AnalisisBengals 2018

Panthers 31 – Bengals 21

NO ME GUSTÓ

Dre Kirkpatrick

Es el eslabón más débil de nuestra secundaria. Todos lo saben y le machacan a conciencia. Concede demasiada separación, y además, se deja comer la ventaja en la línea del primer down. Tampoco es capaz de capitalizar los pases defectuosos que llegan a su zona y que podría convertir en intercepción.

 

Creo que es necesario actuar de forma inmediata para solucionar este problema. No digo que la solución sea sentarle, sino buscar alternativas. Que alguien comparta las responsabilidades de Bates y que éste (quien por cierto, me está sorprendiendo gratamente su rápida adaptación a la NFL) pueda estar más pendiente de prestarle ayuda. También, por supuesto, más relevos con Dennard en el exterior. Quizá incluso habría que plantearse recuperar a Russell del equipo de prácticas y dejar ahí a Philips que total, ni siquiera para los retornos le utilizan.

 

 

John Ross

Mala, muy mala pinta tiene su caso. No hemos gastado un pick#9 en un wide-receiver que promedia 5 yardas por toque de balón. Sobre todo cuando en teoría era un fenómeno en recepciones de largo recorrido. 7 veces le buscó Dalton y lo peor no es que sólo atrapase 3, sino que 2 de ellos acabaron siendo interceptados. Su química con nuestro QB es inexistente y esto es muy grave. Dalton es muy maniático, y como le pierda confianza a un receptor, está listo (que se lo digan a Sanu los 2 últimos años o a Boyd los dos primeros).

 

Además, está copiando vicios de Green, como el de desentenderse de la jugada cuando no está implicado. A A.J. se le puede consentir, a él, no. En la 2ª intercepción, se para cuando el balón estaba en el aire. Estamos de acuerdo que fue una mandarina mal dirigida por Dalton, pero quizá debería haber luchado más por evitar la intercepción.

 

Aunque evidentemente los entrenadores tienen más factores de juicio, no tengo claro que le estemos utilizando correctamente. Quizá habría que facilitarle su labor, al menos hasta que recupere la confianza. Pases rápidos desde el slot para que pueda romper por velocidad en rutas slant. Jugadas de end-around donde salir con el balón por detrás de la línea de scrimmage. Pases fáciles de WR-screen donde un par de bloqueadores le faciliten romper los primeros placajes, etc. Es muy pronto para arrojar la toalla (no olvidemos que fue un capricho de Zampese y que quizá Lazor no esté muy comprometido con él), pero deberá poner mucho más de su parte. No basta con ser un gran atleta, hay que ser un buen jugador de football.

 

 

Andy Dalton

Siempre es remarcable su ansia por ganar, pero es más importante que emplee su energía en hacer mejor su trabajo. Varios lanzamientos fueron muy erráticos, forzando a los receptores a complicadas posturas que, en el caso de Green y alguno más, les dejaban vendidos ante los defensas. También derivaron en turnovers. Aunque el cuarto fue un hail-Mary con el único fin de maquillar las estadísticas, los dos tirados sobre Ross fueron directamente malos pases; y el que rebota en Malone, mala suerte, pero de estar mejor lanzado, igual hubiese podido atraparlo.

 

Entra en pánico cada vez que le falta Green. Y no debería. Tiene un amplio surtido de receptores, incluso sin Mixon tampoco. A falta de 3:40 para el final, aunque estábamos muy aculados en nuestro campo, había tiempo de sobra para intentar un drive sostenido sin necesidad de forzar el pase profundo en mala posición a Ross. También debe darse cuenta que es posible que surja una opción de pase tras jugada rota aparte de lanzar el oval al graderío. Sólo debe mantener la mirada al frente.

 

 

Línea ofensiva (2ª mitad)

Mediado el último cuarto, perdiendo sólo por 7 puntos, llegamos a la yarda 18 de Carolina. Holding de Redmond. Esta jugada nos mató. No sólo cortó un drive más que prometedor, sino que nos sacó de FG-range que acabamos fallando. Tampoco Glenn tuvo su tarde, cometiendo otra falta inoportuna y permitiendo un sack con fumble a Dalton que afortunadamente se dictaminó como pase incompleto por la tuck-rule. Al final nos comimos 2 sacks, uno de ellos en el drive decisivo por mala coordinación.

 

 

Shawn Williams

Pésimo partido el suyo. No solo fue incapaz de cumplir con su cometido de frenar a McCaffrey, o a Newton cuando saliera en scramble, sino que cometió una estúpida falta personal por conducta antideportiva que regaló 15 yardas a Carolina cuando con más ahínco debíamos esforzarnos en pararles. A ésta hay que sumar un facemask anterior cuando intentábamos minimizar daños en la redzone y nos terminaron anotando un touchdown. Tarde para olvidar.

 

 

Defensa de la carrera

Chris McCaffrey hizo contra nosotros el partido de su vida. El chico es bueno, pero lo que no es de recibo es la manera de romper bloqueos encarando a LBs más pesados que él. Nickerson demostró que debe irse en cuanto podamos recuperar a Burfict (ojito no vaya a ser que a quien cortemos sea a Jefferson que ha intervenido menos).

 

Tampoco la línea defensiva estuvo especialmente bien. Y la lesión de Glasgow (que desgraciadamente es para toda la temporada) tampoco es excusa porque ocurrió muy tarde en el partido. La de Billings tampoco. Willis tuvo una buena oportunidad de destacar en sustitución de Johnson, pero pasó casi desapercibido.

 

Insistiendo sobre la línea defensiva, la teoría era hacer “contain” a Newton, pero ya que esto tampoco se consiguió, que nadie más que Dunlap supusiera una amenaza para el QB fue una decepción de la que debe ser la unidad defensiva que tire del equipo.

 

 

El pase prevalece excesivamente sobre la carrera

Tal como nos pasó antes del descanso contra Baltimore, tuvimos un empacho de jugadas de pase cuando, entre la yarda 40 y 35 rival, lo primero que había que hacer era asegurar el FG-range (sobre todo, desde 1ª y 20 que hacía complicado conseguir el primer down). No digo que corriendo se hubiera conseguido, pero habría ayudado. Forzar a Bullock a chutar desde tan lejos, sabiendo que la potencia no es su mayor fortaleza, no fue una gran idea.

 

Esto fue la guinda a un playcall en el que se ordenaron 46 pases por sólo 13 carreras. Está claro que nos cuesta correr, y que la secundaria panther era más asequible que su front-seven, pero aun así, me parece una desproporción exagerada. Sobre todo, porque en la segunda parte sí empezó a funcionar mejor la carrera, y porque cuando se le dio el oval al novato Walton, al menos se le vio intensidad al chico (lástima que no valiese la única carrera que le dieron por culpa de una falta porque fue realmente buena). Estoy convencido que Lazor es un fanático del juego de pase, y que realmente encuentra soluciones en este campo, pero creo que no debería abandonar tan alegremente esta importante faceta del juego.

 

No puedo abandonar este punto sin hacer mención, un año más, de nuestra pésima gestión de los tiempos muertos. Volvemos a las andadas, y el Georgia Dome de Atlanta es un estadio ruidoso donde podemos volver a toparnos con problemas de comunicación.

 

 

Lesiones

Como siempre, lo peor de cada partido. Ya hemos hablado sobre Glasgow, quien se pierde lo que resta de temporada (probablemente activemos a Andrew Brown desde el equipo de prácticas), pero otros jugadores terminaron tocados. El más importante, A.J. Green. En el momento de redactar esta crónica se desconoce el alcance de la lesión. En el partido, parecía más bien que se había quedado sin aire al impactar con el suelo, pero verle pasear con la mano sobre al abductor nos hizo temer que la lesión podría ser importante. No volvió a incorporarse al partido, probablemente por precaución (recordemos que algo similar pasó con Mixon). Dice que estará para Atlanta (no olvidemos que jugó en Georgia y éste es un partido muy especial para él). Ya veremos, ojalá.

 

Otros jugadores que salieron tocados del campo fueron Billings, Lawson, Bernard, Kroft y Fejedelem, pero todos se reincorporaron en mayor o menor medida al juego. No se ha dado a conocer más información sobre ellos, por lo que se supone que no deben tener nada grave.

 

 

Las cagadas de la jornada. ¿Cuál os pareció más grave?:

 

Dre Kirkpatrick por: “Los Panthers convirtieron un 46% de terceros downs. Ya tenía yo ganas de aparecer en una estadística positiva, aunque sea del equipo contrario”.

Shawn Williams por: “No entiendo las críticas a mi juego. Después de que me expulsaran en Indianápolis le pedía educadamente a los corredores que se echasen voluntariamente al suelo, pero no me hacían caso”.

Alex Redmond por: “La mejor forma de no pasar desapercibido es hacer una falta en el momento más inoportuno, así todos se acuerdan de mí… y de mi madre”.

Randy Bullock por: “Ahora que he conseguido el objetivo de la ampliación de contrato, ya puedo fallar todas las patadas que quiera”.

Sam Hubbard por: “Me tiré con tanta ansia sobre el balón suelto de Newton que se me escurrió como pastilla de jabón. Si es que lo mío es ser fullback…”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.