Bengals 2022

Training-camp 2022 (2ª parte)

Con la finalización del último partido de pretemporada, y la reducción de las plantillas a 53 jugadores, ya podemos decir que, de manera oficiosa, comenzó realmente la temporada NFL 2022. Una temporada que, como la anterior, esperamos que se adentre todo lo posible en 2023. En el anterior artículo analizábamos cómo empezaba esta fase de preparación, quizá la más estéril para el aficionado, pero no por ello menos divertida, ya que, sin el más mínimo atisbo de conocimiento, ni de vergüenza, nos atrevemos a examinar el rendimiento de nuestros chicos a través de videos de mala calidad en redes sociales y comentarios de discutible credibilidad. Veamos ahora cómo terminamos este periodo.

Se ¿resuelven? las dudas en la conformación de la línea ofensiva

Uno de los principales culebrones veraniegos consistió en determinar el dorsal que formaría en la posición de guardia izquierdo en la alineación titular. Partía como favorito el #79 de Jackson Carman, pero decepción tras decepción, “Maricarmen” ha demostrado ser incapaz de exhibir ninguna mejoría en el apartado técnico y, lo que es más grave, en actitud. Por su edad (22 años) y, sobre todo, su estatus y sueldo de 2ª ronda, no va a ser cortado en la esperanza de que necesite algo más de tiempo para madurar. Pero es un pick que huele a chamusquina.

Su ineptitud ha sido bien aprovechada por Volson para hacerse con la titularidad, al menos para el primer partido. Lo cual tampoco tranquiliza suficientemente al aficionado, ya que el novato de North Dakota State se ha visto que aún está muy verde (lo normal por su condición de rookie procedente de una universidad de 2ª división). Esto tampoco dice mucho sobre Adeniji, en teoría el tercero en discordia, y no olvidemos, titular en la Super Bowl. Sin embargo, con este chico concurren otras circunstancias (tampoco tranquilizadoras).

Durante toda la pretemporada le han estado alternado entre la posición de guard y la de tackle. La razón no es otra que el pobre (paupérrimo) rendimiento de D’Ante Smith, y la baja forma de Prince, los teóricos primeros suplentes en las posiciones del extremo de la línea ofensiva. Así las cosas, parece que los entrenadores se han enfocado en que Adeniji se centre en el puesto de OT, dado que hay más (pero no mejores) alternativas para el OG.

La pretemporada suele ser tiempo de sombras, trampantojos y cortinas de humo, pero si algo nos ha dejado claro (y preocupados) es que la profundidad en la composición de la línea ofensiva dista de ser la recomendable (sobre todo, viniendo de donde venimos, siendo evidente que ésta era nuestra mayor debilidad y la más necesitada de refuerzos). En el punto de mira, Tobin, por su mal cálculo en su conformación, y Pollack por ser incapaz de hacer evolucionar a los jóvenes. La necesidad de reclutar nuevos elementos, ya sea vía agencia libre (Spain no deja de ofrecerse) o descartes de otros equipos (aunque no creo que esto resuelva mucho), se hace indispensable. Ojalá cuando veamos en acción real a nuestros titulares, despejemos esta inquietud.

Un pass-rusher escapando de la protección de nuestra línea ofensiva. Un clásico de los últimos tiempos.

Sin Burrow estamos jodidos

Esto ya lo sabíamos. Nuestras esperanzas de avanzar en la temporada pasan porque Joe Brrr nos guíe a la victoria. El chico es mucho más duro de lo que puede parecer a primera vista (actitud de linebacker que le viene de familia) y seguro que, aunque la línea ofensiva sea claramente mejor que la de 2022, va a seguir comiéndose muchos sacks por su inconsciencia en la prolongación de las jugadas. Esto supone un evidente riesgo de lesión que no deberíamos ignorar.

Pongámonos en el peor de los casos: perderle para todo el año. Obviamente, nuestras expectativas se reducen drásticamente, pero debemos considerar que seguiríamos contando con Chase, Higgins, Mixon… y la defensa, y McPherson. Es decir, todavía seríamos competitivos. Si no para ganar el anillo, al menos para seguir evolucionando la ofensiva y a los jugadores más jóvenes. Con Allen, o Browning, el salto hacia atrás sería de tal magnitud que supondría en la práctica tirar la temporada a la basura. Y, como hemos visto con el caso Bates, no nos sobran años en nuestra “ventana” de oportunidad.

El año pasado, Burrow sufrió un golpe en la garganta que le dejó sin voz para cantar las jugadas. También se dislocó un dedo. Lesiones menores, accidentes que pueden ocurrir en cualquier momento, y que, aunque no le lleven a la lista de lesionados, pueden hacerle perder uno o dos encuentros. Con la igualdad que se presume existirá en división y conferencia, no podemos regalar ni un partido. Y eso es lo que estaríamos haciendo si en la posición más importante de este deporte no contamos con un suplente de mínimas garantías.

No estoy hablando de buscar un traspaso por Garoppolo para contar con un QB2 de campanillas. Ni mucho menos nadie que pueda suponer una (inexistente) amenaza a la titularidad de Joe Shiesty. Pero, por buen chico que sea, y bien que caiga Allen a los entrenadores, necesitamos algo más de calidad en este puesto. Yo estaría atento a los cortes en otros equipos.

Aunque acabe en el equipo de prácticas, Browning tampoco es alternativa

Habría que repartir más el juego

Hay dos jugadores que, para mí, han causado sensación en ataque. Me refiero al RB Evans y al WR Pryor. El primero ha demostrado que no sólo sabe recibir, también posee determinación y, sobre todo, velocidad, para encontrar el más mínimo hueco (tampoco creo que la OL vaya a abrirle agujeros muy grandes) por donde colarse y generar big-plays en campo abierto. Espero que sus camaradas titulares no le arruinen la jugada con una penalización cada vez que toca el balón. El año pasado, Mixon fue de largo el jugador que más veces tuvo el oval en su poder, y repartir esta tarea creo que le beneficiaría a nivel personal (piernas más frescas) como global (más quebraderos de cabeza para los entrenadores rivales).

De Pryor me ha encantado su capacidad para desmarcarse y la seguridad en las recepciones difíciles. Es cierto que se ha enfrentado a cornerbacks de segundo nivel, pero si tuviera que salir en jugadas de pase, como 4ºWR, sería precisamente este tipo de CBs contra quienes se enfrentaría, por lo que considero en cierto modo equiparables sus prestaciones en pretemporada. Como decía en el caso del QB, ningún WR está exento de algún pequeño esguince, una conmoción, o algún otro contratiempo (recordemos que el covid aún no ha desaparecido) que le haga perderse algún partido, y nos viene muy bien seguir con el mismo planteamiento de 3 WRs sin que baje excesivamente el nivel.

Para cerrar el círculo, añadir como comentario que otra opción de emergencia en el caso de que se lesione algún WR podría ser precisamente Evans jugando en esa demarcación. Hace años lo vimos con Burkhead en aquel triste wildcard en Indianapolis, pero podría darse éste como una nueva versión del fallido experimento con el RB/WR Pooka Williams.

Chris Evans puede ser el jugador bengalí revelación de 2022

Problemas en el puesto de tightend

Llevamos varios años donde no es novedad que la posición de TE sea de las más flojas del equipo. Un titular solvente pero no brillante (a ver qué puede aportar Hurst sobre Uzomah) y un primer suplente decepcionante (Sample). Las opciones que vienen del banquillo (Wilcox, Moss, Eubanks), apenas sirven para hacer bulto en equipos especiales por su nulidad en el apartado ofensivo. En el partido contra Rams, el undrafted Rigg anotó un touchdown sin que se le cayera el balón ni cometiese falta con anterioridad, pero como bloqueador es bastante deficiente.

En el draft del pasado abril esperábamos algún TE, pero volvimos de vacío. No entraré a discutir sobre los rookies elegidos, que de momento todos tienen buena pinta, pero entiendo que deberíamos haber reforzado mejor esta posición a posteriori. Todo esto, sin entrar en el comentado tema de que tanto Hurst como Sample finalizan contrato. Independientemente de que sean más o menos utilizados en la ofensiva, es una posición cogida con pinzas, cuyos componentes no han conseguido remontar este verano.

Claros y oscuros en la línea defensiva

Con los titulares comiendo pipas en el banquillo, cuesta valorar el nivel real de cada unidad; pero la temporada es larga, las lesiones frecuentes, y alguno de estos chicos recibirá más protagonismo del que debería. De dentro hacia afuera, me ha decepcionado mucho Shelvin. Del NT se espera que, al menos, ya que no presiona, sea una roca. Ni mucho menos. Le han movido con excesiva facilidad jugadores tan suplentes como él, lo cual resulta desolador viendo su tamaño. Esperaba más en su 2º año. No ha hecho nada que justifique su presencia en el equipo por delante de Tupou.

La cara de la moneda es el novato Carter, que en principio parece destinado a ejercer de “B.J.Hill”, mientras éste ejercerá de “Ogunjobi”. Es decir, su misión sería aparecer, sobre todo en jugadas de pase, para aprovechar su capacidad como penetrador en el backfield, ya sea dando descanso a Hill, o formando junto a él. De momento, su pretemporada es esperanzadora. Otros jugadores, como Domenique Davis o Tisdale, como mucho podrán aspirar al equipo de prácticas.

Si nos vamos a las posiciones de defensive-end, tampoco hemos visto mucho a Ossai, en buena parte, por sus eternos problemas de salud. Esto ha permitido más minutos para Gunter. El edge-rusher de 7ª ronda ha demostrado talento para llegar a la presión, pero en mi opinión, le falta aprender a finalizar las jugadas. En todo caso, parece estar por delante de otros jugadores de su posición como Spence, Raymond Johnson o el también decepcionante Kareem. No obstante, es más que probable que para los partidos quedase inactivo, siendo Cam Sample el 4ºDE.

Jeff Gunter tiene un futuro prometedor si los entrenadores consiguen moldear su juego

¿Hasta qué punto una buena pretemporada asegura una plaza de roster?

La respuesta nos la dará el LB Clay Johnston. Con sus 29 placajes (¡25 en solitario!) lideró la tabla de placadores en pretemporada de toda la NFL. Anarumo no suele alinear muchos linebackers, pero aun así, no andamos sobrados en la posición. Durante estos partidos, Johnston ha demostrado instinto y determinación, y esto se tiene o no, independientemente de a quién se enfrente. Además, juega en posiciones interiores, que es básicamente casi la única que respeta Anarumo con LBs. Por otro lado, en 2021 se consolidó como uno de los mejores elementos en cobertura de retornos. En mi opinión, la pretemporada ha evidenciado que lo que hizo este chico deteniendo a Derrick Henry en la conversión de 2 en la final de división no fue fruto de la casualidad.

Por lo demás, estrenando entrenador para la posición de LB, no espero mucha sorpresa aquí. No ha sido ésta una unidad que haya destacado ni en positivo ni en negativo. Confiarán en los veteranos, sin perder de vista que Pratt termina contrato este año, con todo lo que eso implica, en términos de renovarle ahora o encontrarle sustituto.

Clay Johnston es uno más de los componentes de una unidad de linebackers que ha pasado de ser de las peores a las mejores de la defensa

El cuento de la Cenicienta

Para que un jugador rookie undrafted haga roster deben darse muchas carambolas. La primera de ellas, por supuesto, es que aproveche la oportunidad con su juego. Creo que esta parte la ha cumplido George superando las expectativas. Acepto las críticas por su exclusión en la Guía, no le vimos venir. Pero además, deben ocurrir otras circunstancias, como en su caso, la lesión de Cameron Taylor-Britt, que limita el cuerpo de cornerbacks, o el bajo rendimiento de sus competidores directos, como Hood o Davis.

En el caso de Davis pesa a su favor la experiencia, y no descartaría que, una vez recuperado CTB, sea George el damnificado (no me parece buena idea, ya que me fio más de George que de Davis en el exterior, y para el slot tenemos otras alternativas, como por ejemplo Hill), pero lo que no le va a quitar nadie es haberse convertido en uno de los héroes de la pretemporada.

Por lo demás, no ha surgido nadie en pretemporada capaz de disputarle el puesto de cornerback titular a Apple, y quién sabe si esto no nos causará problemas más adelante.

A Allan George (#42) ninguno le vimos venir

El robo del draft

ProFootballFocus ha catalogado a Hill como el mejor defensor escogido en la primera ronda del draft de este año.

Antes hablaba de las oportunidades. Sin duda, Daxton Hill las ha sabido aprovechar. La negativa de Bates a firmar su contrato como jugador franquicia (felizmente resuelto hace una semana), le ha dado la opción de disputar mucho tiempo como free-safety, la posición de éste (en realidad, viendo que de todas formas los titulares no han jugado ni un snap, hubiera sido indiferente; pero al menos, sí ha disfrutado de muchos minutos en los entrenamientos con los “buenos”). Los números, y las sensaciones, han dado la razón a quienes le veían como el mejor jugador que podríamos haber escogido en la posición 31.

Pero además de lo que podría ser su posición principal en un hipotético futuro sin Bates (esperemos que no), ha mostrado su versatilidad para jugar cerca del box, incluso en posiciones normalmente destinadas a linebackers. Su habilidad en cobertura nos hace pensar que va a ser el principal candidato para cubrir tight-ends, pero su rapidez no descarta verle también como CB en el slot. Suele decirse que “aprendiz de mucho, maestro de nada”, pero Hill podría ser la excepción.

El otro rookie drafteado, Tycen Anderson, quizá porque las comparaciones son odiosas, no me ha parecido nada espectacular. Mucho entusiasmo, pero algunos errores importantes. Su proyección, pero sobre todo, su estatus de 5ª ronda, le hacen casi intocable para el roster, aunque sospecho que verá la mayoría de los partidos desde el banquillo en ropa de paisano. La veteranía de Thomas también supone un plus sobre el perenne Henderson, a quien realmente desearía un mejor porvenir, aunque suponga abandonar Cincinnati.

Sinceramente, creo que Trayvon Henderson merece algo más de suerte que la que ha tenido hasta ahora en nuestras filas

La leyenda puede al romanticismo

La batalla por la plaza de punter entre la leyenda Huber y el romántico Chrisman podríamos decir que acabó en empate técnico. El primero, más preciso; el segundo, más potente. En esta tesitura, siempre gana la banca; es decir, el actual propietario del puesto. Por otro lado, Huber está empatado con Ken Riley como el jugador que más partidos ha vestido nuestra camiseta (207), y superar esta marca, para alguien nacido y criado en Cincinnati, sería un hito muy importante para club y ciudad. Si retienen a Chrisman en el equipo de prácticas, y una vez superado el record deciden cambiar, es algo que tendremos que esperar para verlo.

Por lo demás, entre Harris y Adomitis tampoco hubo realmente una batalla real por el puesto. En algún momento se tendrá que jubilar nuestro long-snapper, pero no parece que vaya a ser este año. Confirmados longsnapper y holder, el ídolo McPherson seguirá contando con sus escuderos de lujo en las patadas. Por cierto, parece que Money Mac ha trabajado para conseguir que los kickoffs se traduzcan en más touchbacks.

En el apartado de retornadores, sin sorpresas. Los drops de Lassiter fueron su tumba, y los encargados serán Taylor para los de punt y Evans los de kickoffs. Con el SF Wilson en IR, estaba cantado. La supervivencia de los WR Thomas y Morgan por su papel en equipos especiales demuestra el énfasis que quieren poner en este apartado por encima de las mejores prestaciones que otros competidores pudieran dar a la ofensiva.

Harris (LS), Huber (P/H) y McPherson (K), vuelve el tridente mágico

Y el roster final quedaría así:

Todos los años, cuando llego a este punto, suelo escribir: “estos son los 53 hombres que nos van a hacer ganar la Super Bowl”. Por primera vez en mis largos años como redactor de crónicas bengalíes, creo firmemente que esta vez puede ser verdad.

QB (2): Joe Burrow, Brandon Allen

RB (4): Joe Mixon, Samaje Perine, Chris Evans, Trayveon Williams

WR (5): Ja’Marr Chase (z), Tayler Boyd (y), Tee Higgins (x), Trent Taylor, Stanley Morgan

TE (3): Hayden Hurst, Drew Sample, Mitchell Wilcox

LT (2): Jonah Williams, D’Ante Smith

LG (2): Jackson Carman, Cordell Volson

C (2): Ted Karras, Trey Hill

RG (2): Alex Cappa, Hakeem Adeniji

RT (2): La’el Collins, Isaiah Prince

NT: D.J. Reader, Josh Tupou

DT: B.J. Hill, Zach Carter

RDE: Trey Hendrickson, Joseph Ossai, Jeff Gunter

LDE: Sam Hubbard, Cam Sample, Khalid Kareem

ILB: Logan Wilson, Markus Bailey, Joe Bachie

OLB: Germaine Pratt, Akeem Davis-Gaither, Clay Johnston

RCB: Eli Apple, Cameron Taylor-Britt, Allan George

LCB: Chidobe Awuzie, Tre Flowers

NCB: Mike Hilton, Jalen Davis

SS: Vonn Bell, Tycen Anderson

FS: Jessie Bates*, Daxton Hill, Michael Thomas

*Jessie Bates todavía no ocupa plaza. Con el presumible paso a IR de Kareem y Taylor-Britt, sus puestos serán ocupados por él y, probablemente, por el WR Mike Thomas

K: Evan McPherson

P: Kevin Huber

LS: Clark Harris

Tras la marcha de Uzomah, ahora será Hubbard el líder espiritual del vestuario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.