra cuando en realidad, sólo la presencia como titulares de Hubbard por Johnson, y Webb entrando como nickel-back la diferenciaban del año pasado. Por tanto, enorme éxito el del cuerpo técnico para revertir la situación, en tan poco tiempo, y con tan exiguos recursos. El único lunar, los equipos especiales, precisamente del entrenador con más tiempo en la franquicia.

 

ME GUSTÓ

Zac Taylor

Pidió su primer challenge en la NFL durante el primer drive del partido. Lo perdió, porque la jugada no era nada clara, pero me gustó su agresividad para no conceder nada. Faltando 16 segundos para el descanso, desde nuestra yarda 45, con Lewis nos hubiéramos arrodillado, y lo sabéis. Taylor ordenó un pase profundo (casi interceptado) y por una vez fuimos nosotros los últimos en anotar antes de ir a los vestuarios y no al revés.

4ª y 1 en la 36 de Seattle, faltando 2 minutos para acabar el tercer cuarto y ganando por 3. Nos jugamos el 4º down. Con otro entrenador no hubiésemos arriesgado. Taylor apostó por jugárselo y perdimos. Ni la ejecución, ni probablemente la elección de jugadas, estuvieron a la altura, pero con esta ambición, seguro que habrá más veces que lo consigamos a que fracasemos.

Anotamos un touchdown con un fleaflicker. ¡Un jodido fleaflicker! Por primera vez en ¿3 años?, una jugada de “fantasía” en nuestra ofensiva. Está claro que una acción no hace sistema, pero reconforta ver que hay vida en las mentes de los entrenadores de ataque.

 

Dunlap & Hubbard, S.A.

Creo que esta parejita, si sigue a este nivel (y con suerte si las OL rivales son tan flojas) nos va a dar muchas alegrías. Entre ambos: 17 placajes, 4 para pérdida de yardas, 3 sacks y 5 veces golpeado el QB. Una tenaza mortal. Vi a Dunlap muy activo, muy comprometido en el papel de líder, atacando con irreconocible ferocidad. Por su parte, a Hubbard le vi más evolucionado, más consciente de su papel, sin dejarse llevar tanto por los instintos. Creo que la premisa de los entrenadores de darles libertad les favorece.

La cruz de la moneda es la defensa contra la carrera exterior. Nuestros LBs son lentos y les cuesta llegar, así que necesitan el apoyo de la secundaria (confiemos en el regreso de Dennard). Anarumo deberá trabajar este tema, porque la verdad es que la carrera interior se contuvo bastante bien, con Vigil haciéndose muy grande en varias ocasiones.

 

John Ross

Un partido de 158 yardas y 2 TDs justifica su estatus de 9ª elección general en el draft. Lo importante es que tenga continuidad, y parece ser que sí. Tanto por el jugador, a quien se le vio mucho más implicado (esperemos que no se deba sólo a la vuelta al estado de Washington) como por los entrenadores. A pesar de haberse perdido buena parte del training-camp, fue el receptor más buscado por Dalton (12 targets), lo que demuestra que los nuevos técnicos pretenden involucrarle mucho más en el juego.

Las jugadas de sweep-motion no funcionaron ninguna (hay que trabajarlas más, porque nos las pillaron todas) y tuvo un drop criminal cuando probablemente hubiera podido irse solo hacia el touchdown. Lo corrigió justo en el pase posterior, pero estos errores mentales no son admisibles en un jugador de tercer año. Es una gran alegría (y un enorme alivio) comprobar que a lo mejor no hemos tirado otra primera ronda a la basura. Tengo la impresión que su participación tendrá continuidad (aunque lógicamente más reducida) incluso cuando vuelva Green. Habrá que ver si esta actuación descarta del todo los rumores de trade… o se aprovecha para reactivarlos desde una mejor perspectiva.

 

Don Giovani Bernard

La lesión de Mixon provocó que participase más de lo esperado, incluso para un partido descaradamente decantado hacia el pase. Lo cierto es que tuvo más éxito que Mixon en sus intentos, especialmente en una jugada de screen en la que casi rompe a toda la defensa. El veterano RB recién renovado demostró una vez su fiabilidad, ya que también destacó protegiendo a Dalton.

 

Andy Dalton

A pesar de sus errores (el cómico fumble en la redzone fue criminal), el día que bate su record de yardas y pases completos debe entrar en esta sección. Supo tomar lo que la defensa de Seattle le daba, y se mantuvo con aplomo ante la presión, no siempre evitada por la OL. No creo que hacerle pasar 51 veces sea la mejor estrategia para el futuro, pero se le vio muy implicado en el esquema ofensivo de Taylor.

Su liderazgo es indiscutible. Casi tanto como su lentitud. Nunca ha sido una gacela, pero creo que no le vendría mal un poco más de gimnasio. Debería conservar más la cabeza fría cuando sale (mejor dicho, huye) del pocket. Recuerdo una jugada que no soltó el balón al salir por la banda antes de atravesar la LOS, lo que nos hizo perder un par de yardas.

 

NO ME GUSTÓ

Secundaria

De Dre Kirkpatrick ya no me sorprende que sea quemado, que permita recepciones a novatos, que se desoriente en las asignaciones… Lo que esperaría de alguien de 29 años, y el tercer componente de la defensa con más tiempo en la plantilla (solo detrás de Dunlap y Atkins) es algo más de cerebro y liderazgo. Su falta personal, aunque precedida de provocación, fue estúpida e innecesaria. Facilitó una anotación de Seattle que, con el partido tan ajustado, resultó decisiva. Repito, espero poco de él como deportista, pero al menos, que no lo empeore con su comportamiento. Igual sí que hay que mirar CBs para primera ronda de 2020.

Bates no hizo mal partido, pero falló un par de placajes y no llegó ni de lejos a la ayuda en el TD de Lockett. Si alabamos lo bueno, también hay que señalar cuando está más flojo. Williams regaló un tercer down de la manera más absurda que recuerdo, reculando hacia atrás. Webb y Jackson tampoco me impresionaron. Me gustó que estuviesen activos en el blitz, pero ante un equipo limitado en su cuerpo de receptores, debimos haber sido más eficaces.

 

Juego de carrera

Como esperábamos, inexistente. Solo 14 carreras frente a las 55 jugadas de pase. Y eso que, con el partido igualado, hubiésemos necesitado más control por aquí. Pero un lamentable promedio de 2,4 yardas por intento es insostenible. Nos obliga a ser unidimensionales, y esta es la manera más fácil de que nos puedan detener.

Especialmente negado estuvo Mixon, con apenas 10 yardas en 6 carreras (tampoco en el juego de pase aportó mucho, con 7 yardas en 2 recepciones). Además, acabó lesionado, con un esguince de tobillo, que veremos cuánto tiempo le deja inactivo. Perine lleva menos de una semana con nosotros, pero quizá algún snap no hubiese estado mal, sólo fuera por probar algo diferente.

 

Línea ofensiva

No tan catastrófica como esperábamos, pero aun así, lejos de los estándares necesarios en la NFL. Por la falta de suplentes, Andre Smith va a jugar más de lo recomendable, lo que nos supone un problema muy  gordo. Esperemos recupera lo antes posible a Glenn, pero éste ya sabemos que cuando no es por una cosa es por otra, pero no se puede contar con él para 16 partidos al año. Jordan acusó la inexperiencia. Muy mal lo tiene que estar haciendo Price para no situarse por delante de él.

Hopkins no lo hizo mal respondiendo a la confianza otorgada para ejercer de center, pero ni Hart ni Miller consiguieron imponerse de forma regular a sus respectivos pares. Hay todavía mucho trabajo por delante. Al menos, no cometieron salidas falsas, pero el holding de Smith en 2ª y goal desde la 4 fue determinante para que nos tuviésemos que conformar con el fieldgoal.

 

Equipos especiales

Quizá habría que particularizar en Erickson y Bullock. El WR sufrió un fumble por no saber calibrar cuándo ha terminado la jugada, y prolongarla no traerá nada bueno. No sé para qué hemos cortado a Malone si no utilizamos a Cooper. Estos regalos son los que nos matan, porque llegó en un momento en el que habíamos conseguido parar a Seattle en 3 y fuera.

La razón para mantener a un kicker de corto recorrido como Bullock era su seguridad en los fieldgoals por debajo de 50 yardas. Pues el domingo falló de 45. En su descargo recordar que en ese momento estaba cayendo la mundial, pero un kicker profesional también debe saber acertar en condiciones adversas de lluvia. Como decía antes, no vamos sobrados en ninguna faceta del juego. Si seguimos perdonando, nos va a costar mucho ganar algún partido.

También me gustaría mencionar la falta contra Huber que permitió prolongar un drive que culminó con un FG. Independientemente de la penalización resultante, no podemos dejar que nos cacen al punter. Grave error del equipo de cobertura que podría haber tenido consecuencias muy funestas.

 

Conclusión

En definitiva, para no extenderme demasiado, buena imagen en el debut de la temporada 2019. Se vio un mayor entusiasmo en los jugadores, y una mejor preparación del encuentro desde la banda, lo que nos levanta el ánimo para seguir viendo más a nuestro equipo. Sin embargo, si Dalton hace su mejor marca individual, rompiendo un record de yardas de recepción que databa de 2010 en tiempos de Palmer, y aun así no conseguimos ganar el encuentro, algo debemos estar haciendo mal. Hay que corregir errores y evitar regalos, que tampoco somos un equipo tan joven como para excusarnos en la inexperiencia.

Termino con los candidatos a “cagada de la semana”, que esta jornada inicial son:

Alex Erickson por: “Bailar. Bailar, bailar, bailar. Nada malo me puede pasar

Andy Dalton por: “Vale, he perdido el balón, pero al menos he placado por primera vez a un gordo sin romperme el dedo

Dre Kirkpatrick por: “Estamos de acuerdo en que soy una desgracia cubriendo receptores, haciendo faltas personales estúpidas y tal, pero ¿y lo bien que celebro los sacks?

Randy Bullock por: “Ya ha sido mala suerte, ¿quién podría imaginar que llovería en Seattle?

Andre Smith por: “Pero, ¿este Clowney no estaba en Houston? Si me empezáis a cambiar los jugadores contrarios a cada momento no hay quien se aclare

2 comentarios en “Seahawks 21 – Bengals 20

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.