Analisis 2017 y previsiones draft 2018: LBs

Resumen 2017

 

La unidad de linebackers lleva mucho tiempo siendo Burfict y 5 más. Llegan jóvenes, se recambian veteranos, pero al final todo se reduce a lo mismo. Tez es el líder indiscutible, y se nota mucho su ausencia, a la desgraciadamente nos vemos obligados a acostumbrarnos. 2017 no fue una excepción. En un partido absolutamente intrascendente de pretemporada, no se le ocurrió otra cosa que propinar un golpe por el lado ciego a un jugador. La liga le sancionó 5 partidos (de forma excesiva, a mi entender), que al final se redujeron a 3. Para 2018 volverá a repetirse la historia, pero esta vez por consumo de sustancias prohibidas.

 

El caso es que cuando no son las suspensiones, son las lesiones (sufrió otra conmoción cerebral propinada por el impresentable de Ju-Ju Smith-Schuster), pero el resultado es que siempre se pierde partidos. En los últimos 4 años, de 66 posibles sólo ha disputado 37. Aun así fue renovado al poco de iniciarse la campaña para otros 3 años más. No va a ir a ninguna parte, pero a la vista de lo anterior, parecería inteligente buscar planes alternativos.

 

Cuando llegó Minter, todos pensamos que sería Maualuga con unos años menos. Efectivamente, fue tal que así. Igual de lento que él, igual de fallón de placajes que él, igual de nulo en cobertura que él… pero más joven. Por fortuna, este experimento tenía fecha de caducidad de 1 año. Nuevo nombre que añadir a la larga lista de fiascos en la posición de LB en la agencia libre.

 

Esperábamos también la aportación de los más jóvenes. Vigil arrancó de forma esperanzadora, pero se fue diluyendo conforme avanzaba la competición y cada vez tenía menos participación. Evans se sabía que estaba muy verde (sobre todo en cobertura), y confirmó las expectativas. Dejó alguna actuación que permite entrever su potencial, pero necesitamos que empiece a demostrarlo ya. Tras ellos, el siguiente joven, a mucha distancia, fue Hardy Nickerson, alias “el enchufado”. Absolutamente prescindible. Nada noticiable fuera de su apellido.

 

Quien suplió las ausencias de Burfict fue nuestro viejo conocido Vinny Rey. Tan conocido como viejo. Los 30 años parecieron caerle de golpe. La intensidad física con la que suplía sus carencias técnicas sufrió un evidente bajón. Terminará contrato este 2018, y ya con 31 años en sus piernas, le veo escasas posibilidades de continuidad.

 

En suma, la unidad en su conjunto volvió a demostrar unos síntomas preocupantes. No se termina de sellar el juego de carrera contrario. Los tight-ends siguen campando a sus anchas. Su impacto en la presión al QB mediante el blitz es prácticamente inexistente. De una vez por todas se debería invertir en este grupo más allá de veteranos en busca de cómoda prolongación de sus carreras, o novatos obtenidos en rondas medias.

 

Redactor en Bengals.es
Redactor en Spanish Bowl
Ex-Redactor de la AFC Norte de la NFL en el Diario AS
Colaborador de “La Perrera Brown”.
Integrante del foro de los Cincinnati Bengals en NFLHispano.com

Escribe tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *