AnalisisBengals 2020

Steelers 10 – Bengals 24

Lunes de victoria. Mis 3 palabras favoritas. No sólo fue ganar, sino hacerlo contra los Steelers en su propia casa. No puede haber mayor satisfacción. Habría años que nos conformaríamos con esto. Pero éste no es uno de esos años. Este año estamos preparados para gestas mayores, y éste es sólo el comienzo. Como bien dijo Taylor en su discurso tras el partido, éste debe ser nuestro camino, sin contentarnos con menos.

No ganábamos en Pittsburgh desde 2015. No teníamos dos victorias consecutivas contra ellos desde la temporada 2012-13. Fue la primera victoria sobre Steelers por más de 10 puntos desde 1995. Les hemos roto una racha de 75 partidos consecutivos con uno o más sacks. Chase es el jugador más joven en anotar 4 TDs en sus primeros 3 partidos superando a un Hall of Famer como Randy Moss. Es el primer triunfo como visitante de Joe Burrow. Llegamos al tercer partido como líderes de división, por primera vez en la era Taylor. ¿La única mala noticia? Que apenas tenemos 3 días para disfrutarlo porque el jueves hay un nuevo partido que puede dar al traste con tanta euforia.

Ganar en Heinz Field es en sí mismo, tan grande, que cualquier crítica que podamos hacer al rendimiento del equipo nos haría quedar como unos tiquismiquis. No obstante, desde La Jungla Hispana tenemos el compromiso de analizar cada extremo del juego de los nuestros, y nos encontramos ante la obligación de declarar todo aquello que no nos gusta o sentimos como mejorable. El domingo también hubo impresiones decepcionantes.

Eli Apple

Un día más, el eslabón más débil de la cada vez más firme defensa atigrada. Bueno, hasta que se lesionó Awuzie y tuvo que salir Phillips, que entonces fue él. Roethlisberger, ya en su declive, pero todavía con alto football-IQ, no tardó en identificar por dónde podían hacernos daño y abusó de su mediocridad. La duda entre el cuerpo de cornerbacks de 2020 y éste de 2021 es identificar cuál es el malo y cuál el peor. Mientras tengamos que seguir haciendo titular a Apple (o a Phillips por el exterior), nos saldría más rentable alinear sólo 10 defensores. El WR seguiría recibiendo igual, pero al menos, nos ahorraríamos sus penalizaciones.

Desgraciadamente, esto es lo que hay (Davis, McCloud y Brown son todavía peor), así que la crítica va hacia la directiva, incapaz de traer algún refuerzo de mayor garantía. Es una pena tirar por la borda el esfuerzo de toda la unidad defensiva por una pieza que claramente no tiene el nivel mínimo aceptable. Pensar que el CB3 no va a tener que intervenir en una liga de 17 partidos es pecar de excesiva ingenuidad.

El cuerpo de cornerbacks es de largo el más débil de la unidad defensiva (foto Sam Greene/The Enquirer via Imagn Content Services, LLC)

Trey Hopkins

Llevamos varios partidos observando que su nivel actual dista mucho del de 2020. No podemos saber si se debe a la convalecencia por la grave lesión sufrida al final de temporada, pero no podemos obviar lo evidente. Por el centro es por donde más presión sufrimos, y en más de una ocasión debe recurrir a penalizaciones tras verse superado por su par. Aquí en cambio no podemos criticar a la directiva, ya que el traspaso de Price, su teórico suplente, ha sido un rotundo éxito. B.J. Hill está resultando un acierto pleno, y el center ha trasladado a Nueva York los problemas con los snaps que ya tenía aquí. Quizá el novato Hill esté todavía demasiado verde, pero si Hopkins no soluciona sus problemas, habría que empezar a plantearlo.

Zac Taylor

Es obvio que hay que darle mérito por la victoria, pero el brillo del triunfo no debería deslumbrarnos y olvidar las sombras de un plan de juego que todavía nos sigue pareciendo plano y previsible. Nos sigue costando mucho correr, aunque la novedad de incluir un extra-OT (Prince) al menos es un avance. Se agradece el equilibrio pase-carrera (18 jugadas de cada una) pero es un tanto desesperante que no “libere” a Burrow hasta los minutos finales, y que no abramos más el abanico de receptores con tantas y tan buenas opciones en este sentido.

Afortunadamente, la defensa despejó cualquier atisbo de incertidumbre sobre el resultado final, pero no conseguir ningún primer down en los últimos 3 drives del partido (cuarto y medio) cuando necesitábamos consumir el máximo tiempo posible, es una cuestión para analizar. Tan importante es ponerse en ventaja como saber cerrar los partidos. Por cierto, cagada al pedir tiempo muerto por desconfiar de Burrow en una jugada donde la defensa acerera había saltado antes de tiempo dándonos el primer down que cerraba el partido. Después tuvimos que despejar y volver a apretar en defensa, con el riesgo que supone prolongar el partido innecesariamente.

Pero como hubo mayoría de cosas positivas, vamos con ellas.

Kevin Huber

Parece extraño empezar por el punter, pero el cincinnatiano tuvo una actuación estelar. Dado que a nuestra ofensiva le costaba avanzar, tener la tranquilidad de que Huber les encerraba dentro de su propia yarda 15 era al menos una tranquilidad. En la previa comentamos la importancia de la batalla posicional, y hacerles comenzar sus drives tan profundos fue una evidente ventaja. Aprovechando la referencia a un pateador, no querría dejar olvidado al otro, al rookie McPherson, infalible hasta el momento, incluso en un estadio tan complicado por el viento como Heinz Field (el kicker local, más acostumbrado en teoría, falló uno).

Huber #10 (punter y holder) y Mcpherson #2 (kicker) nos recuerdan partido a partido la importancia de los equipos especiales (foto twitter FOX)

MariCarmen

En el día de su debut en la NFL, el rookie Carman realizó un partido más que digno. No sólo no fue una debilidad, sino que contribuyó como uno más a una gran actuación de la línea ofensiva que impidió que “sackeran” a Burrow. Ayudando a la carrera, bueno, hay que mejorar. Sin embargo, salvo retroceso indeseable, creo que debemos continuar con él para consolidar al menos una posición de guardia para el futuro.

Tyler Boyd

Como siempre, uno que nunca se esconde y siempre da la cara. En un partido muy especial para él, como cada vez que pisa su Pittsburgh natal, fue el WR más buscado y anotó un TD todo coraje al no darse por vencido tras el primer golpe.

Boyd es un seguro, que no siempre destaca por grandes recepciones, pero el domingo fue una de esas agradables excepciones (foto: FOX16.com)

Línea Defensiva

Me resisto a destacar a uno en particular porque todos rindieron a muy alto nivel. Reader volvió a ser imparable, y cuando destinan dos jugadores para frenarlo, Ogunjobi y Hill aprovechan para destrozar el backfield. Por fuera, Hendrickson y Hubbard también muy activos. El de Cincinnati incluso cayendo en cobertura o alineado como MLB para entrar en blitz por el gap “A”. También Sample aportó minutos de refresco muy valiosos. Las típicas jugadas rotas donde Roethlisberger se movía por todo el campo y terminaba completando el pase, se atajaron de raíz con 4 sacks.

La actuación de la línea defensiva fue fundamental para dejar a los Steelers en solo 10 puntos (foto: Yahoo.com)

Línea Ofensiva

Como decíamos antes, un partido que termina con 0 sacks encajados merece que estén presentes en la sección de destacados. A la novedad de la inclusión de Carman hay que añadir la lesión de Reiff que le hizo ausentarse un par de snaps. En la foto de portada podemos ver que Burrow disfrutó de un pocket bastante limpio la mayoría de las veces. Este es el camino.

Logan Wilson

Dos intercepciones realmente fundamentales. La primera para contrarrestar la que había sufrido Burrow poco antes, y la segunda que nos dejó en clara posición de anotar para ponernos a 3 anotaciones. Pero, aunque esto fuera lo más significativo, no podemos olvidar los 14 placajes que acumuló y, sobre todo, su presencia constante en todas partes. Sin duda su mejor partido como bengalí, y una gran ilusión sobre lo que nos pueda deparar el futuro con él.

Joe Burrow

Sigue, bajo mi punto de vista, lejos de su mejor forma. Pero el domingo le vimos volver a correr, y eso ya es un paso adelante en su plena recuperación. La conexión que tiene con Chase es mágica, pero fuera de ahí, completó 14 de los 18 pases que intentó. Volvió a recuperarse de una intercepción con un touchdown en el siguiente drive. Su estética vistiendo prendas de Bob Esponja es claramente mejorable, pero no sólo es que tenga el gen ganador, sino que el resto del equipo sabe que lo tiene y confían ciegamente en él.

No os perdaís las zapatillas de nuestro QB… (foto: twitter bengals)

Ja’Marr Chase

Dijo que venía a batir todos los records de la franquicia y está camino de conseguirlo. Lleva ya 4 TDs. El resto de WR rookies de la liga sumados, 3. No se puede reprochar absolutamente nada a su elección. Además, los TD vienen en periodo de hurry-up, con la ofensiva a todo ritmo porque se acaba el tiempo. Su primer TD del domingo fue un absoluto prodigio de velocidad y concentración (Fitzpatrick, el SF de Pittsburgh, ya daba el pase por incompleto). Por fin tenemos esa amenaza profunda que no fue Ross. Pero, además, es un WR que no se arruga cuando el rival es físico contra él. Fue quien placó a Edmunds cuando interceptó a Burrow (algo que nunca vimos a Green). Es un todo terreno que, por derecho propio, apenas ha necesitado 3 partidos para consolidarse como el claro WR1.

La recepción del primer TD de Chase fue absolutamente espectacular (foto de Joe Sargent/Getty Images)

Hubo otros muchos jugadores con una actuación destacada. Bates fue de nuevo el seguro que tanto se necesita atrás. Mixon acumuló 90 yardas corriendo, con 5 por intento. Bell volvió a ser una roca, e incluso forzó un fumble que no pudimos recuperar. Davis-Gaither también estuvo muy activo, pidiendo a cada partido más protagonismo. Evans sale a primer down por recepción. Realmente, una gran actuación coral, que esperemos tenga continuidad el próximo jueves ante Jaguars para consolidar una semana más el liderato de la división.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.